El noreste brasileño y sus destinos inolvidables

Aunque las playas de Maragogi, Praia do Forte y Playa de Maracajaú están alejadas una de la otra, comparten la belleza de sus paisajes y el disfrute de sus aguas. Aquí se convive con la naturaleza
domingo 16 de julio de 2023 | 6:00hs.
El noreste brasileño y sus destinos inolvidables
El noreste brasileño y sus destinos inolvidables

Maragogi, Praia do Forte y Playa de Maracajaú son destinos turísticos populares ubicados en Brasil, específicamente en la región noreste del país. Aunque están separados geográficamente, comparten algunas características en común y son conocidos por sus hermosas playas y atractivos naturales.

Maragogi es un municipio ubicado en el estado de Alagoas, en la costa noreste de Brasil. Es famoso por sus playas de aguas cristalinas y arrecifes de coral, que lo convierten en un destino popular para practicar snorkel y buceo. Maragogi es conocido también como el “Caribe brasileño” debido a la belleza de sus paisajes marinos. La playa de Maragogi es especialmente famosa por sus piscinas naturales, conocidas como las “Galés”, donde se pueden observar peces tropicales y corales.

La playa de Maracajaú es un destino imperdible para quienes visitan Natal.

Praia do Forte, por otro lado, es un destino turístico ubicado en el estado de Bahía, aproximadamente a 80 km al norte de Salvador, la capital de Bahía. Es conocido por su entorno natural, que incluye playas de arena blanca y exuberante vegetación costera. Uno de los atractivos más populares de Praia do Forte es el Instituto Baleia Jubarte, un centro de conservación de ballenas que ofrece la oportunidad de observar a estos majestuosos mamíferos en su hábitat natural durante la temporada de reproducción.

La Playa de Maracajaú se encuentra en el estado de Rio Grande do Norte, al norte de Brasil. Es conocida por sus arrecifes de coral y su belleza submarina. Los visitantes pueden disfrutar de actividades como el buceo y el snorkel para explorar la vida marina en las piscinas naturales formadas entre los arrecifes. La playa también ofrece hermosos paisajes costeros y una atmósfera tranquila.

Aunque estos tres destinos turísticos son diferentes geográficamente, comparten el atractivo de sus hermosas playas, la posibilidad de practicar actividades acuáticas y la belleza de su entorno natural. Son lugares populares para aquellos que buscan disfrutar de unas vacaciones relajantes junto al mar y explorar la vida marina en sus aguas cristalinas.

Maragogi

La playa de Maragogi, conocida como “El Caribe Brasileño”, es una de las joyas de la célebre Costa de los Corales, que se extiende por los estados de Pernambuco y Alagoas. Su principal atractivo son las piscinas naturales formadas gracias a los arrecifes coralinos. Los visitantes pueden disfrutar de diversos puntos de embarque autorizados para explorar estas piscinas, partiendo desde la playa donde se encuentran los embarcaderos.

Praia do Forte es un largo trecho de playa en Salvador de Bahía.

Uno de los lugares imperdibles en Maragogi es el Camino de Moisés, así llamado debido a la peculiaridad de poder “caminar” literalmente sobre el mar, el cual se divide visualmente en dos durante la marea baja. Este fenómeno ofrece una experiencia única para los visitantes. Las aguas transparentes y cálidas, la arena fina y clara, y el suave y agradable viento son características que se pueden disfrutar durante todo el año en esta región, excepto durante las lluvias invernales en julio. Sin embargo, cabe destacar que Maragogi no se ve afectado por huracanes ni por la presencia de sargazo.

La ciudad de Maragogi está ubicada a 177 kilómetros de Maceió Su costa tiene en total unas 10 playas, siendo la playa de Peroba el límite norte y la playa de São Bento el límite sur del municipio.La playa de Maragogi es donde se encuentra el centro de la ciudad y es un lugar en el cual se puedes encontrar todo: bares, restaurantes, tiendas, agencias de turismo. También allí se podrá realizar paseos en buggy y excursiones en barco.

Praia do Forte

La playa protegida por palmeras y el mar traslúcido, esa fusión natural que en Brasil atrae multitudes de los cinco continentes, parece una franja uniforme que asciende desde Río Grande do Sul hasta las costas del Nordeste. Pero a su paso por Praia do Forte, en el estado de Bahía, surgen matices únicos que inducen a aguzar la vista, sin alterar en lo más mínimo el programa de ocio que aquí se impone.

Praia do Forte es un largo trecho de playa en Salvador de Bahía. Un antiguo pueblo de pescadores, poco a poco supo posicionarse como uno de los destinos más exclusivos de Brasil, donde locales y extranjeros se encuentran en una región protegida, con costas tranquilas rodeadas de una vegetación exuberante y vibrante. De noche, la playa permanece a oscuras por respeto a las tortugas marinas, ya que las recién nacidas pueden llegar a distraerse con las luces y meterse en el pueblo o en los hoteles en vez de emprender su predestinado viaje al mar.

Praia do Forte, ubicada a poco más de 80 km de Salvador, la capital de Bahía, se destaca por su abundante vida marina y la presencia de varias piscinas naturales para elegir. Su costa se caracteriza por las interminables filas de cocoteros, lo que le ha valido el apodo de Costa dos Coqueiros.

Maracajaú

La playa de Maracajaú, en Maxaranguape, estado de Rio Grande do Norte, es un lugar imperdible para aquellos que visitan Natal, la capital del estado. Aquí, se encuentra el famoso Parrachos de Maracajaú, un área de protección ambiental ubicada en la aldea de Maxaranguape. Este lugar ofrece aguas translúcidas ideales para la observación de la vida marina, corales y pequeños peces. Las condiciones del flujo marino varían de un día a otro, por lo que las piscinas naturales pueden ser menos profundas durante la marea baja, que ocurre durante la luna llena y la luna nueva.

Al visitar estas playas, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones. La mayoría de las piscinas naturales se encuentran en áreas protegidas o preservadas, por lo que se imponen reglas para su conservación, como límites en la cantidad de turistas por día y la prohibición de alimentar a los peces, pisar los corales o llevarse piezas de la naturaleza. En algunos recorridos, puede ser necesario utilizar zapatos especiales para proteger los corales y el propio visitante. También es fundamental tener en cuenta el clima y las mareas para disfrutar de una experiencia óptima. Por esta razón, es recomendable utilizar aplicaciones de clima, mareas y fases lunares para seleccionar el mejor momento para visitar estas playas.

Para llegar a estas playas desde Argentina, existen más de 1300 vuelos mensuales, tanto directos como con escalas, a diversas capitales brasileñas desde siete ciudades argentinas. Esto facilita el acceso a estas hermosas y paradisíacas costas brasileñas, brindando a los visitantes la oportunidad de disfrutar de sus espectaculares paisajes y aguas cristalinas.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?