martes 24 de noviembre de 2020
Nubes dispersas 35ºc | Posadas

Bolsonaro exhorta a trabajar mientras crecen las muertes

lunes 30 de marzo de 2020 | 6:00hs.
El mandatario paseó por las calles, interactuando y sacándose fotos con la gente.
El presidente Jair Bolsonaro visitó ayer tres ciudades-dormitorio a unos 20 kilómetros de la región central de Brasilia, donde dialogó con un vendedor ambulante y trabajadores humildes, y escuchó su drama, el de millones de brasileños en la informalidad que dejaron de percibir ingresos debido a la cuarentena ordenada para combatir la propagación del coronavirus.
“Hay que trabajar. La muerte está ahí, si Dios quiere. Lo único que no se puede es parar”, le dijo al presidente un vendedor ambulante en Taguatinga, una de las urbes dormitorio que rodean a la capital de Brasil que visitó Bolsonaro.
“Hay que trabajar, si no Brasil va a quebrar”, le gritó otra mujer en la puerta de un concurrido mercado popular en Ceilandia, otra ciudad habitada en su mayoría por personas de bajos ingresos. La señora reclamó a Bolsonaro la apertura de iglesias y templos, otra bandera del presidente. “Necesitamos ir”, le dijo.
Bolsonaro regresó luego a la residencia oficial de la Alvorada, donde comentó lo que vio en calles y comercios de regiones pobres del Distrito Federal.
“Brasil no puede parar, si no, se convierte en una Venezuela, un terreno fértil para la violencia”, dijo el mandatario. “La gente no tiene comida para llevar a su casa”, agregó Bolsonaro.
“Hoy resolví dar una vuelta en Brasilia, farmacias, panaderías, fui a las ciudades satélites (dormitorio). Conversé con informales, ambulantes, algunos pocos que están ahí vendiendo alguna cosa. La gente está diciendo que no tienen que vender nada más para nadie. La gente no tiene más lo que llevar para la casa. Nadie niega el problema del virus, pero tenemos el problema del desempleo también”, dijo Bolsonaro.
El mandatario desafió a los que le piden que acate las instrucciones del Ministerio de Salud de respetar el aislamiento social.

Casos en Brasil y Paraguay
A todo esto, el número de muertes por el coronavirus en Brasil se elevó hasta los 136, 22 en el último día, mientras que los casos confirmados se incrementaronhasta los 4.256.
En tanto que en Paraguay ayer se confirmaron tres nuevos casos, que elevaron el número de infectados a 59. Los fallecidos en ese país siguen siendo tres.


Cobra fuerza la idea de un juicio político

Mientras el presidente Jair Bolsonaro eleva su campaña negacionista sobre la peligrosidad de la pandemia del coronavirus, durante la última semana se realizaron reuniones entre altos mandos de las Fuerzas Armadas para debatir un eventual escenario de destitución del mandatario o -menos probable- una renuncia. De acuerdo a un artículo publicado por la edición brasileña de El País, varios altos mandos ya transmitieron al vicepresidente Hamilton Mourão -constitucionalmente segundo en la línea sucesoria- que apoyarán un gobierno suyo. Incluso, comenzaron a mantener reuniones con aliados políticos de Bolsonaro y miembros de la sociedad civil para analizar el escenario de un posible impeachment (el proceso de destitución). Coincidentemente, el vicepresidente Mourão, quien en poco más de un año de gobierno se distanció en varias oportunidades de las posturas extremas de Bolsonaro, dio ayer una entrevista al diario Folha de San Pablo, el medio de comunicación más criticado por el mandatario.
Ultimas noticias