jueves 22 de febrero de 2024
Cielo claro 21.7ºc | Posadas

Se trata de un sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

Cada vez hay más consultas por patologías gastrointestinales

Gastroenterólogos realizan hasta 15 test semanales para confirmar o descartar el diagnóstico. Los síntomas que produce son hinchazón, dispepsia, gases y otros

miércoles 04 de octubre de 2023 | 6:05hs.
Cada vez hay más consultas por patologías gastrointestinales

A raíz de que varios famosos de la farándula argentina comentaron que fueron diagnosticados con sibo, cada vez más personas consultan por síntomas similares. Por sus siglas en inglés, la palabra Sibo se traduce a sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.

En este sentido, la gastroenteróloga Guadalupe Luzuriaga, del Instituto Higía, comentó a El Territorio que para acceder al diagnóstico se utiliza un estudio que se llama test de aire espirado con medición de hidrógeno y metano.

“Existe un procedimiento sencillo, no invasivo y que se realiza en forma ambulatoria en el consultorio. Se basa en la medición de la producción de hidrógeno en respuesta a la toma de un líquido (sustrato). Se toman mediciones sucesivas de la concentración de hidrógeno y el paciente debe soplar en una boquilla cada quince minutos durante al menos dos horas o más”, explicó.

Asimismo detalló que en el instituto realizan alrededor de quinces test de aire a la semana. Según especificó la profesional, el Sibo es una patología que se conoce hace muchos años pero la visibilización a través de las redes sociales ha hecho que mucha gente sospeche que sus síntomas. Por eso aumentó el número de consultas para certificar o descartar el diagnóstico.

“El trigo y derivados lácteos son los grupos alimentarios que más trastornos digestivos producen. Dentro de estas enfermedades se reconoce un espectro de trastornos desde patologías de menor a mayor importancia ya que son diferentes las alergias, las intolerancias y las sensibilidades”, dijo Luzuriaga.

En tanto, desde el Servicio de Nutrición del Hospital Madariaga, la licenciada Gabriela Lovello indicó que seis de cada diez consultas son por patologías gastrointestinales en las que abarcan también al Sibo. “En principio tenemos que entender que nuestro cuerpo habita diversos tipos de microorganismos y todos ellos están presentes en el intestino. Es lo que conocemos como microbiota y el Sibo es una alteración de esa microbiota”.

A su vez, la nutricionista sostuvo que los principales síntomas que puede producir el aumento en la población microbiana son exceso de gases, distensión abdominal, dolor abdominal, náuseas, dispepsia o indigestión y también puede presentarse diarrea o estreñimiento.

Tratamiento

“Hay distintos tipos de tratamiento, una de las opciones es el antibiótico que solo el gastroenterólogo puede indicar. Nosotros como nutricionistas vamos a sugerir un cambio de alimentación. La dieta sugerida no se debe mantener en el tiempo porque consta de tres etapas: la primera es muy restrictiva, la segunda etapa es la reintroducción, en donde se van a identificar qué alimentos o qué cantidad de alimentos producen síntomas. Finalmente la tercera etapa es personalizada y se adapta a la alimentación habitual de cada paciente”, dijo la profesional del Madariaga.

En la misma línea, puntualizó que todo lo que refiere a la salud digestiva es muy personalizado. Hay personas que van a poder tolerar algunos alimentos sin tener síntomas y hay otras que no. Además las cantidades de ingesta que podrían provocar un cuadro también son distintas en cada paciente.

Entre los alimentos que pueden generar algún sobrecrecimiento bacteriano y a consecuencia algún síntoma se encuentra la cebolla, el ajo, el trigo, legumbres y garbanzos, porotos. “Todo lo que se fermente como la manzana, la pera, los lácteos, el jugo de fruta y los repollos. Si al consumirlos, el paciente presenta alguna hinchazón, dolor o gases debe consultar con algún profesional”, sostuvo la nutricionista.

Para pedir turno con profesionales del Madariaga los interesados pueden llamar al número del hospital, acercarse al nosocomio para agendar o directamente pedir turno en la aplicación Alegra Med.

Importante consultar

Por su parte, la nutricionista Anabel Cornier Terrazas hizo hincapié en que la fermentación que produce el Sibo en el intestino si persiste en el tiempo hace que la persona pueda llegar a tener otros síntomas que van más allá de lo digestivo. “Esto ocurre porque el intestino va a estar teniendo una inflamación constante que genera que muchos nutrientes no se pueden absorber o muchos alimentos no se puedan digerir muy bien. Muchas veces los nutricionistas derivamos al gastroenterólogo porque empezamos a notar que el paciente presenta alguna alteración digestiva”.

En el mismo marco, resaltó la importancia de no autodiagnosticarse teniendo en cuenta la información que hay en internet, sino acercarse a un profesional de la salud que esté habilitado, matriculado y capacitado en intolerancias alimentarias.

“Muchas veces hay sobrecrecimiento bacteriano y junto a este aparece también una intolerancia a la lactosa e intolerancia a la fructosa. Entonces el tratamiento nutricional debe ser integral y enfocado a la recuperación de la inflamación intestinal, la mejoría de la microbiota y en la nutrición del paciente está teniendo Sibo”, mencionó Cornier Terrazas.

De la misma forma, enfatizó que muchas veces se focaliza sólo en sacar alimentos y no en lo que es la nutrición. En muchos de sus casos, la profesional dijo que acuden pacientes que hace tiempo presentan síntomas digestivos y eliminaron de su alimentación un montón de alimentos. A consecuencia de consumir poca variedad se puede producir un déficit de nutrientes.

“Ese déficit de nutrientes genera una disminución del aporte de vitaminas y minerales que puede afectar también a la inmunidad. Bajan las defensas y el paciente puede enfermar con más frecuencia. Se puede estimar que entre el 15 a 15,6% de la población puede llegar a tener sibo, pero aún se continúa investigando ya que no hay unas estadísticas certeras o estudios a gran escala”, agregó la especialista.

Y concluyó: “Ante la sospecha se recomienda siempre consultar con el médico y con nutricionistas, comentarle la situación para identificar ciertos síntomas y factores de riesgo como para poder ser tratado lo antes posible”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias