jueves 22 de febrero de 2024
Cielo claro 28.7ºc | Posadas

Noboa enfatizó que no se dejará intimidar por los criminales

Motín en las cárceles de Ecuador: 170 penitenciarios siguen retenidos por presos

Las prisiones están bajo el poder de grupos criminales y el gobierno los acusa de la ola de violencia que azota al país. Piden conocer el estado de salud de los guardias retenidos

domingo 14 de enero de 2024 | 6:02hs.
Motín en las cárceles de Ecuador: 170 penitenciarios siguen retenidos por presos

A punto de cumplirse una semana, casi nada se sabe en Ecuador de la situación de los 170 funcionarios penitenciarios retenidos por presos en siete cárceles que, según las autoridades, están bajo control de grupos criminales a los que el gobierno responsabiliza de la ola de ataques violentos que azota al país desde el lunes.

El organismo responsable del sistema penitenciario sólo ha informado de la evolución de la cifra, sin que haya detalles sobre el estado de salud o condición en que se encuentran decenas de guardiacárceles y de personal administrativo. El primer pronunciamiento del Servicio Nacional de Atención Integral para las Personas Adultas Privadas de Libertad (SNAI) llegó luego de tres días de la retención. El organismo oficial a cargo del sistema penitenciario señaló que eran 139, luego subió a 178 y, tras informar que se han liberado a ocho servidores, la cifra oficial se mantenía en 170.

Militares salieron con tanquetas a patrullar las calles. Foto: ap

“Preocupado y con impotencia”, dijo sentirse Carlos Ordóñez, vicepresidente de la Asociación de Servidores Penitenciarios del Ecuador, en declaraciones a The Associated Press. “Han pasado varios días y no sabemos qué está pasando con nuestros compañeros”, lamentó.

Ordóñez se queja de que el SNAI no les entrega información oficial sobre el estado en que se encuentran los retenidos y sobre lo que se supone están haciendo para liberarlos. “No sé por qué no ingresan para resguardar sus vidas”, se pregunta y asegura que si contaran con las herramientas “no hubiésemos dejado pasar tanto tiempo”.

“Las familias están apostadas afuera de los centros sin saber si están vivos o heridos. Es un abandono, un atropello”, se queja.

El país cuenta con 2.800 agentes de seguridad penitenciaria que vigilan a una población de más de 30.000 presos.  La incertidumbre se acrecienta con la circulación de varios videos en los que se observa a los guardias arrodillados, esposados o incluso amenazados con cuchillos por los reclusos, que los obligan a leer un mensaje exigiendo al gobierno que no se traslade a los presos a otros centros porque atentarían contra sus vidas.

El presidente Daniel Noboa, en una reciente entrevista en radio Canela, enfatizó que su gobierno no cederá ante las presiones de grupos que desde las cárceles intentan presionarlo.

“Ellos mismos difunden imágenes para aterrorizar a la ciudadanía y para ver si pueden doblegar al presidente de la República, cosa que no va a suceder”, dijo. “Estamos haciendo todo el esfuerzo para recuperar a todos los rehenes”.

“Es difícil, es duro y me solidarizo con las familias, (pero) estamos en un estado de guerra y no podemos ceder ante estos grupos terroristas”, recalcó. Lo ratificó días atrás el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Jaime Vela, al asegurar que “el SNAI tiene que hacer su trabajo para que pueda seguir liberando a los rehenes”, pero descartó una negociación por parte de los militares. “Aún persisten ciertos grupos que quieren ejercer presión a la que nosotros no vamos a ceder”, puntualizó.

Ante la situación, el gremio de servidores presentó una “acción constitucional de protección” exigiendo que el SNAI, brinde las garantías para proteger la integridad física, psicológica y sexual de los funcionarios retenidos, dijo a la AP el abogado Diego Pozo. También se solicitaron medidas cautelares ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, afirmó. “Ellos fueron retenidos en sus propios lugares de trabajo y la máxima autoridad no han dicho nada ni hecho nada”, reclamó el jurista. Entretanto, ayer continuaban los patrullajes y operativos de la fuerza pública en la capital y otras ciudades del país, declarado en estado de excepción desde el lunes por una serie de ataques violentos sin precedentes.

La policía informó en su cuenta de la red social X, que recapturó a dos reclusos de seis que “se habrían fugado” la noche del viernes de la Penitenciaría del Litoral, una de las más peligrosas del país.

La ola violenta escaló con la desaparición del narcotraficante Adolfo Macías, alias Fito, de una cárcel de Guayaquil, el domingo pasado. Según las autoridades, Macías lidera a Los Choneros, una de las bandas más peligrosas vinculada al cartel mexicano de Sinaloa que controla el tráfico de drogas en la ruta del Pacífico y a la que se le adjudican todo tipo de delitos.

Amotinamientos, secuestros, coches bomba, incendios y hasta la toma de un canal de televisión, se produjeron en los últimos seis días. El gobierno declaró entonces un “conflicto armado interno” y calificó a una veintena de agrupaciones criminales como “terroristas”, convirtiéndolas en “objetivo militar”.

El último balance oficial del estado de excepción registra 859 personas detenidas, de ellas 94 por “terrorismo”, y cinco delincuentes calificados como “terroristas” abatidos. No se ha detallado si estas muertes son parte de los 14 fallecidos reportados en Guayaquil.

La AP ha solicitado a la policía un balance de la cifra de muertes, pero no ha recibido respuesta.

Además, se registran 20 atentados contra infraestructura pública y privada y el decomiso de 246 armas de fuego, 187 armas blancas, 126 explosivos, más de 4.000 municiones y 1.400 dólares, en la ejecución de unos 7.800 operativos.


Noboa rechazó el estilo Bukele

El presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, reafirmó su intención de reformular el sistema penitenciario del país para resolver la crisis social y de seguridad, aunque aseguró que lo arreglará “al modo de Ecuador” y no al de El Salvador de Nayib Bukele. En una entrevista brindada a la cadena británica BBC, el mandatario repasó los últimos sucesos en Ecuador, ante el espiral de violencia en medio de la fuga de dos capos de los principales grupos que manejan el tráfico de drogas y la declaración de “conflicto armado interno” que permitió movilizar a la totalidad de las Fuerzas Armadas en todo el territorio. “La manera de resolver esto es al modo de Ecuador, no al de El Salvador. Somos estrictos contra el terrorismo y la corrupción, pero pensando también en el crecimiento en la sociedad, los servicios y la economía (…) Necesitamos algo más que seguridad para hacerlo sostenible”, expresó Noboa, de 36 años, al ser consultado sobre si planea atacar el problema a la manera de Bukele. En ese sentido, señaló que en Ecuador hay un “exceso de población penitenciaria de alrededor de 3.000 personas” y que lo primero que deben hacer, “siguiendo la ley ecuatoriana y los tratados internacionales” es “expulsar a algunos de los extranjeros” que están en el sistema, que son cerca de 15.000. En segundo lugar, dijo que construirá dos nuevas prisiones de “máxima” y de “supermáxima” seguridad para albergar a más de 3.000 personas. También tienen que estar lejos de las zonas donde cometieron esos crímenes porque los líderes de los grupos terroristas tienen sus familias, sus milicias, sus operaciones, a pocas cuadras de la cárcel.

Más confianza con los militares movilizados

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias