martes 11 de mayo de 2021
Muy nuboso 16ºc | Posadas

Jóvenes solidarios de Eldorado

Misionero del Año: Organización, tiempo, y sobre todo afecto a los adultos mayores

viernes 11 de diciembre de 2020 | 1:55hs.
Misionero del Año: Organización, tiempo, y sobre todo afecto a los adultos mayores
Varios jóvenes de Eldorado se organizaron para asistir a quienes no podían salir de casa.
Varios jóvenes de Eldorado se organizaron para asistir a quienes no podían salir de casa.

A los pocos días de iniciada la cuarentena, jóvenes de Eldorado se organizaron para ayudar a las personas mayores en los trámites y compras que debían hacer y no podían por la cuarentena.

Dos de ellos fueron Hugo Duarte y Gastón Acosta quienes, sin pedir nada a cambio, se organizaron una rutina diaria de ayuda a los adultos mayores.

Ambos realizan estas tareas solidarias con sus propios recursos y dando parte de su tiempo.

Además siempre conscientes cumplen con todas las medidas de higiene y sanidad necesarias. “Todo lo hago con barbijos y guantes. Antes de entregar un pedido me coloco siempre alcohol en gel, lo mismo que a las mercaderías que pudieron ser contaminadas. Intento cuidarme y cuidar también a las personas que ayudo”, coinciden ambos.

Hugo, al enterarse que estaban nominados a Misionero del Año por esta labor, se mostró feliz, a pesar de que no buscaban repercusión en su accionar.

 “Es una gran alegría enterarme de esto. Nunca lo hice buscando algún reconocimiento, sino que quería ayudar a quienes por ahí no la estaban pasando bien”, explicó el joven sobre su motivación.

Hugo es oriundo de Eldorado y siempre tuvo inclinación hacia las acciones solidarias.

“Me pone muy contento, muy feliz, pero en general creo que fue un trabajo de toda la sociedad donde la pandemia sacó la mejor parte de cada uno de nosotros para superar toda esta situación”, afirmó, con una impronta positiva de cara a fin de año.

Con el paso del tiempo la flexibilización de las distintas actividades permitió una mayor movilidad de las personas pero de todos modos, el miedo y el riesgo mayor de los ancianos y las personas con algunas enfermedades crónicas, los mantuvo todavía recluidos por lo que Hugo siguió ayudando.

“Es cierto que algunas cosas se fueron flexibilizando, pero de todas maneras seguí ayudando a los adultos mayores o personas inválidas que no pueden salir de su casa”, arrancó detallando. “Tengo un cronograma con personas de los distintos barrios con abuelos que ahora ya no sólo me piden ayuda por los remedios o los alimentos sino por trámites en la Anses o Pami. Pero como siempre digo, el que alguien te pregunte:¿cómo estás? es lo que los hace más felices”, cerró. 

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Ultimas noticias