Posadeña se convirtió en la primera imputada por el plan para matar a Verón

Martes 14 de julio de 2020 | 17:56hs.
Vanesa Da Luz fue imputada | Foto: Sixto Fariña
Carlos Cardozo

Por Carlos Cardozofojacero@elterritorio.com.ar

Finalmente Vanesa Da Luz (34), última aprehendida de la banda señalada por el plan para asesinar al juez Fernando en Posadas, fue la primera imputada por el hecho. La notificación ocurrió en la mañana de hoy, durante la audiencia indagatoria postergada en la víspera.

El magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Posadas, le notificó formalmente que está detenida como partícipe de homicidio en grado de tentativa y encubrimiento por tenencia ilegal de armas de fuego. Según trascendió, cuando tuvo la oportunidad, la mujer se abstuvo de declarar.

Como viene informando este medio, su detención se concretó el miércoles de la semana pasada, después de una espectacular serie de allanamientos en Posadas fue concretada por los pesquisas de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA), quienes contaron con el apoyo de Prefectura, Policía Federal y la Policía de Misiones.

Tal como viene publicando El Territorio, la mujer aprehendida es la novia de Luis Miguel Baden (35) y hermana de los otros dos posadeños - uno perteneciente al Ejército Argentino - que fueron detenidos el 26 de mayo.

Todos ellos, más un ciudadano paraguayo que también formaba parte del grupo, fueron implicados inicialmente en una causa por “tenencia de arma de guerra y acopio de proyectiles” debido al armamento -entre ello un fusil M-16-, municiones y vestimentas de la Policía Federal Argentina (PFA) que fueron halladas en su poder mediante un allanamiento en la casa de Baden, sobre la avenida Salvador Miquerí, a pocos metros de la ex ruta provincial 213.

Sin embargo, en el transcurso de la pesquisa se develaron más datos inquietantes y reveladores, que le valdrán la misma acusación que a Da Luz.

Es que mediante las pericias telefónicas efectuadas a los celulares incautados se detectó que mantenían contactos fluidos con Rojas, lo cual también posibilitó dejar al descubierto el macabro plan del narcosicario contra el juez Verón, quien lo investiga por el doble crimen de El Acuerdo, registrado en 2015 en Posadas.

“Filmá todo, así ya voy armando, es necesario, yo sé lo que te digo. Hacele seguimiento estos días temprano, cuando sale a trabajar. Lo mandamos a un semáforo y chau de última. Preocupate por eso porque ese nos va a traer problemas a todos. Foto, filmación y el horario que sale para el trabajo. Esa es la hora, yo traigo la gente”, fue una de las transcripciones de mensajes que trascendieron.

Según las estimaciones elaboradas a partir de los elementos obtenidos, el plan consistía en interceptar al juez con motocicletas y ultimarlo en un semáforo.
Toda esa inteligencia -se supone- era labor de Baden y el paraguayo implicado, mientras que del crimen en sí se iban a encargar unos mercenarios brasileños que vendrían con equipos de comunicación, vehículos y armamentos propios, aunque ellos nunca entraron en acción.

Tras conocerse el alarmante contenido de los teléfonos celulares, el propio Rojas se encargó de desligarse de todo en una entrevista con este diario y sus presuntos cómplices hicieron lo mismo en una segunda audiencia ante la Justicia.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina