viernes 01 de marzo de 2024
Muy nuboso 24.7ºc | Posadas

Periodismo y punto

domingo 11 de junio de 2023 | 6:00hs.
Periodismo y punto

El miércoles pasado leí el artículo que publicó Infobae con motivo del Día del Periodista. Es de Fernando Ruiz, gran profesor de Periodismo y Democracia en la Universidad Austral, que también fue presidente de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino) y es miembro de la Academia Nacional de Periodismo. Se llama El periodismo y las medias verdades. Aunque puede leerlo en Infobae (todavía es gratis) se lo resumo en algunas frases: Decimos medias verdades porque estamos demasiado preocupados por el poder y cubrimos mucho más la política que las consecuencias de la política. Ponemos más énfasis en la defensa de los derechos civiles y políticos que en los derechos sociales. Nuestra práctica de monitorear al poder nos lleva a entablar diálogos cerrados con las elites del poder y perdemos conexión con quienes sufren la injusticia social. El periodismo está cambiando y crece el consenso en la profesión acerca de que la construcción democrática tiene que ser integral. Ese nuevo periodismo debería llamarse periodismo de inclusión.

No soy partidario de ponerle adjetivos a la profesión, pero le recuerdo algunos relacionados con el área de cobertura del profesional, como periodismo deportivo, político, económico, turístico, religioso, policial, agropecuario, de espectáculos... También están los ideológicos, como periodismo militante, independiente, cívico, ciudadano, rebelde... El periodismo de investigación y el de datos son una tontería que supone que el periodismo a secas no investiga o que sus datos son borrosos. Y dejo para el final los adjetivos para los vendeplumas, como el booked journalism del mundo anglosajón (el que paga por las primicias); pero habría más, como periodismo mercenario, faldero, ensobrado, chupamedias, lamebotas, chivo, quiosco, chapuza... bueno, mejor no sigamos.

Pienso que no deberíamos llamar periodismo al que viene con adjetivos que rebajan la calidad de su verdad o su respeto por la realidad, porque esa calidad y ese respeto son esenciales a la profesión. Por eso mismo basta y sobra con el periodismo a secas, sin más vueltas ni adjetivos. Aclaro que el que tiene que ver con el área de cobertura casi siempre es temporal, ya que pasamos de una sección a otra y se acaba el adjetivo, así que tampoco por ahí.

Volviendo al artículo de Ruiz, hay que decir que después de muchos años del paradigma de la asepsia hemos caído en la cuenta de que el periodismo no debe ser distante de los problemas, de las mentiras, de la corrupción, de la inseguridad, de la pobreza, o de la violencia y de muchas otras lacras humanas. El periodismo debe involucrarse con la realidad, porque es parte de esos problemas y parte de su solución.

La otra consecuencia del Día del Periodista fue el debate generalizado entre los profesionales preocupados por la precariedad laboral o por los bajos sueldos, ni más ni menos que las consecuencias de la crisis económica que afecta a todas las profesiones, a todos los salarios y a todas las industrias. El periodismo es una pasión, es el arte afiebrado de buscar la verdad, encontrarla contrarreloj y expresarla con maestría. El dinero es lo que menos nos importa, aunque haya una industria que explota esa pasión y de algo haya que vivir. Y está confirmado por muchos casos que cuando un periodista decide ser a la vez periodista y empresario, entonces se pierde una de las dos condiciones.

Nadie es periodista para ganar dinero sino para buscar apasionadamente la verdad –esa verdad que todos necesitamos como el aire para respirar– aun a costa de sufrir las consecuencias de enfrentarse con el poder, porque la verdad molesta a quienes la esconden, que casi siempre es el poder en cualquiera de sus formas. Eso es el periodismo, sin adjetivos.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias