Aislar los vicios

Domingo 2 de agosto de 2020 | 11:51hs.
Agustina Rella

Por Agustina Rella sociedad@elterritorio.com.ar

El aislamiento obligatorio generó todo tipo de reacciones sociales, ya que se dio de manera repentiva en el mundo entero. En este contexto, mientras muchas personas aprovecharon al máximo el tiempo libre y se reencontraron familiarmente, descubrieron nuevas habilidades y apostaron por hábitos saludables, para aquellos que debieron lidiar con la ansiedad, el estrés y conductas adictivas fue difícil soportar el confinamiento libre de sustancias.

En Misiones, a raíz de una reciente encuesta liderada por la Secretaría de Prevención de Adicciones y Control de Drogas de la Provincia, se detectó que si bien en cuarentena muchos encontraron la oportunidad para dejar de fumar, el consumo de alcohol se incrementó, sobre todo en adultos.

“Una de las primeras preocupaciones cuando se decretó la cuarentena fue cómo tratar la abstinencia. Pero no hubo casos masivos, sí aislados de algunos que reincidieron en el consumo”, contó Samuel López, ministro de la citada cartera. “Para otros fue bueno estar en familia, volver a reecontrarse familiarmente, ya que eso también resuelve mucho”, agregó.

A nivel nacional, López adelantó que los resultados de una encuesta doble que lanzó Sedronar, de medición de consumo y funcionamiento de los dispositivos de atención en cuarentena, se conocerán esta semana. Sin embargo, en Buenos Aires, el Centro de Investigaciones de Enfermedades No Transmisibles (Cienta) encontró que los hábitos nocivos aumentaron (página 6).

Entre logros y desafíos
Ahondando en los aspectos positivos, López sumó que al no haber boliches, fiestas, tercer tiempo, “puede haber disminuido el consumo problemático de alcohol en adolescentes”. “Ahora sí hay un dato del Conicet que dice que aumentó el consumo de alcohol en adultos, lastimosamente muchos reincidieron”, graficó y subrayó que en cuanto a drogas ilegales, los controles más constantes y el cierre de fronteras dificultaron el narcotráfico.

Sobre el tabaco, también se destacó que en dos meses y medio desde que se rehabilitó el área de cesación tabáquica en el Centro Manantial, 80 personas concluyeron efectivamente el tratamiento para dejar de fumar.

Además, López estimó que hay una percepción de que aumentó el consumo de psicofármacos, de alcohol y de drogas, pero los datos lo contrastan. “Nosotros creíamos que nos íbamos a encontrar con más consumo de psicofármacos por ejemplo, pero según datos extraoficiales, no, lo mismo con el alcohol. Se creía que aumentó el consumo, pero en realidad muchos supermercados nos comentaron que se les vencía la cerveza, por ejemplo”, detalló el funcionario.

Al reconocer que “el que consume tiene un grado de ansiedad, por eso muchos reincidieron”, subrayó que ahora que las atenciones se restablecieron, los mecanismos de ayuda se multiplicaron.

“Me estaba yendo bien, hasta que de un día para el otro pasé a estar libre las 24 horas y la ansiedad era cada vez mayor”, reflejó un joven de Iguazú que logró superarse (ver página 9). Juan Posdeley también se animó a contar su historia de recaída en el alcohol (página 5) y cómo hoy su familia y, en especial su nieto, son su esperanza.

“Hay muchas realidades y necesidades y el tema de adicciones nos atraviesa a todos. Es fundamental el apoyo de la familia”, entendió López.

Por otra parte, aunque muchas actividades se vieron detenidas con la obligatoriedad del confinamiento, el consumo episódico también generó algunos accidentes. Tal como reflejó López, según el área de criminalística de Jefatura de Policía, la mayoría de los accidentes, las riñas, situaciones de violencia de los últimos meses, estuvieron asociadas al consumo de alcohol.

En ese sentido, López recordó que alcohol y tabaco son las grandes preocupaciones de la cartera porque “su consumo se subestima, está socialmente aceptado, pero causan estragos en la salud de las personas. En coincidencia, recordó que el inicio de estos consumos siempre se dan a una temprana edad. “Los encuestados manifestaron que comenzaron a consumir alcohol entre los 12 y los 15 años, entonces es un dato significativo y preocupante. Está prohibida la venta a menores de 18 años y todos reconocen que empezaron a consumir en la adolescencia, entonces hay algo que está fallando en el medio”, alegó como una de las líneas que más trabajo de prevención requieren actualmente y en la que se puede trabajar activamente aprovechando positivamente la cuarentena.


Encuesta en Misiones

Para la Secretaría de Prevención de Adicciones de la provincia, el consumo problemático de alcohol en adolescentes es uno de las mayores desafíos. Según una encuesta que lideró el organismo en mayo, de la población joven el 90% de encuestados manifestaron haber consumido alcohol en algún momento de sus vidas. Dentro de ese grupo, el 67% consumió alcohol en tiempo de aislamiento obligatorio. Así, de los 355 jóvenes que consumieron en los últimos 30 días, solamente el 21% consideró que ese consumo es de gran riesgo consumir, el 66% cree el riesgo es leve. Además los adultos graficaron que su inicio en el alcohol fue en la adolescencia. El 70% de los jóvenes estimó como necesario recibir más capacitación. Aquí se posiciona el reto de los misioneros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina