¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Inicia hoy el juicio por el femicidio de Antonella Bernhardt en Posadas

El debate oral y público se desarrollará en el Palacio de Justicia y estará presidido por el Tribunal Penal Uno. Cristian Vargas podría ser condenado a prisión perpetua
lunes 06 de noviembre de 2023 | 5:00hs.
Inicia hoy el juicio por el femicidio de Antonella Bernhardt en Posadas
Inicia hoy el juicio por el femicidio de Antonella Bernhardt en Posadas

A partir de hoy y durante cuatro jornadas, el Salón de Usos Múltiples (SUM) del Palacio de Justicia será el lugar donde se juzgue a Cristian Daniel Vargas (30), detenido por el femicidio de Antonella Bernhardt (27) en un inquilinato de Posadas ocurrido hace más de cuatro años.

El debate oral y público que se extenderá hasta el día 10 será presidido por los jueces del Tribunal Penal Uno. Se prevé que en la sala de audiencia se presenten como testigos, además de los peritos y las partes responsables de las investigaciones, vecinos y familiares tanto de la víctima como del acusado.

El abogado de Vargas será Mario Ramírez, defensor oficial del Juzgado de Instrucción Tres de Posadas. En tanto, por parte del Ministerio Público Fiscal actuará el fiscal Martín Rau. La familia también contará con un representante legal bajo la figura de querellante particular.

Para la primera jornada se prevé la lectura del requerimiento de elevación a juicio, mientras que a su tiempo el confeso homicida tendrá la posibilidad de dar su versión de los hechos. Como se sabe el hombre relató ante la Justicia que hincó a Antonella en un forcejeó, algo que también expresó en una entrevista brindada a El Territorio.

También se prevé que declaren las vecinas del departamento donde ocurrió todo, quienes advirtieron lo sucedido e increparon y filmaron a Vargas cuando salía después de cometer el crimen.

“En su momento fue titular en primera página de los diarios, se habló de ello en todos los medios, pero después tuvimos que esperar. Pasaron cuatro años y medio desde aquella fatídica fecha, pero para nosotros, su familia, ha sido un tiempo mucho mayor, tiempos de dolor, de incertidumbre y de preguntarnos hasta cuándo tendríamos que esperar para que esto llegue a juicio”, expresó la familia de la víctima en un comunicado difundido hace cinco días.

La misiva empezó con una dolorosa pregunta: “¿Cómo le explico a mi nieta de tres años que nunca va a conocer físicamente a su tía porque un individuo, en su retorcido machismo, no aceptó un NO como respuesta y decidió matarla?”

Indignación viral

El femicidio de Antonella fue cometido el 4 de abril de 2019, en un departamento del barrio El Brete, donde alquilaba la víctima. Momentos después del hecho, el hombre acusado salió del lugar y fue filmado por la dueña del lugar, que había escuchado ruidos, se preocupó y fue a ver. En ese audiovisual, que se hizo viral, Vargas simuló desde la ventana que hablaba con Antonella, pero la joven ya estaba muerta en su habitación.

Vargas luego declaró en audiencia indagatoria que había conocido a Antonella por una oferta laboral. Le iba a pagar 1.000 pesos por un book de fotos, pero además la joven iba a cobrar una comisión si vendía en colegios posadeños su servicio de fotografía a grupos de egresados. Se hizo una primera sesión y el día del crimen -dijo-, la segunda.

En ese punto, relató que tuvieron relaciones sexuales y que la joven lo amenazó con que lo había filmado todo.

En la entrevista con este matutino, el acusado relató que la víctima buscó chantajearlo y que en ese momento “me desesperé de que mi mujer se diera cuenta de que yo estaba siendo infiel y entonces le dije que sí. Empezamos a forcejear con el teléfono y quedamos que ella iba a borrar y yo le iba a dar la plata. Quedó ahí, yo empecé a juntar mis cosas y ella me dijo sonriendo que todavía tenía el video”.

Sobre el momento del crimen detalló una secuencia bastante endeble: “Cuando estábamos forcejeando, yo le agarro la mano a ella y le traigo hacia mí -ella es petisita y el hombre tiene más fuerza que la mujer-; la idea era sacarle el cuchillo de una vez por todas, pero cuando la traigo directamente le clavo el cuchillo en la garganta. Ella cae con el cuchillo en el borde de la cama”.

“Yo le saco el cuchillo -de la garganta- y empieza a golpear la puerta la dueña del alquiler. ”, agregó.

Pese a la gravedad de lo que contó, en su momento el acusado no mostró variaciones en su voz, ni mucho menos se quebró. Dijo que buscó mover a Antonella, que había caído boca arriba, para que no se ahogue en su sangre. Entonces, antes de abrir la puerta, se lavó las manos y simuló esa conversación que fue registrada por los vecinos.

Al respecto, desarrolló: “Le atendí a la señora desde la ventana para que no vea mi mano mojada. En el transcurso que yo supuestamente hablo con Antonella lo único que quería era irme porque ya sabía lo que iba a pasar si me quedaba ahí y pedía una ambulancia. Pero eso es lo peor que hice, abandonarle a ella a su suerte”.

No hubo video

Después de salir del lugar y momentos antes de ser detenido, el joven reseteó toda la información del teléfono celular de la víctima, pero los efectivos de la Secretaría de Apoyo de Investigaciones Complejas (Saic) del Poder Judicial pudieron recuperarla. Eso hizo desmoronar parte de su coartada.

Tal y como informó este medio oportunamente, el análisis de esos aparatos confirmaron que la víctima y el asesino mantenían una relación meramente comercial y los intercambios de mensajes nunca evidenciaron siquiera una insinuación de parte de ninguno de ellos. Incluso, la joven mantenía de igual manera conversaciones con la esposa del implicado.

Más allá de eso, al decir de un investigador, el dato más importante es que nunca existió un video sexual de los protagonistas con el que supuestamente la joven amenazó a Vargas, tal y como éste señaló ante las autoridades y a este medio. Tampoco hubo amenazas o chantajes detectados.

Vargas llega acusado de femicidio, pero buscará una acusación menos gravosa.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?