lunes 23 de mayo de 2022
Cielo claro 19ºc | Posadas

La iniciativa empezará a ser abordada por las comisiones

El debate por la boleta única subirá el tono de la discusión en el Congreso

Se trata de un cambio institucional que toca muy de cerca a la dirigencia política, por lo tanto se esperan debates más que acalorados en todos los espacios legislativos

domingo 08 de mayo de 2022 | 6:02hs.
El debate por la boleta única subirá el tono de la discusión en el Congreso
El objetivo es que la iniciativa llegue en la primera quincena de junio al recinto.
El objetivo es que la iniciativa llegue en la primera quincena de junio al recinto.

El debate por el uso de la boleta única para las elecciones nacionales se pondrá en marcha la semana próxima en la Cámara de Diputados de la Nación, que empezará a tratar en comisiones legislativas los proyectos de ley que impulsan este cambio en la forma de votar, para dejar de usar las boletas de cada partido y presentar toda la oferta en un solo papel.

Esta cuestión empezará a ser abordada este martes por las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia, Presupuesto y Hacienda. El cronograma oficial dispuso este tratamiento en comisiones para el 10, 11, 17 y 24 con el objetivo de lograr un dictamen el 31 de este mes que permita que la cuestión llegue al recinto de la Cámara de Diputados en la primera quincena de junio.

Se trata de un cambio institucional que toca muy de cerca a la dirigencia política, por lo tanto se esperan debates más que acalorados en todos los espacios legislativos en los que se analice esta cuestión, que cuenta con el antecedente de un conjunto de proyectos de ley de distintos espacios partidarios que se expresarán a partir del martes próximo en la cámara baja.

A un año y medio de las elecciones nacionales del 2023, en un contexto de crisis económica con una larga lista de reclamos sociales urgentes pendientes y con una dirigencia política sumamente dividida, la discusión por la boleta única mostrará una vez más la dificultad de los legisladores de lograr consensos mínimos necesarios para el trabajo parlamentario.

La boleta única es una forma de votación que concentra en un solo papel toda la oferta electoral para que el elector marque con una ‘X’ los casilleros de los candidatos que elija. Por ejemplo, diputados y senadores de la Nación, gobernadores, legisladores, intendentes, concejales, en el caso de elecciones provinciales y siempre y cuando esas jurisdicciones locales adopten este mismo mecanismo.

Por ahora lo que se comenzará a debatir el martes próximo en la Cámara de Diputados de la Nación es una propuesta de modificación del Código Nacional Electoral que por lo tanto aplica solamente a la elección de autoridades nacionales.

El cambio radica en que en lugar que el elector entre al cuarto oscuro para elegir la boleta por la que quiere votar como se hace actualmente, cuando ese votante se presenta a la mesa recibe en mano la boleta única de parte de las autoridades de esa mesa y cuando va al cuarto oscuro marca sus opciones con un lápiz en esa boleta donde figuran todos los candidatos.

Este sistema de votación ya funciona en cinco provincias argentinas, en las que sus autoridades locales implementaron la boleta única de distintas maneras. Algunas de manera digital y otras en formato papel. Se trata de los distritos de Santa Fe, Córdoba, Salta y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Mendoza se sumó recientemente, con una ley aprobada por la Legislatura.


Cristina le bajó el pulgar

Para que la boleta única de papel sea ley se necesita la aprobación en las dos cámaras que componen el Poder Legislativo Nacional y el viernes pasado la vicepresidenta de la Nación y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, anticipó su postura contraria a esta medida, por lo tanto el proyecto, aunque sea aprobado en la Cámara de Diputados, es posible que quede empantanado en el Senado.

En su discurso sobre ‘Estado, poder y sociedad’ en la ciudad de Resistencia, Cristina Kirchner confirmó que no acompañará la implementación de la boleta única de papel y cuestionó a la oposición por ocuparse de impulsar ese proyecto en este momento en que “la sociedad tiene problemas más importantes por resolver”.

En esa oportunidad Cristina Kirchner calificó a la boleta única como “un método de votación oculta porque es un pedazo de papel con una cantidad tremenda de partidos en el que sólo se conoce al primer candidato. Una boleta en la que vos votás una lista de diputados, pero no sabés si hay chorizos, si hay ajos”.

Luego cuestionó que el jueves pasado “la oposición o el poder opositor” haya presentado un proyecto para el uso de una boleta única de papel en las votaciones en un contexto en el cual esta sociedad presenta “tantos problemas” como que “no llega a fin de mes, no le alcanza la guita, no tiene laburo, no puede pagar el alquiler, los alimentos y las cosas les aumentan todos los días”. Finalmente, Cristina Fernández resaltó que “votamos con boleta de papel desde 1983 a la fecha y han ganado todos los partidos políticos, han ganado todas las fuerzas, hemos perdido todos los partidos políticos y todas fuerzas”.


Ventajas

Es una sola por cada votante y la impresión la realiza el Estado, sin la participación de los partidos políticos.

Se evita el trabajo de los fiscales en controlar si sus partidos tienen o no boletas el día de la elección, porque en el cuarto oscuro ya no habrá boletas. Esto también ayuda a las fuerzas políticas que no tienen muchos fiscales para controlar. Y se termina la trampa de las boletas truchas y el robo de boletas para perjudicar a algún candidato.

Como no habrá decenas de boletas en el cuarto oscuro, estos espacios pueden ser más reducidos porque serán al efecto de garantizar el secreto de cada elector al momento de elegir. Serán  para que el elector marque su voto con un lápiz en la boleta única. Por eso pueden ser boxes más pequeños y en un aula de escuela puede haber varios, lo que agiliza el proceso electoral.

Garantiza iguales condiciones para todos los candidatos porque todos tienen el mismo espacio y la misma información en una sola boleta.

Es más económica y ecológicamente sostenible. No es lo mismo una sola boleta con toda la oferta electoral que 20 boletas. Disminuye el gasto porque toda la elección se reduce a un solo papel. Por lo tanto, es menos cantidad de papel, tinta y otros materiales no biodegradables que insume el sistema actual.

Es más sencillo el conteo, porque terminada la elección hay que contar los votos que se expresan en un solo papel. Desaparece el conteo de centenares de boletas de cada mesa. Dependiendo de su diseño y su tecnología, la boleta única de papel podría ser leída con sistemas de escaneo veloces y seguros.


Desventajas

Si se tiene en cuenta una elección nacional, que coincida con una provincial y una municipal el tamaño de la boleta única debería ser de un tamaño muy grande para contener a todos los candidatos de todas las jurisdicciones.

El diseño de la boleta única al ubicar a todos los candidatos podría tener que achicar el tamaño de las letras de los nombres de los candidatos y eso podría ser un problema para las personas con dificultades visuales y para los adultos mayores. Además, la ubicación de los candidatos es otra cuestión central, no es lo mismo ser el primero de la boleta que el último. La ubicación, si se decide por sorteo,  deja esta cuestión librada al azar.

No soluciona el problema de la lista sábana, porque en la boleta única se sigue votando una lista completa y no se brinda la posibilidad de elegir candidatos de distintas listas.

Depende del diseño que tenga puede mostrar por ejemplo la foto del primer candidato de una lista pero no al resto de esa lista por una cuestión de espacio. Entonces puede achicar la información que ahora hay con las boletas individuales donde aparecen los nombres y apellidos de la totalidad de los candidatos a cargos electivos.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias