lunes 29 de noviembre de 2021
Cielo claro 25.8ºc | Posadas

Tras 20 meses de pandemia, la recuperación ya es casi total

El paulatino regreso a la vida normal: radiografía de la provincia hoy

Hace un año, muchos de los rubros operaban en horarios restringidos y con una capacidad del 50%. Ahora, los negocios más grandes son los que ampliaron la cantidad de gente permitida

jueves 11 de noviembre de 2021 | 6:07hs.
El paulatino regreso a la vida normal: radiografía de la provincia hoy
Algunos negocios aún mantienen la capacidad de uso al 50% para evitar amontonamientos adentro. Fotos: Federico Gross
Algunos negocios aún mantienen la capacidad de uso al 50% para evitar amontonamientos adentro. Fotos: Federico Gross

La pandemia del coronavirus reconfiguró el mundo en casi dos años. Exactamente, pasaron 20 meses cuando el virus comenzó a propagarse de manera veloz en todo el globo y obligó a los gobiernos a tomar medidas para frenar la enfermedad. En Argentina y en Misiones, a partir del 20 de marzo de 2020 el movimiento quedó reducido al mínimo y muchas actividades ligadas al comercio, turismo y el ocio quedaron frenadas en su totalidad.

Con la campaña de la vacunación y el equilibrio en la epidemiología (ver  página 5), desde mediados del año pasado se avanzó en recuperar la normalidad que existía antes de la pandemia.

En lo que va de noviembre, el escenario por las principales calles céntricas de los municipios misioneros es completamente distinto al de noviembre del año pasado. Primero porque no había actividad presencial en las escuelas, tampoco micros de media y larga distancia. Los comercios volvieron a funcionar pero con un margen de atención presencial reducido y con un aforo del 50%. Ahora, la postal es otra, con mayor movilidad por las veredas que están repletas de gente y casi nulo distanciamiento, comercios con una recuperación que depende de la comuna llega hasta el 100%.

Pero como la alerta sanitaria sigue, aún muchos comercios posadeños siguen manteniendo el aforo a la mitad dentro de los locales y las filas por fuera de los negocios para ingresar, según pudo relevar El Territorio. Los motivos: la costumbre y una mejor organización. Es que la pandemia generó nuevos hábitos que desde la actividad comercial plantean continuar, aunque el acatamiento es dispar luego de que el municipio posadeño haya decidido flexibilizar los aforos y las restricciones por horarios. Sin embargo, hay otros que permiten un ingreso mayor pero sin que el local quede lleno por completo.

Por otra parte, se observó que muchas de las personas que se movilizan por las veredas céntricas dejaron de usar el barbijo, que en el marco de la emergencia sanitaria en la provincia sigue vigente por ley. Ante la baja de los contagios, son muchos quienes descartaron el uso en vía pública o lo utilizan por debajo de la nariz. Empero, para el ingreso a los locales, los colocan. Es que muchos de los propietarios de los negocios consideran fundamental el uso dentro de los espacios cerrados.

Postales del pasado y de ahora

En noviembre del año pasado, en Posadas, los horarios para la atención en locales gastronómicos y de diversos rubros estaban completamente limitados. En ese momento, la Municipalidad autorizó el funcionamiento de 8 a 19 para los supermercados y los kioscos hasta las 22, mientras que los bares y las cafeterías, de 7 a 0 entre semana y de viernes a domingo de 8.30 a 2. En todos los casos, con un aforo del 50%, manteniendo la distancia social de dos metros y las medidas de bioseguridad, como el barbijo y el uso permanente de barbijo.

A mediados de octubre, en tanto, se dispuso la eliminación de los aforos permitiendo que los negocios puedan operar al 100% de la capacidad pero manteniendo vigente los protocolos.

No obstante, hay muchos comercios que mantienen el horario corrido al considerar que Posadas como positiva la medida y que permite al cliente brindar un servicio de atención durante la siesta. Algunas tiendas de indumentaria, de electrónica y de gastronomía resolvieron continuar con la modalidad que impuso la pandemia.

Desde Sommer Deportes precisaron que “seguiremos manteniendo el sistema de filas por fuera de los comercios porque la gente se acostumbró ya, pese a que hay una mayor flexibilización, decidimos mantener el aforo al 50 por ciento porque la pandemia no terminó”.

Por su parte, Jorge Lindheimer, comerciante y vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de Posadas (CCIP), sostuvo que “gracias al estado epidemiológico se pudo avanzar en flexibilizaciones y que pudieron mantener la economía en un buen ritmo, con un crecimiento en la recaudación y que los locales no cierren”. Asimismo, indicó que en los últimos meses se fue liberando progresivamente el aforo a la totalidad. “Los comercios más grandes, que tienen más espacio, son los que están trabajando con una capacidad total, mientras que los locales con espacios más chicos ampliaron un poco más la cantidad de ingresos pero aún siguen con un aforo reducido”, dijo en diálogo con este matutino.

Sobre los horarios, consideró que depende de cada comercio pero que “el horario corrido vino para quedarse”.

En tanto que Carlos D’Orazzi, empresario posadeño, afirmó que seguirán trabajando con el aforo del 50% en el afán de preservar la seguridad sanitaria, además que ordena la atención dentro de los locales.

En el shopping, en tanto, ayer se observó una extensa fila para ingresar al comercio. “Si bien se flexibilizaron las medidas, aún permanece el sistema de filas con previa sanitización de las manos”, comentaron.

En la gastronomía

“El rubro se está recuperando casi al 100 por ciento, con una situación distinta a años anteriores porque hubo mucha apertura de nuevas ofertas, franquicias de otras provincias que llegaron a la ciudad como negocios de cervecerías por dar un ejemplo”, manifestó Martín Oria, presidente de la Coordinadora Mercantil de Posadas, en diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

 “La hotelería que depende generalmente de la gente que viene de afuera, aún está castigada, si bien con el pre viaje se movió un poco, todavía está por debajo de lo esperado, creemos que también tendrán una buena temporada, pero el tiempo de recuperación para este sector va a ser larga”, añadió.

Y recalcó que las medidas de seguridad para entrar a un local “siguen vigentes, siguen siendo los mismos, desinfección de manos, barbijo y distanciamiento social. Hubo un poco de confusión cuando el municipio dio a conocer que lo que se liberó fue el horario de cierre de los locales, pero los protocolos siguen siendo los mismos”. 


La incidencia de reabrir las fronteras

En noviembre del año pasado, las fronteras con Brasil y Paraguay permanecían cerradas para evitar el ingreso de variantes de la enfermedad. A finales de septiembre de este año se avanzó con la apertura del paso Iguazú-Foz y a mediados de octubre con el de Posadas-Encarnación.

Sobre este punto, Lindheimer consideró que “la apertura de las fronteras permitió observar cómo mucho del dinero misionero se iba por la frontera, y con la medida sanitaria se logró que quede

en los comercios. Con la reapertura, hay que avanzar con más pedidos a Nación para ser competitivos con los vecinos países”.

Y en este marco, señaló que “a casi un mes de la reapertura, el movimiento es todavía incipiente y no se notó el cruce de paraguayos hacia Posadas, pero dependerá de cómo se flexibilicen las exigencas de ingreso al país”.

 

Relacionadas

La mayoría de los rubros regresaron en Eldorado

En Oberá, vecinos mantienen hábitos sanitarios

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias