¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Sugieren cuidar los cultivos de las heladas tempranas y las lluvias intensas

Las plantaciones de Misiones sufren las consecuencias del cambio climático. Desde la cartera de Ministerio de Agricultura Familiar y especialistas en el área aconsejan a los productores métodos para mejores rendimientos y mantener sus producciones. Las hortalizas y pasturas, las más perjudicadas por las heladas. Mandioca y yerba mate pueden ser dañadas por las precipitaciones abundantes
lunes 13 de mayo de 2024 | 9:11hs.

Los impactos del cambio climático en la agricultura afecta en el rendimiento de los cultivos e impacta en los resultados. Sostener la producción con cambios de temperatura constante como viene siendo en la tierra colorada golpea negativamente a las plantaciones. Lo que también deriva en los costos de mantenerla y repercute en su consumo. 

Días de frío, luego calor y lluvias intensas podrían generar graves consecuencias para los cultivos de Misiones. A esto se le suma un pronóstico de heladas tempranas que podría dañar en primera instancia a las hortalizas que se encuentren en la intermerie. El agrometeorólogo, José Olinuk, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) advirtió sobre esta situación, y sostuvo que las últimas lluvias afectan al suelo y por consiguiente a plantaciones poco resistentes. Aseguró que la mandioca y la yerba mate están teniendo consecuencias luego de las precipitaciones de las últimas semanas.

Seguidamente, desde el Ministerio de Agricultura Familiar sugieren métodos a los pequeños productores para protección de sus plantaciones. “Dentro de los métodos de protección pasiva se encuentra la elección cultivares resistentes a las bajas temperaturas. Así como también la elección de la zona o terreno donde se va a emplazar el cultivo, evitando los bajos para cultivos poco resistentes y aprovechando las laderas donde las heladas tienen menor incidencia; evitando suelos compactados, ya que estos tienen menos capacidad de disipar la temperatura almacenada durante el día”.

Panorama actual

“El día 2 de mayo tuvimos 247 milímetros de agua caída por lluvia en un solo día. Este valor superó a cualquier lluvia diaria de los últimos 58 años en Cerro Azul de cualquier mes del año. Esto genera consecuencias. Al igual que en otros valores que superaron el caudal de lluvia en otras localidades”, explicó 

Dijo que hay cultivos más resistentes que otros en el caso de abundantes lluvias. Recordó que tras la sequía de la Niña que fue durante casi cuatro años, los yerbales el año pasado pudieron recuperarse con la llegada del Niño. Mientras que, este fenómeno conocido por temperaturas por encima de lo normal y abundantes lluvias, está perjudicando a algunas plantaciones de yerba mate en la tierra colorada que están presentando caída de hojas. “Cuando llega el otoño, esto es normal. Pero ante tanta caída de agua, esto significa grandes pérdidas para el productor. El que no cosechó la viruta que es lo que primero cae”. 

Indicó que las lluvias y el frío afectan en mayor medida a las hortalizas. No así a plantaciones como la yerba mate, té o a la forestoindustria. “Siempre y cuando están sean normales, pero los parámetros en el último tiempo cambiaron”. “Todo aquellos que sembraron, sobre todo los pequeños productores que lo hacen afuera en la intemperie se pierde todo. Por lo que deben volver a sembrar porque algunos tuvieron pérdidas totales con estas lluvias tan intensas. Plantas como la mandioca, son más resistentes”.

Virus que afecta el maíz 

Por otro lado, habló de la chicharra que es un virus que está afectando al maíz. “Es un pequeño insecto que ataca a las plantas de maíz y transmite una enfermedad. Actualmente hay pérdida de millones de toneladas por esto. Hay que ser muy cuidadoso. Sorprendió la cantidad de ataques que hay este año, también en otras partes del país”. 

El Spiroplasma Kunkelii, es una enfermedad transmitida por una chicharrita, lo que está haciendo reducir las estimaciones de cosecha de maíz, en especial de cultivos de siembra tardía. Es decir, se trata de una plaga para la que no existen híbridos resistentes.

Manejo de suelo

Sobre el suelo, Olinuk sostuvo que “advierto a los productores siempre que es lo más valioso que tienen. Cuando cae tanta agua se produce un escurrimiento si el suelo no está bien cubierto o manejado”. “En general en Misiones hay pendientes, y la erosión hídrica es muy grande. La consecuencia del manejo inadecuado del suelo trae grandes consecuencias, se inundan arroyos”. 

En cuanto a la ola polar pronosticada, apuntó que no se espera que suceda con tanta intensidad. “En esta época estamos dentro de lo normal de ocurrencia, hay cultivos que están finalizando el ciclo. Si en los próximos días llegan las heladas tempranas, perjudicarán a las pasturas que están en pleno crecimiento”. 

Por último, el agrometeorólogo advirtió sobre los posibles efectos negativos que este clima oscilante podría tener en la producción de alimentos, particularmente en cultivos que dependen de períodos de frío para su crecimiento y desarrollo. “Las plantas se adaptan pero la variación del clima genera un desequilibrio en la producción”, explicó.

Métodos para apasiguar

Por otro lado, desde el Ministerio de Agricultura Familiar sugieren a los pequeños productores métodos de protección pasiva y activa ante posibles heladas.

“El riego por aspersión cuando las temperaturas se acercan a los cero grados resulta un método muy efectivo para amortiguar los efectos de las heladas sobre las plantas, inclusive en cultivos bajo invernadero, ya que las temperaturas liberadas por el cambio de estado del agua colaboran para que las escarchas no produzcan daño en las células de nuestros cultivos”.

También, mencionan desde la cartera que los calefactores son una alternativa que sirve para la protección de cultivos bajo cubierta (invernáculos), donde el aire caliente producido por los calefactores genera un microclima dentro del invernáculo. “Existen diversos calefactores, pero podemos fabricar uno utilizando un tacho de chapa de 200 litros, ladrillos y una chimenea galvanizada de 4 pulgadas. Aquí es importante destacar que la chimenea debe atravesar horizontalmente el invernadero y tener la salida de humo fuera de este. El fuego se hace al atardecer con las cortinas levantadas, y cuando el calefactor deja de emitir humo se realiza el cierre de las cortinas. Este sistema mantiene la temperatura del invernáculo entre 2 y 3 grados por encima de la temperatura exterior”.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?