martes 17 de mayo de 2022
Muy nuboso 8.7ºc | Posadas

Los 8 escalones

Los argentinos esperan contar con soluciones a temas del momento, como freno a la inflación y precios altos, generación de empleo, bajar la pobreza, resolver acuerdo con el FMI. Más inversión para mejorar la generación de energía y evitar parar las máquinas del desarrollo. Usina de versiones sobre cambios en la EBY. El gobernador gestionó varios acuerdos en Buenos Aires

domingo 16 de enero de 2022 | 6:05hs.
Los 8 escalones

El gobierno argentino tiene desafíos urgentes y fundamentales para resolver en el inicio del año. Entre las prioridades que requieren resolución inmediata se pueden citar: uno, el acuerdo con el FMI, del que depende en gran medida todo lo que se pueda hacer en lo económico en el país; dos, resolver qué hacer con el dólar, ya que esta semana el paralelo tuvo otra suba; tres, resolver si vale la pena sostener el control de precios que busca por ahora sin éxito poner algo de freno a la inflación y -cuarto punto- con ello proteger a los sectores más vulnerables, ya que la pobreza -quinto punto- es otro tema que urge resolver y en el medio, la sexta urgencia, la necesaria generación de empleo de calidad. Para ello, también deberá resolver el gobierno -punto siete- cómo hacer que las empresas inviertan en más generación y mejor distribución de energía en el país, para evitar los actuales cortes de luz. Y finalmente, el octavo punto, y una cuestión no menor, seguir muy de cerca el comportamiento cambiante del coronavirus, que en el peor momento de contagio y pandemia había agrandado la mayoría de los problemas citados, como la paralización de la producción.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que el coronavirus sigue siendo un virus peligroso y alertó sobre los contagios récord causados por la nueva variante en todo el mundo. Por lo tanto, vacunación y prevención siguen siendo la clave.

Son, por lo tanto, al menos ocho puntos claves que la administración de Alberto Fernández deberá resolver con urgencia en este caluroso verano en el país. Como si se tratara del famoso programa de televisión, emitido por Canal 13, Los 8 Escalones, los puntos señalados son preguntas e inquietudes que los argentinos están esperando respuestas de parte del gobierno nacional. Como en el juego televisivo, de ir acertando las decisiones que se tomen, la Argentina podrá ir dando los pasos necesarios en el escalón que los lleve al podio de la recuperación.

Entre los puntos señalados hay temas universales. De hecho, el papa Francisco, como suele hacer de manera habitual, realizó esta semana un fuerte llamado a recuperar el sentido del trabajo. Dirigió su mensaje a los gobernantes, al indicarles que deben dar a todos la posibilidad de ganarse el pan, que les da dignidad.

Está claro que la pandemia representó un duro golpe a la generación de empleo en el mundo, como ocurrió también en la Argentina. En el caso del país, varios estudios privados demuestran que durante el 2021 la economía argentina mostró una importante recuperación que se vio en parte reflejado en el ámbito del trabajo. Un informe elaborado por el Centro de Capacitación y Estudios sobre Trabajo y Desarrollo y la Escuela Interdisciplinaria de Altos Estudios Sociales de la Universidad Nacional de San Martín da cuenta que en el tercer trimestre de 2021 la desocupación bajó a 8,2%, el registro más bajo desde fines de 2017, y las tasas de actividad y de empleo volvieron a los niveles de la prepandemia.

Se añade el uso de la capacidad instalada de la industria que fue de 68,8% en noviembre, con un crecimiento de 5,5 puntos interanual respecto al 63,3% de igual mes del año pasado, según detalló el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Cuando parecía que venía el momento de festejar, quedó en evidencia que tanta demanda eléctrica hacía colapsar el sistema por falta de inversión como se analizará más adelante. En cuanto al trabajo, el dato es auspicioso, pero tiene un componente a tener en cuenta para revertir la injusticia social remarcada por el Santo Padre. El estudio indica que el empleo formal no alcanzó el dinamismo necesario para encabezar la recuperación del mercado de trabajo. Es que se detectó que el trabajo asalariado informal y el cuentapropismo parecen crecer aceleradamente.

Si bien siempre es bueno el proceso de recuperación, también como instó el papa Francisco, es importante ocuparse de pasar de la informalidad a la formalidad laboral con sus correspondientes beneficios sociales o de salud.

La otra gran deuda del gobierno, como se viene remarcando, tiene que ver que todas las subas salariales que se terminan licuando ante la alta inflación. Esta semana, el Indec dio cuenta de que la inflación de diciembre fue de 3,8% y cerró el 2021 en 50,9%, la suba de precios más alta desde 2019. De esta manera, la inflación anual superó a la proyección oficial estimada en 45,1%. Se llegó al actual nivel de inflación anual por el constante aumento del rubro alimentos y bebidas, pese a los planes de precios cuidados, que no dieron resultados, aunque el gobierno insiste en mantener este sistema de control que sólo alcanza a unos pocos comercios en cada provincia.

Además, ya se sabe que a medida que el dólar siga incrementándose, todos los precios irán en alza. Por ahora, en los últimos cinco días hábiles el dólar oficial se mantuvo estable con una oscilación inferior al 1 por ciento. La moneda estadounidense se negoció a 102,79 pesos para la compra y 109,11 para la venta. Pero es el dólar blue el que sigue dando sacudones, al cotizarse en 206,50 para la compra y 209,50 pesos para la venta. Con una pequeña alza esta semana, volvió a quedar muy cerca de su máximo histórico, que es de 210 pesos para la venta.

Con el Fondo
Como se indicó, el otro gran punto a resolver para evitar tener que retroceder es concretar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que extienda los pagos hacia adelante y permita crecer sin ajuste ni reforma laboral. Esta semana el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, tras elogiar la recuperación económica de la Argentina luego de la pandemia y afirmar que el empleo y la inversión se han recuperado a niveles superiores a los de cuando Alberto Fernández asumió al cargo, pidió al FMI eliminar las sobretasas que impone a países endeudados como la Argentina.

Al respecto también 16 legisladores demócratas le enviaron un petitorio a la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, que respalde una revisión destinada a poner fin a la política del FMI de cobrar recargos significativos a los países sobre préstamos de grandes sumas que no se pagan rápidamente.

Como se sabe, el gobierno argentino está en plena negociación con el FMI para refinanciar casi 45.000 millones de dólares que le debe al organismo, firmado por el gobierno anterior de Mauricio Macri en 2018.

La revista inglesa especializada en economía y finanzas The Economist criticó la falta de acuerdo del Fondo con el país, tras recordar que el préstamo concedido a la administración de Macri fue el mayor en la historia del FMI. Además, añadió que el organismo sabía que el préstamo era riesgoso, pero no insistió en planes de contingencia adecuados por adelantado.

Por lo que se sabe, el FMI quiere que el equipo económico nacional presente un programa macro consistente y su principal preocupación es lograr rápidamente en el 2025 el equilibrio fiscal, que incluiría pedidos de aumento de tarifas y reducción de subsidios.

En tanto el ministro de Economía, Martín Guzmán a instancias de lo solicitado por el presidente Alberto Fernández, lo que pretende es que no se detenga el crecimiento económico y lograr el equilibrio fiscal recién en el 2027.

De la negociación con la Argentina comenzó a ocuparse -tras asumir esta semana- el nuevo director gerente para el hemisferio occidental, Ilan Goldfajn. El brasileño-israelí es desde ahora uno de los principales encargados de analizar si es factible cerrar un plan de facilidades extendidas con el país, que, como se dijo, le permita a la Argentina avanzar un escalón.

Luz mala
El problema de generación y sobre todo de distribución de energía eléctrica volvió a repetirse en este caluroso verano en el país. No es un tema nuevo para los argentinos. Se viene dando al menos desde hace tres décadas. Ningún gobierno pudo resolverlo, pese a cuestionarse uno y otro.

En la anterior gestión se autorizó un tarifazo. Fue en enero de 2016, cuando el entonces ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, publicó una resolución que aumentaba entre 200% y 300%, a partir de febrero los precios mayoristas de la electricidad en la capital y el Gran Buenos Aires. Ello representó un golpe fulminante para el bolsillo de los argentinos.

Pese a ese esfuerzo, las empresas generadoras, que fueron las grandes ganadoras del macrismo, no hicieron inversiones que impidan transitar por la ola de cortes del servicio. Cuando se hizo cargo del gobierno, Mauricio Macri cuestionaba que representaba una de las herencias dejadas por el kirchnerismo. Ahora desde ese espacio político parecen haberse olvidado que tampoco pudieron resolver el tema y salieron a pedir soluciones urgentes.

Patricia Bullrich es una de las dirigentes que parece que se olvidó de que su líder Mauricio Macri dijo de manera textual: “Cuando usted se encuentre en su casa en invierno y vea que está en remera o en patas, es que están consumiendo energía de más”.

Pedía de esta manera ahorrar energía y al parecer nada cambió. Pero, de nuevo, como siempre el reparto de responsabilidades estuvo presente. Como muestra de que el tema les tocó a todos, en la actual gestión se tomaron dos medidas que fueron similares a las aplicadas por el gobierno de Raúl Alfonsín, que también en un enero, pero 1989, otorgó asueto a todo el personal estatal por una semana para ahorrar luz. Es una de las medidas que se dispuso ahora y se resolvió que el personal del Estado trabaje de modo remoto para ahorrar consumo en la administración pública nacional. Y la segunda medida fue requerir a las empresas que recorten el uso de la energía entre las 13 y las 16 para liberar consumo y, con ello, abastecer la mayor demanda residencial.

Usina de versiones en la EBY
La Entidad Binacional Yacyretá (EBY) tuvo fuerte protagonismo durante la semana en los medios nacionales y de la región. No fue por la producción de energía, sino que existió una usina que generó fuertes versiones de cambios en la titularidad de la EBY del lado argentino actualmente a cargo de Ignacio Barrios Arrechea.

Algunos medios nacionales indicaron que había sido ya notificado de tal cambio, sin embargo, colaboradores cercanos a Barrios Arrechea afirmaron que si bien estaba al tanto de los rumores que circulaban, no había recibido ninguna notificación oficial y siguió trabajando en forma normal, hasta incluso tuvo reuniones con los máximos funcionarios de energía de la Nación. Es decir, los supuestos cambios comenzaron a tomar fuerza a mediados de semana, aunque luego se fue descomprimiendo la situación y al menos hasta el momento no se produjo ningún cambio.

Cierra por lo tanto la semana con Barrios Arrechea en su cargo y, por ahora, los postulantes que se habían comprado traje nuevo deberán esperar.

Desde la administración provincial conducida por el gobernador Oscar Herrera Ahuad se dejó en claro que no están buscando cargos nacionales, sino que se resuelvan los problemas de fondo en materia de energía que tiene la provincia, sobre lo que hay novedades como se verá más adelante.

Sin embargo, cuando existe tal posibilidad de cambios en la conducción de la EBY como viene ocurriendo habitualmente, se dan a conocer una amplia lista de candidatos. Por ahora, hasta que no aparezca algún decreto que determine lo contrario, Barrios Arrechea continuará en el cargo al que fue designado el 10 de junio de 2020.

Herrera Ahuad, con múltiple agenda en Buenos Aires
El gobernador Oscar Herrera Ahuad estuvo casi una semana en Buenos Aires para tomar contacto con varios ministros, a fin de requerir obras y recursos, tras haberse rechazado el presupuesto nacional 2022 por parte de Juntos por el Cambio. En la ley de leyes estaban contempladas numerosas obras que iban a traer serios beneficios a la provincia.

Al naufragar el presupuesto, el mandatario de Misiones resolvió insistir con esos proyectos en compañía de funcionarios de diversas áreas desde energía, agua, electricidad, desarrollo social. De esta manera, comenzó el recorrido por los despachos de los ministros nacionales.

El lunes, realizó su última actividad oficial en la provincia, al anunciar un plan de asistencia financiera para los productores de Misiones que se vieron afectados tanto por la sequía como por los incendios. Entre el martes y miércoles, avanzó con reuniones para gestionar obras de infraestructuras eléctricas. Incluyó una reunión con el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur; el ministro de Energía de la Nación, Darío Martínez; el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo; y el gerente general de Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (Cammesa) Sebastián Bonetto. Como resultado, Nación se comprometió a la instalación en Wanda de transformadores delivery para responder a la demanda actual y ante la merma en la producción de energía en Urugua-í. También que la administración nacional, a través de sus técnicos, analicen la extensión de líneas de media y alta tensión para dar respuestas a las demandas crecientes de las industrias.

Finalmente, en lo que representó el cierre de la presencia del mandatario provincial en Buenos Aires, también el viernes en reunión con el ministro de Obras Públicas, Gabriel katopodis, consiguió el OK de la Nación para extender la autovía de la ruta nacional 12 hasta Santo Pipó, más reparaciones de otras rutas y la provisión de mayores caudales de agua potable.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias