Roma más allá del Coliseo

Domingo 24 de noviembre de 2019 | 14:00hs.
Con una larga e interesante historia a sus espaldas, Roma es una ciudad que atrae visitantes de todo el mundo gracias a sus impresionantes monumentos y restos arqueológicos procedentes de la Antigüedad. Existen infinidad de razones para visitar Roma, enamorarse de la ciudad y desear volver a ella. La gastronomía y su animado ambiente son algunas de ellas.
Todos sabemos que en Roma está el Coliseo, se come pizza, los cafés son un tanto pequeños, pero también se pueden descubrir rincones que se salen de los circuitos tradicionales y merecen la pena ser conocidos. 
Entre las visitas más obvias se encuentran el Coliseo o el Vaticano, pero en Roma se encuentran escondidas joyas que si estuvieran en otra ciudad, viajarían miles de turistas hasta ella solo para conocerlas. Para empezar una visita a lugares “curiosos” se puede emprender el recorrido desde el Coliseo, uno de los puntos más famosos de Roma, pero en vez de ir hacia la zona del foro y la ciudad, lo que se puede hacer es intentar encontrar los lugares más bonitos pero poco conocidos de Roma.

Recorridos no tan conocidos 
La primera visita puede ser el Circo Máximo, que es un sitio muy famoso, pero por estar a la espalda del Coliseo, muchas veces el turista que va a visitar Roma no lo ve, es decir, se va por la parte de la ciudad y no llega a este punto. Para dar una idea de la importancia que tiene el Circo Máximo, hay que tener en cuenta que es el mayor edificio construido por el hombre para espectáculos. Tiene 600 metros de largo y tenía un aforo de 300.000 personas, para entender mejor la dimensión espacial del lugar, hay que tener en cuenta que los grandes estadios de fútbol como mucho suelen llegar hasta 100.000 espectadores. 
Al día de hoy sólo se puede ver el espacio que ocupaba, ya que por desgracia se perdió gran parte de la estructura con el paso del tiempo, ya no se pueden ver las zona de gradas por ejemplo. Lo penoso del Circo Máximo es que solo queda una parte y se cree que la mayor parte del edificio está enterrada, porque de hecho allí se encontraron unos cuantos obeliscos a siete metros de profundidad y uno de ellos está en Piazza del Popolo. 

Caminando por la historia
La siguiente parada es un sitio simplemente increíble: Las Terme di Caracalla. 
Caracalla (sobrenombre que hace referencia a una capa larga de origen galo cuyo uso introdujo en Roma) era un emperador romano cuya historia cuenta que era un gobernante bastante sanguinario, y la idea de construir ese edificio era para redimirse por sus pecados ante el pueblo.
Los romanos eran muy avanzados en todo lo relacionado al agua, ya fuera con respecto a fuentes, canalizaciones, acueductos, termas y demás. Actualmente en este sitio que se inauguró con el nombre de Termas Antoninas,está solo la parte del ladrillo y la piedra, pero al verlo hay que imaginárselo con salas llenas de aguas de diferentes piscinas, repletas de mármol, de mosaicos y demás detalles. 
Este lugar se supone que era un sitio de reunión social más que unos simples baños. Aquí además había gimnasios, peluquerías, zonas de masaje...los gimnasios de hoy en día, que son muy completos, en Roma ya lo tenían y se supone que diariamente en este lugar podría haber entre 6.000 y 8.000 personas. El precio que había que pagar por entrar era muy bajo, más o menos lo que podría costar una copa de vino y una porción de pan. En la actualidad cuando se compra la entrada hay dos opciones, una de audioguía y también la de realidad virtual.  
Siguiendo camino en esta gran ciudad se llega a la plaza de la Bocca della Verita, que es uno de los sitios curiosos que hay en Roma. Es que aquí se encontró un medallón en el río (enorme máscara de mármol de un diámetro de 1,75 metros) que está dedicada al Dios del Mar representado por un rostro masculino con barba, con los ojos, la nariz y la boca perforados. 
Dice la leyenda que la boca -ubicada en una de las paredes de la cercana Iglesia de Santa María in Cosmedin- se come la mano de los mentirosos, y esto es porque en la edad media, cuando los jueces estaban convencidos de la culpabilidad de un reo les hacían introducir la mano en esta boca de la verdad, pero el problema es que un verdugo estaba esperando en la parte de atrás del medallón para cortarles la mano con una cuchilla. Es por eso que los turistas hacen cola para meter la mano en esta boca.

Ciudad amurallada
Lo que no mucha gente sabe de Roma es que era una ciudad amurallada. Muchas veces cuando se visita la ciudad nadie se acerca a la zona “extramuros”
Roma no siempre había sido la ciudad más poderosa del mundo y en otro tiempo tuvo que defenderse de los ataques de los bárbaros, entre ellos el brutal ataque de Aníbal, o de los galos. Otra función de las murallas era la de protegerse de su propio ejército, para evitar una posible revuelta de los generales y que éstos intentaran tomar la ciudad. Por tanto, estaba prohibido entrar en Roma con cualquier tipo de armamento.
Roma tenía una doble muralla. La primera y más antigua, el muro Serviano, en honor al rey de Roma Servio Tulio y la más reciente es la muralla Aureliana, debido al Emperador Aureliano, construida para protegerse de otros posibles ataques de los galos y abarcando un área más amplia de la ciudad.
A los costados de la Puerta de San Paolo, una de las más bonitas de todo Roma, está una muralla leonina que se mantiene en excelente estado. 
El río Tíber -que cruza toda Roma- era una zona de comunicación y de comercio muy importante y muchos de los barcos que venían atravesando el mar mediterráneo llegaban hasta Roma por este río. Muchos venían con ánforas cargadas de vino o con aceite y de más está decir que Roma era un sitio donde consumían muchísimo vino. 
Al transportar las ánforas y romperlas, las almacenaban en un mismo sitio siempre, ese sitio terminó creciendo tanto que se ha convertido en un monte construido a base de tinajas, hoy lo conocemos como el Monte Testaccio.

Las mejores vistas 
Otro de los interesantes misterios que tiene Roma es la cerradura de la Orden de Malta. Desde ella se obtiene una de las mejores vistas de la cúpula del Vaticano y muy cerca hay un mirador impresionante: el Giardino degli Arancini, con unas vistas imperdibles, siendo uno de los mejores miradores de Roma.
El Buco della Serratura (Agujero de la Cerradura) está considerado uno de los “secretos de Roma”. Para “develarlo” es preciso pasar por el “Giardino degli Aranci” (Jardín de los Naranjos) y por las iglesias de Santa Sabina y San Alessio, hasta llegar a lo alto de la colina en que se encuentra la Piazza dei Cavalieri di Malta (Plaza de los Caballeros de Malta), en el barrio del Aventino, junto al Circo Máximo.
Lo que se ve por el Buco della Serratura es más que un paisaje bellísimo: a pesar del reducido ángulo de visión, el panorama enmarcado por la cerradura abraza territorios de tres Estados independientes, o casi: el Estado italiano, el Estado del Vaticano y la Orden Soberana y Militar de Malta.
Pero no hay que quedarse sólo allí ya que hay mucho más para ver. La Isla Tiberina por ejemplo  es una isla que está en medio del río Tíber y en realidad, cuando se construyó, toda la zona era un hospital. La idea era que como se trataba de una isla y está separada de la ciudad sería muy  fácil hacer cuarentenas. Es por eso que en esa zona llevaban a los enfermos, los dejaban y de esa manera no tenían ningún tipo de contacto con el resto de la población.
La siguiente visita es el barrio de Trastévere, que se encuentra detrás del río Tiber. Es un barrio que sin ser excesivamente histórico tiene muchísimo encanto y además algunos de los mejores restaurantes de Roma. Una vez que se haya cenado, hay que seguir el camino hacia Piazza Venezia, donde lo que más llama la atención es el monumento a Victor Manuel, pero en realidad hay varios sitios que la gente ve pero no sabe que son muy interesantes, como por ejemplo el Foro de Trajano, que está al lado del monumento. 
Los foros eran los centros de comercio  donde se reunían todos los romanos, es decir, el centro comercial de la época. El foro lo construyó el emperador Trajano con la idea de que sea el foro más grande y más importante de toda la ciudad, ya que cada emperador que gobernaba quería dejar su sello. 
En este lugar hay una columna de mármol que cuenta la historia de la invasión de Roma a Tracia. 
La estatua de Marco Aurelio también llama la atención en la Piazza Campidoglio. Aquí se  hallaba hace muchos años atrás el templo de Roma y de hecho en los Museos Capitalinos todavía se pueden ver los restos e incluso una maqueta que es una recreación de cómo era  en su momento este templo, que dominaba toda la ciudad . 
Pero para terminar el recorrido, lo más interesante es el Ascensori panoramico en la terraza Italia que tiene una vistas brutales de toda la ciudad.

Para agendar

Desde Posadas

Existen diversas opciones para llegar a Roma, desde paquetes de agencias hasta el viaje organizado por uno mismo

U$S 2.720

Batia Turismo ofrece el paquete completo desde Posadas hasta ciudades europeas

U$S 66

Es el precio por alojamiento por cuatro noches en Rome Experience Hostel, a 2,6 km del centro de Roma

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina