Hubo acercamientos con Hacemos Coalición Federal y la UCR

Gobierno aceptaría objeciones de la CGT para lograr la Ley Bases

El capítulo laboral del proyecto tendría un principio de acuerdo. Se resignarían algunos artículos incluidos en el DNU. Avanzan los contactos con gremialistas
miércoles 10 de abril de 2024 | 6:02hs.
Los gremialistas aceptaron la invitación del gobierno a debatir la reforma laboral.
Los gremialistas aceptaron la invitación del gobierno a debatir la reforma laboral.

El gobierno aceptaría bajar dos artículos de la reforma laboral objetados por el sindicalismo en busca de lograr un mayor consenso político para acelerar su aprobación parlamentaria dentro de la Ley Bases. Así lo revelaron fuentes oficiales, legislativas y gremiales a Infobae en medio de las negociaciones que se mantienen para definir el texto del proyecto que impulsa Javier Milei.

En realidad, la estrategia del oficialismo es avalar un proyecto de reforma laboral que está elaborando el bloque de diputados de la UCR, que contendría todo o una parte del capítulo laboral del DNU 70 que frenó la Justicia. “Si al gobierno lo satisface, se integraría a la Ley Bases”, admitió una fuente del radicalismo. La iniciativa cuenta con el apoyo del PRO y Hacemos Coalición Federal, que, junto con la UCR, serán la llave para destrabar y avanzar con la agenda legislativa que le interesa al presidente.

Las negociaciones con la oposición dialoguista fueron encabezadas por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el ministro del Interior, Guillermo Francos, mientras que en forma paralela se retomaron los contactos reservados con el sector moderado de la CGT para conversar sobre la reforma laboral. Esas charlas se habían realizado en secreto luego de que Milei ganó el balotaje y allí Francos les dio garantías a los líderes cegetistas de que los cambios laborales no pondrían en riesgo al poder sindical.

Sin embargo, la última revisión del DNU 70 estuvo a cargo del asesor gubernamental Federico Sturzenegger, que endureció su contenido con artículos que irritaron a los dirigentes gremiales. Por eso la CGT impugnó el DNU ante la Justicia por considerarlo inconstitucional y se abrió una etapa de fricciones con el gobierno que incluyó el paro con movilización del 24 de enero pasado y que mañana, en una reunión de la conducción cegetista, podría llevar a una huelga de 24 horas.

Por otra parte, el sector dialoguista de la CGT, en medio de las presiones para que concrete otra medida de fuerza, demoró hasta ahora la profundización de la protesta contra Milei y dio señales de que no se negaría a debatir la reforma laboral, como lo aseguraron a mediados de marzo Héctor Daer (Sanidad) y Andrés Rodríguez (UPCN), dos de los máximos líderes de la central obrera, en la AmCham Summit 2024. “No tenemos ningún problema en consensuar una reforma laboral si es que nos convocan, pero no queremos ni apoyaremos la destrucción de la estructura sindical”, dijo Rodríguez ante los empresarios presentes.


Primera reunión en Casa Rosada

El ministro del Interior, Guillermo Francos, recibirá hoy, a las 16, a una delegación de la CGT en la Casa de Gobierno.

Será la primera reunión oficial entre ambas partes y el gobierno intenta bajar las tensiones para desactivar el nuevo paro general de la central obrera, que será debatido mañana. El encuentro será a “agenda abierta”, aseguran en ambas partes, aunque uno de los temas sobre los que más se avanzó en encuentros reservados entre Francos y el sector dialoguista de la CGT es sobre el nuevo impulso a la reforma laboral de Javier Milei, que ahora podría ser incluida en la Ley Bases, a partir de un proyecto de la UCR, pero sin dos de los puntos que más irritan al sindicalismo, como la limitación de las cuotas solidarias y de la ultraactividad de los convenios colectivos.

Córdoba anticipó su voto positivo

¿Que opinión tenés sobre esta nota?