viernes 03 de diciembre de 2021
Cielo claro 28.7ºc | Posadas

Hoy habrá alegatos y se conocerá la sentencia

Rucks admitió estar alcoholizado al chocar a Duré

Horacio Rucks (68), acusado de atropellar a Alan Duré (19) con su camioneta, declaró ayer en el inicio del debate en su contra. Admitió que había bebido alcohol

martes 19 de octubre de 2021 | 9:24hs.
Rucks admitió estar alcoholizado al chocar a Duré
El acusado se negó a acordar un juicio abreviado y en el banquillo dijo que Alan se le cruzó de forma imprevista.
El acusado se negó a acordar un juicio abreviado y en el banquillo dijo que Alan se le cruzó de forma imprevista.

En la jornada de ayer empezó a ser juzgado un ex combatiente de Malvinas posadeño al que se lo acusa de chocar y matar a Alan Ezequiel Duré (19) en octubre del 2017. Se trata de Horacio Enrique Rucks (68), que al momento del hecho -como él mismo confirmó ayer- manejaba alcoholizado, con 0,91 gramos de alcohol en sangre.

 El hecho, del que mañana se cumplirá un nuevo aniversario, ocurrió a las 23.30 en la colectora de la avenida Alicia Moreau de Justo (ex ruta 213) y su intersección con la calle San Antonio. Rucks manejaba entonces una Volkswagen Amarok que en la esquina, donde hay un semáforo, impactó contra la humanidad del joven.

Duré, que había ido hasta la arteria a acompañar a su novia, quedó gravemente herido y murió en el Hospital Madariaga en horas del mediodía del día siguiente, el sábado 21 de octubre. Alan, contaron entonces sus familiares, estaba terminando el quinto año del colegio y había comprado los elementos necesarios para iniciar  la carrera de Gastronomía.

 El debate en el Palacio de Justicia estaba marcado ayer para las 8 de la mañana, pero se vio retrasado por las negociaciones para abreviar. Es decir, un acuerdo entre las partes en el que el acusado aceptaba su culpabilidad por una pena menor.

 Sin embargo, el imputado, que se desempeñó en la Armada Argentina desde el 76 hasta el 84, no aceptó los dos años de prisión efectiva propuestos por la fiscal María Laura Álvarez. Lo que quería era una condena condicional, es decir, no ir a prisión mientras cumpla con varios requisitos, como por ejemplo no conducir.

 Así, la letrada Marcela Leiva, jueza Correccional y de Menores Uno, dio inicio al juicio poco después de las 9.30.

 Rucks escuchó atento el auto de elevación de juicio al lado de su abogado defensor, Guillermo Fernández. Luego, al sentarse frente a la jueza, decidió brindar su testimonio y asegurar que, de haber tenido la posibilidad, hubiera hecho cualquier cosa para evitar el luctuoso desenlace.

 “Nunca tuve en mi campo visual a ese muchacho. Ojalá me hubiera dado la mínima posibilidad, entonces yo subo en la vereda, tumbo la camioneta, hago cualquier cosa, pero no me dio tiempo de nada”, expresó. Añadió que Duré apareció de golpe e impactó en el espejo retrovisor y el parante del lado del conductor.

Argumentó que no iba rápido, debido a que en la colectora, antes del semáforo, hay dos badenes que impiden que su camioneta tome velocidad. También dijo que la visibilidad era buena y que no había obras en ese momento.

 Respecto al semáforo del lugar, consultado por su abogado, afirmó que no estaba funcionando. Al detalle, describió que dos luces, la roja y la verde, estaban encendidas al mismo tiempo. También respondió que Duré, que venía desde el bulevar, no lo hizo por donde debería estar la senda peatonal, sino que el choque ocurrió en “la bocacalle”.

 “La imprudencia mía fue el alcohol, haber bebido un vaso o un vaso y medio de alcohol antes de haber cenado”, reconoció, al detallar que ingirió vino tinto. También expresó que lo hizo cuando vio a unos amigos.

 Sobre eso inquirió la representante del Ministerio Público Fiscal, María Laura Álvarez. “En primer lugar mi respeto y admiración por ser ex combatiente, pero yo necesito saber, como consecuencias posteriores a las Malvinas, ¿usted ingiere normalmente alcohol? ¿Tiene problemas con el consumo de alcohol?”, consultó.

 “Sí, tengo problemas con el alcohol”, respondió el hombre.

 Testimoniales

 Luego llegó el turno de los testigos. La primera en comparecer fue Tatiana Itatí Ignacio (21), quien al momento del siniestro era la novia de Alan. La joven expresó que la víctima la acompañó a tomar un remís y que cuando ella estaba subiendo al vehículo, escuchó el impacto.

 “Volví para ver si estaba bien y estaba ensangrentado. Perdía sangre por los oídos, nariz y boca. Estaba agonizando, muy mal. En ese momento el señor -por Rucks- se bajó y me decía que cómo Alan iba a cruzar así la calle, que se cruzó en rojo y le pedí por favor que llamara una ambulancia porque Alan estaba muy mal”, recordó.

 La joven, que por momentos habló con la voz entrecortada y los ojos  vidriosos, señaló que la sacaron de la escena, por lo que fue a darle aviso a los padres de la víctima. Cuando volvió, al joven ya lo estaban subiendo a la ambulancia.

 Sobre uno de los puntos centrales del juicio, el semáforo, la joven expresó que en ese momento estaba andando. Declaró que ni ella ni su pareja habían consumido alcohol ni estupefacientes esa noche.

 El último que declaró fue Miguel Maximiliano Fontela (25), un testigo ocasional que circulaba en una moto por la ex 213,  en sentido contrario a la camioneta. Al momento del impacto, dijo, esperaba que el semáforo lo habilite a seguir circulando. El joven expresó que la Amarok circulaba rápidamente, pero aclaró que tampoco vio cuando se produjo el choque.

 Dijo, al igual que Ignacio, que el semáforo andaba bien en la esquina donde chocó Rucks.

 Para la jornada de hoy, que empezará a las 7.30, está previsto que declare un testigo ausente en la primera jornada y un perito de la Policía de Misiones. Se prevé que tras ello la defensa y fiscalía expongan sus alegatos y la jueza Leiva dé a conocer la sentencia.

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias