El espíritu de la selva

Domingo 24 de mayo de 2020 | 02:30hs.

Eduardo Torres
Escritor

Ll rancho se mimetizaba con la frondosa y enmarañada vegetación que lo rodeaba. Enormes árboles pugnaban entre sí para crecer más y así recibir mayor cantidad de energía solar para sintetizar los alimentos que sustentan a esos colosos de la selva.
Tal vez en el pasado, durante alguna tormenta, un rayo habrá caído sobre uno de esos árboles y despejó el lugar donde el rancho, construido con barro y productos de la selva, se erigía. Le rodeaba un pequeño patio, donde el rojo de la tierra contrastaba con el arcoiris de verdes de la selva que en los inicios de la primavera, se engalanaba con el rosado de las flores de los lapachos, o las amarillas del ibyrá pytá o los múltiples colores de los numerosos capullos de las enredaderas y orquídeas. A un costado del singular rancho, en un corral construido con gruesas tacuaras, cloqueaban unas escuálidas gallinas ambientadas al lugar y que seguramente brindaban algunos huevos y eventualmente un poco de carne, para el sustento de quienes moraban en él. 
De pronto y para mayor contraste de la expresión de la naturaleza en sus diferentes colores, apareció el hombre rubio que salía del rancho, de casi metro noventa de altura; de anchos hombros y ojos de un notable color azul. Tuvo que agacharse para salir de su hogar que aparentaba quedarle chico. En sus enormes y gruesos brazos portaba un hacha, seguro iba a por leña. Si en vez de su considerable tamaño tuviera un pequeño porte, se le podría considerar el yasý yateré, pero sin dudas, dejando de lado las posibles comparaciones resultaba muy extraño ver a un hombre con un claro origen europeo en medio de la selva subtropical.
Todavía era temprano, el vaho de la hojarasca en descomposición y la propia transpiración de los innumerables vegetales que convivían se elevaban como volutas, por encima de la tupida floresta.
De la vivienda emergía una columna de humo que pronto desaparecía cuando se confundía con el vapor de la selva. Por la misma abertura por donde salió el gigante rubio apareció una mujer de mediana edad y de belleza destacable, su largo pelo negro contrastaba con la piel blanca y la ropa holgada que vestía no podía disimular la esbeltez ni las curvas de su cuerpo. Su rostro, sumamente atractivo, destacaba sus ojos enormes y negros, en sus manos llevaba una vieja pava negra y un mate de porongo, de cuya abertura salía una vieja y decorada bombilla de plata. En tanto se acercaba al lugar donde su hombre golpeaba el cerne de los árboles para obtener la leña que necesitaban, volcaba un chorro del agua caliente de la negra pava sobre la yerba que contenía el porongo y ofrecía el mate servido a su compañero diciendo – Ya está el mate Edmundo… - Gracias Umbra, no te hubieses molestado. Volvamos adentro que ya llevo la leña, dijo mientras devolvía el mate y preguntó: – ¿Se levantó Ivoty? –
- Sí, desde hace rato. Ya la conocés. Está alimentando a sus guachitos que recogió del monte - contestó Umbra con dulzura - cosa que sucedía cada vez que se refería a su hija Ivoty -.
- Ella, desde pequeña fue así. Hablando de Ivoty, ahí viene - dijo Edmundo - mirando con amor a su hija que salía del rancho.
La aparición de Ivoty generó que la expresión de sus padres se dulcificara. Con que la sonrisa que la recibían, la selva enmudeció unos segundos, y luego como saliendo del letargo de la sorpresa y del mutismo producido por la presencia de Ivoty, se escuchó la combinación de sonidos más extraordinario emitidos por los múltiples cantos con silbidos estridentes y graznidos melodiosos, que creaban junto a la expresión de los demás animales una sinfonía natural que conmovía a toda la selva, como si fuese una oración de fe en su futuro.
Ivoty, sonriente con sus padres y luego girando la mirada hacia uno y otro lado, agradecía el concierto que le brindaban sus amigos, las criaturas del monte, mientras que a su alrededor volaban numerosas mariposas multicolores, abejas, abejorros, picaflores que, en su conjunto, cortejaban su andar principesco, como valorando su extraordinaria belleza y destacable carisma.  
Era más alta que su madre, el pelo negro y la piel más oscura hacían resaltar sus fulgurantes ojos azules, sin dudas heredados de su padre, el gringo Edmundo. Su cuerpo virginal y melodioso tendían a la perfección, el rostro hermoso armonizaba con la sonrisa cautivante y su andar era elegante y natural.
-Hola mamá…Hola papá… -dijo Ivoty - saludando a sus padres con voz encantadora.
-Hola hija - contestaron al unísono ambos - ¿ya atendiste a tus protegidos? Preguntó Edmundo.
-Solo me preocupa la cría del mbaracayá (1), es muy pequeño y cuesta alimentarlo, pero, el erizo y el kirikiri (2), creo que puedo soltarlos para que vuelvan al monte. Están sanos.
-Extraordinario el trabajo que hacés con esos animalitos. Se percibe que debés poseer un don especial.
-Puede ser – le respondió - De cualquier modo, me gusta curarlos y ayudarlos para que vuelvan a su ambiente.
Los tres se sentaron sobre unos troncos que hacían de bancos y compartieron el mate que cebaba Umbra y mientras lo hacía, - dijo a Ivotí - el concierto que brindaron tus amigos fue más entusiasta que los anteriores- y con un leve gesto de preocupación, se preguntó si tendría algún significado. Cada vez que el agua de la pava se enfriaba, la calentaban en el fogón, al que arrimaban unos trozos de leña, para mantenerlo encendido. 

Ivoty se levantó y tomó un enorme porongo (3), comunicó a sus padres que saldría a pasear y aprovecharía para traer agua fresca de la vertiente
Con su andar elegante caminó por un trillo que, atrevidamente penetraba en la selva desflorando su virginidad.  En ella coexistían miles y miles de especies diferentes de seres vivos, en donde Ivoty era intrínsecamente una más.
Su andar era pausado y discontinuo. Todo le entusiasmaba y con todos se comunicaba ya sea con palabras o con la energía de su aura que se entrelazaba íntimamente con la energía de las demás criaturas selváticas. Cada descomunal árbol formaba un hábitat particular, sobre la corteza de algunos se distinguían algunas manchas blancas que indicaban la vida de los líquenes; más arriba numerosas plantas tal vez mas perezosas para elaborar sus propios sustentos se aferraban al tronco como amantes desesperados. Los claveles del aire, el casco romano y numerosas variedades de orquídeas, todas ellas agradecidas, demostraban sus sentimientos embelleciendo al árbol con sus más coloridas y bellas flores.
El guaymbé, de enormes hojas lustrosas y de un fruto tubular amarillo y dulce solo se posaba sobre los gruesos tallos o en la bifurcación de las ramas. Sus numerosas raíces en forma de lianas colgaban para llegar al suelo y absorber nutrientes del humus que generaban los vegetales en descomposición.
Las distintas especies de la fauna, invisibles muchas veces en medio de la maraña, aparecían sorprendentemente para saludar a Ivoty.  A cada uno le dirigía una amable palabra, una sonrisa o una simple mirada y a veces la comunicación era con la energía de cada uno.
De pronto, el silencio que se produjo advirtió a Ivoty de que algo había sucedido, pero sin darle mayor importancia se dirigió hacia el ojo del agua, una vertiente natural rodeada de variadas especies vegetales, entre las que se destacaba el pindó, una alta palmera de cuyas enormes hojas con foliolos partidos colgaban innumerables nidos ovoides de los boyeros, quienes alegremente con su crac crac quebraban el silencio de hace unos instantes.
Cuando Ivoty se inclinó, percibió la transparencia del agua y las pequeñas ondulaciones en forma de diminutas olas señalaban el constante fluir de la misma. Con sus manos a modo de cuenco cargó agua y bebió percibiendo la frescura de la misma y sintió como algunas gotas se deslizaron por la comisura de sus labios.
De pronto, el silencio imperante se rompió y la sinfonía de sonidos que escuchó esa mañana se potenció y notó una sensación desconocida. Sintió que alguien la observaba. Al voltear su vista se sobresaltó y se puso de pie sorprendida: Frente a ella, un joven de singular belleza, semidesnudo, rubio, de cuerpo atlético, la observaba sonriente. A su alrededor, los numerosos colibríes se sostenían en el aire con el frenético movimiento de sus alas, otros pájaros volaban a su alrededor, cruzándose con mariposas, avispas y demás insectos. Variados animales, como venados, pecaríes, felinos, todos tranquilos y en paz se sentaron cerca del joven, que continuaba sonriendo a una impresionada Ivoty, quién atinó a decir: – Hola…
- Hola Ivoty - contestó el joven - cuya voz causó un dulce estremecimiento en ella
- ¿Cómo conoces mi nombre?  -preguntó intrigada -.
- Conozco todo sobre vos.
- Nunca te vi. No podés conocerme… ¿Quién sos?
-Me llamo Deca… 
- ¿Deca?... Dijo Ivoty y - agregó – es un nombre raro. ¿Dónde vivís?  -preguntó curiosa -.
-Muchas preguntas juntas - dijo Deca y continuó - Voy a contestarte la primera. Deca, en el antiguo idioma griego, significa diez… -Nuevamente fue interrumpido por Ivoty quien le preguntó 
- ¿Cómo vas a tener un nombre que significa un número?
-En realidad, Deca o diez, son los días que tengo para cumplir con la misión que me encomendaron.
- ¿Misión? ...No entiendo lo que decís y preguntó curiosa - ¿Quiénes te encomendaron?
- Creo que voy a sorprenderte más aún, soy el espíritu de la selva…En tanto Ivoty con la boca entreabierta mostraba su asombro - él continuó diciendo: – y me corporicé para que juntos concibamos un hijo. En diez días debo cumplir con la misión encomendada.
- ¡Concebir un hijo conmigo… Estás loco! - Dijo Ivoty - sorprendida y un poco enojada.
- Comprendo tus sentimientos, pero te ruego que me escuches. Y - agregó – Vamos a sentarnos y voy a explicarte - dijo - mientras que con su brazo extendido tomó con delicadeza la mano de Ivoty quien, sintió que la calidez invadía su cuerpo y sumisa caminó a su lado.
Escoltados por todas las criaturas de la selva se dirigieron hacia un grueso árbol caído que usaron como asiento. En ningún momento, Deca dejó de sostener su mano.
Con sabiduría dejó que el silencio los envolviera. 
Ella, confundida e inmersa en una mezcla de sensaciones reflexionaba. Racionalmente se planteaba como una locura la idea de Deca, por quien sentía una incomprensible atracción, pero su conciencia le indicaba que su propia vida estaba colmada de sucesos inexplicables y todos relacionados con la naturaleza.
Nuestro hijo… - dijo Deca - interrumpiendo el silencio y agregó: – Será el primer miembro de una nueva raza de seres humanos cuya misión en su vida será la defensa y conservación de la selva… 
- Pero… Dudaba Ivoty sobre lo que quería decir, y solo, continuó hablando luego de una prolongada pausa – Pero… ¿podrá él solo impedir que avancen con la destrucción de nuestro monte?  -Tiene que haber otras alternativas- afirmó.
- Hemos probado con nuestros recursos que inequívocamente son insuficientes. Ante cada rozado que hacen para sus cultivos inmediatamente enviamos a nuestras vanguardias para que se arraiguen a ese suelo arrasado. El fumo bravo (4) a pesar de que se esfuerza junto al loro blanco y otras especies para crecer rápido y regenerar al bosque, son destruidos una y otra vez por los colonizadores y ahora por las empresas que nos reemplazan por bosques artificiales. Hemos perdido todas las batallas y solo nos resta crear esta nueva raza de humanos cuya misión será la de crear conciencia colectiva en defensa de nuestra subsistencia, para evitar la derrota total y nuestra desaparición.
- ¿Por qué yo?... ¿Por qué me eligieron a mí?
- Porque no estás contaminada con la modernidad y ¡sos selva! Una más de nosotros.
- Estoy confundida…Creo que me debo a la selva y estoy dispuesta a defenderla, pero pienso en mis padres y el disgusto que tendrán.
- Comprendo tu confusión, Ivoty, pero puedo asegurarte que no tendrás inconvenientes con ellos. 
- ¿Cómo podés estar seguro?
- Porque no soy el primer enviado para esta misión, Ivoty.
- ¿Cómo que no sos el primero? No entiendo.
- ¿Te preguntaste alguna vez por la razón de la relación tan especial que mantenés con cada criatura de la selva?
- ¿Qué me estás diciendo, Deca?
-Tu madre fue enviada por los espíritus de la selva con la misma misión y debía concebir un hijo con tu padre de origen europeo, porque fueron ellos los que comenzaron a invadirnos para cultivar la tierra. Luego la invasión y destrucción fue masiva.
- Entonces ¿yo pertenezco a esa nueva raza de humanos?
-En realidad no. Tu comportamiento conservacionista es impecable, pero el don para crear conciencia se perdió, cuando tu madre, por amor a tu padre y para no abandonarte renunció a volver como espíritu de la selva.
-Pero si volvía me abandonaba, dijo Ivoty compungida.
- Sí, ese era el plan, tu padre con el tiempo, se casaría con otra mujer y vos ibas a comenzar a crear la conciencia que necesitamos en toda su comunidad…
- Puede suceder lo mismo con nosotros.
- No debe suceder lo mismo. El costo sería muy alto y no tenemos más tiempo para evitar que nos arrasen.
Ambos quedaron en silencio. Ivoty meditaba sobre la más extraña conversación que tuvo en su vida y Deca, paciente la miraba y se regodeaba con su belleza y personalidad.
-Demos un paseo, dijo Ivoty y tomados de la mano se levantaron del tronco y caminaron hacia la profundidad de la selva, siempre escoltados por todos los seres del monte. Algunos volaban alrededor de ellos, otros como el tucán con sus graznidos destacaba su presencia en las copas de los árboles. El silbido del yasý yateré que en su tonada describía su nombre, mereció el comentario de Ivoty -quien dijo– tan melodioso su silbido y resulta incomprensible el temor que genera en aquellos que nos invaden.
-En realidad, el yasý yateré, el pombero, el curupí y todos los seres mitológicos los creamos nosotros para generar temor y frenar la invasión, pero sin dudas, que no fue suficiente.
Mientras caminaban, la comunión entre ambos se profundizaba como si se hubiesen conocido toda la vida y en realidad, así era. Él era el espíritu de la selva y ella era una parte de la misma.
Pero, cuando se corporizó en Deca ya no pudo eludir sus debilidades de humano y de hombre. La atracción y los sentimientos que le generaba Ivoty tendían a arrasar con su voluntad y ella subyugada, estaba dispuesta a someterse al imperativo acto que le demandaban.  En realidad, no sería un sacrificio, es más, deseaba concebir un hijo con él.
Continuaban caminado por la selva y sus voces y risas se sumaban al bullicio encantador de los animales, quienes felices y esperanzados observaban como el plan del espíritu de la selva se encaminaban hacia un sendero de esperanzas para todos ellos.
Disfrutaron del suave sabor del ingá, del particular y dulce fruto de la guabiroba y ante cada planta, Deca agradecía por ofrecerles generosamente sus frutos. Así fue que llegaron a un macizo de plantas de guaymbé que crecían sobre unos troncos en descomposición. De muchas de ellas se erigía el fruto amarillo semi envuelto en una cápsula verde que resultó una tentación irresistible para ellos. 
Deca, pidió autorización y agradeció a la planta y luego, arrancó uno y acercó a Ivoty quien con su boca tomó una parte. Él también hizo lo mismo, ambos saborearon y dejaron que parte del líquido amarillo se deslizara por la barbilla. Impulsados e incentivados por el guaymbé que hizo su aporte para la subsistencia de todos, unieron sus bocas saboreando la fruta, pero, por sobre todas las cosas saboreándose a sí mismos. El contacto de sus bocas y el sabor de la fruta resultaban insuficientes. No existía misión alguna en esos instantes, solo ellos y el deseo casi desesperado los impulsaba a buscar la concepción del creador de conciencia.
El humus blando en descomposición generaba el calor adecuado para recibir sus cuerpos enardecidos y entrelazados después de que Ivoty se despojara de su túnica manifestando el cuerpo virginal y tan sobrenatural como el de Deca. Se invadieron, se exploraron y amaron hasta explotar de placer y de vida, una y otra vez y en cada unión de sus ávidos cuerpos fueron tejiendo una peligrosa e ineludible trampa, y así fueron enredados en el amor.
El sentido que cada criatura de la selva posee advirtió el peligro y de la algarabía bulliciosa de la esperanza, pasaron a un tenebroso silencio que no pasó desapercibido para los amantes del monte. 
Desnudos y saciados descansaban, la esperanza de la selva comenzó a crecer en las entrañas de Ivoty.
-Me Voy. Dijo con determinación Deca.
-¡No…No! Expresó Ivoty angustiada y agregó – tenemos diez días para estar juntos.
-No, puedo. Dijo Deca con la misma angustia de ella.
- ¡Te amo! 
-Yo también te amo y por eso tengo que volver.
-Por lo menos los diez días quédate.
-¡Por favor… no me pidas y deja que vuelva. Si permanezco un momento más no tendré la voluntad suficiente para vencer al amor y seremos responsables de la desaparición de la selva. ¡Adiós Ivoty,  adiós amor!
Ivoty despertó al borde del ojo del agua y creyó que tuvo un sueño. Luego supo que estaba engendrando al hijo de ambos, el hijo de la Selva. Triste y observando a su alrededor gritó ¡te amo! 

Nueve meses después
Umbra, se inclinaba entre las piernas abiertas y encogidas de Ivoty y el enorme vientre se movía en el esfuerzo por alumbrar al hijo esperado, el creador de conciencia.
Afuera el mutismo tenso de la espera llenaba de ansiedad a la selva y a sus criaturas. Cuando el llanto del bebé quebró al silencio, renació la sinfonía natural de sonidos, silbidos, graznidos y en el fondo, el rugido del tigre se hizo sentir. Todos juntos anunciaron que había nacido la esperanza.
Adentro, en simultáneo con el llanto del bebé, Yvoty dijo - ¡Deca…Deca! Siempre te amaré.
-  1  Mbaracayá: gato onza,  - 2  KiriKiri: Gabilán, - 3  Porongo: Fruto del mate. Especie de la familia de las Cucurbitaceae. El fruto seco puede tener una capacidad de más de cinco litros y tiene forma de pera. En la parte superior se hace un orificio donde se carga el agua, - 4 Fumo Bravo: Arbusto de la familia Solanáceas, de crecimiento extremadamente rápido. Es una de las primeras especies que crece después de un desmonte.

Relato inédito. Otras publicaciones del autor: Cosechas de Injusticias. Sabor amargo y Destino Incierto. 
En impresión: El hombre que sonrío a la muerte (novela) y El Espíritu de la selva (cuentos)

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina