martes 16 de abril de 2024
Lluvia ligera 18.7ºc | Posadas

Prepagas y planes de ahorro

Aumentos abusivos y frenos en la Justicia tras la desregulación

Se insta a usuarios y pacientes a accionar cuando se ven afectados por subas. La Justicia está dando lugar a reclamos, que también pueden hacerse en Defensa del Consumidor

domingo 17 de marzo de 2024 | 6:07hs.
Aumentos abusivos y frenos en la Justicia tras la desregulación

Desde que el gobierno nacional desreguló muchas actividades, como la medicina prepaga y los planes de autoahorro, entre otros, se registra un incremento abusivo de manera constante y algunas veces en forma mensual. En el caso de las empresas de medicina prepaga, tuvieron como mínimo un 100% de incremento promedio desde que asumió el presidente Javier Milei. Similares incrementos, de diciembre a marzo, se vieron en los planes de autos, que rondan en torno al 90% promedio y van subiendo de manera mensual.

Por esta razón comenzaron a presentarse diversos amparos que la Justicia está dando curso, como del juzgado federal en Posadas que falló a favor de una jubilada de 65 años al que se le había incrementado más de 140% la prepaga entre diciembre a febrero.

Otro freno judicial al aumento de las cuotas de la medicina prepaga dispuso una jueza federal de la ciudad bonaerense de San Martín, dando lugar al reclamo de una mujer de 76 años, jubilada que padece esclerosis lateral amiotrófica y contó que pagó en diciembre una cuota de $409.860 y que luego en enero esa cuota subió a $ 770.677, es decir alrededor del 88%.  Además, sentenció que el fallo se aplique, con carácter colectivo, a todas las causas de futuros adherentes que se encuentren los afiliados a esa prepaga que se vieron afectados por el aumento y hayan acudido a tribunales. En su fallo, además, la jueza afirmó que la empresa no justificó esos incrementos.

Por estos abusivos aumentos, recomiendan recurrir a planteos tanto ante la Asociación de Consumidores como de Usuarios o Defensa del Consumidor en Misiones, desde donde señalan que están recibiendo muchos reclamos.

Esta semana el juzgado federal en Posadas falló a favor de una jubilada de 65 años que presentó un recurso de amparo por no poder abonar lo que actualmente sale su prepaga estando en tratamiento por una enfermedad grave. La cuota pasó de $116.414,66 en diciembre de 2023 a $216.000 en enero y a $280.000 en febrero, superando el 82% de sus ingresos. Situaciones como ésta se vuelven cada vez más comunes entre usuarios de obras sociales y prepagas, de servicios públicos domiciliarios y de ahorristas, tras la desregulación económica vinculada al DNU presentado por el presidente Javier Milei.

En ese marco, desde la Asociación de Consumidores y Usuarios Defender se anima a que las personas inicien los reclamos correspondientes por aumentos excesivos en las cuotas de obras sociales y prepagas, de planes de ahorro o de servicios públicos.

“Permanentemente recibimos consultas de casos similares. Ocurre siempre que estas cuestiones, que son el criterio del gobierno nacional, facilitan a las empresas, compañías y prestadoras de servicio a evaluar la teoría de riesgo, en la que es más barato arruinar ciertas cosas y largarlas arruinadas al mercado que reparar un lote completo”, indicó el presidente de la Asociación de Consumidores y Usuarios Defender, Marcos Contreras.

Contó que desde hace mucho tiempo trabajan con los derechos de consumidores y usuarios en todo lo relacionado a asesoramiento, acompañamiento y presentaciones, a lo que se complementa el rol de los abogados en la interpretación en el marco jurídico, administrativo y judicial.

“Es menor la cantidad de gente que reclama teniendo todo a su favor y juegan con eso. Esto se repite mucho en obras sociales y prepagas, inclusive en las que son de carácter provincial y nacional”, afirmó en comunicación con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7.

“Todos los usuarios clientes de las obras sociales, en caso que encuentren una prohibición en la prestación de un medicamento de consumo permanente -como los pacientes oncológicos, diabéticos, o personas de tercera edad-, o en caso que tengan un aumento desproporcionado como fue el de esta jubilada, tienen la opción de recurrir a hacer las presentaciones correspondientes de acuerdo a la urgencia del caso, tanto en Defensa del Consumidor como en la Superintendencia de salud”, explicó.

Señaló que, si el usuario acciona, suelen brindar una solución: “Trazando paralelos, hay medicamentos que de golpe empezaron a tener faltante, pero con un recurso de amparo aparecen en dos días, lo mismo en los casos de quienes necesitan una cobertura especial en el área de discapacidad. Cuando el usuario acciona, enseguida encuentra una vía a su favor que termina resolviendo”.

Reclamos permanentes

“Los reclamos se presentan permanentemente. Tenemos los servicios públicos domiciliarios de toda la provincia -luz, agua, cable- que se han disparado violentamente y han cortado las promociones, y tenemos una situación muy especial con los planes de ahorro porque la propia desregulación del DNU ha facilitado un montón de cuestiones”, advirtió Contreras.

A su vez, cuestionó que la cuota de un suscrito a un plan de ahorro ronde los 300 o 400 mil pesos por persona “y hace dos años atrás, como ahorristas, tuvimos incrementos groseros del 300 o 400% pero el poder adquisitivo permitía dar pelea”.

“La desregulación facilita a las empresas a hacer lo que quieran en cuanto a montos. Te aumentan una cuota de 50 a 100 mil pesos al mes y no tiene un techo o un parate; institucionalmente no hay nadie que les prohíba hacer eso”, remarcó.

Por este motivo, hizo hincapié en la importancia de dar pelea. Aclaró que hay un elemento fundamental que es el porcentaje del ingreso afectado a la cuota del plan de ahorro. Una cuota promedio se va actualizando entre 50 y 100 mil pesos por mes, lo que significa que se lleva casi el 80% de los ingresos, ya que la gran mayoría del asalariado recibe unos 300 o 400 mil pesos, en líneas generales, por mes.

“Nuestra sugerencia es atacar desde el lado de la imposibilidad de continuar con las cuotas y ver la readecuación de alguna manera porque afecta a la totalidad del ingreso y el plan de ahorro surgió para que una parte, un 25 o 30%, sea destinado a eso”, agregó.

Dado que cada caso es particular, la Asociación de Consumidores y Usuarios Defender ayuda a guiar a la persona damnificada. Indicó que los casos que recurren a Defensa del Consumidor son los que implican una contraprestación de servicios que incluya un pago o una factura. En el caso de una prepaga, como la señora jubilada, tiene que ir a distintos organismos como la Superintendencia, la obra social, eventualmente a Defensa del Consumidor o a la Justicia directamente.

Asimismo, Contreras remarcó que “lo más importante es que quien se considere damnificado consulte con el profesional más cercano o con la Asociación para reclamar. La única forma de vencer o de empezar a trabajar sobre el sistema es que dejemos de aceptar que avasallen nuestros derechos como consumidores o usuarios”. Al tiempo que destacó que “lo que sea de salud tiene muchos resultados; ante el reclamo masivo de usuarios de la provincia de Misiones por el exceso de facturación se habilitaron mecanismos para poder colaborar con el usuario y que pueda acceder a determinadas cuestiones”.

Falta de respuestas

El especialista puso el foco en que “cuando uno espera respuesta de un reclamo, generalmente esa respuesta no se da, pero la falta de respuesta tiene una consecuencia que habilita otras etapas y mecanismos para generar soluciones rápidas y efectivas”.

Puntualizó en que, en la provincia, los más aceitados en estas cuestiones son Defensa del Consumidor, Energía de Misiones y la prestadora de agua posadeña. “No es lo mismo presentar una nota, que un reclamo, una carta documento, una intimación o utilizar ciertas fórmulas en las que ellos lean y vean que hay una consecuencia de por medio”, aclaró.

Por último, precisó que un caso concreto es dar de baja un servicio de cable o telefonía, que tiene un circuito de cobro similar al de los bancos y cierran el 20 de cada mes.

“Lo primero que hay que hacer es anotar el número de reclamo porque no van a querer dar de baja antes de la fecha de cobro y la factura va a incluir esos días, pero la ley de defensa del consumidor es muy clara en que el servicio debe cortarse el día que el usuario lo solicita. Con el número de reclamo vas a Defensa del Consumidor para que se haga una multa a la empresa y se reintegre el monto más los daños por el cobro excesivo al usuario”, ahondó.

Y cerró: “Lo importante es hacer nuestra la cultura de defender nuestros derechos e intereses buscando el asesoramiento de las personas que se prepararon para estas cuestiones”.

 

Efectos de la crisis

Incumplimiento de servicios de salud, la principal queja

Se evitaron algunos aumentos puntuales pero no la totalidad

Casos testigo dan cuenta de incrementos de más del 100%

La Justicia limita las nuevas subas

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias