sábado 16 de octubre de 2021
Nubes 18ºc | Posadas

Súper Mario Bross al servicio del espionaje

domingo 21 de junio de 2020 | 6:00hs.
Súper Mario Bross  al servicio del espionaje
S úper Mario Bross se autodenominaron algunos espías M, en un grupo de WhatssApp. Hacían alusión a aquel personaje de videojuego, el cual debía enfrentarse a un mundo subterráneo rodeado de tuberías, de donde surgían las criaturas que amenazaban sus vidas. Para rescatar a la dama en peligro, Mario debía evitar barriles, martillos gigantes y otros obstáculos. Aún no está claro a quién o quienes debían proteger los espías identificados como los Súper Mario Bross, pero está claro que tenían como misión vigilar a propios y extraños, durante la administración de Mauricio Macri. De las pruebas recolectadas en la investigación se indicó que además estaba el “Grupo Pilar”, que agrupó a casi una veintena de agentes orgánicos e inorgánicos de la AFI que en su mayoría había pasado de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires a la ex-Side tras el 10 de diciembre de 2015.
El escándalo por el supuesto espionaje desarrollado desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), durante el gobierno de Macri, fue creciendo por dos frentes. Por un lado, en el ámbito judicial, a través del juzgado que conduce Federico Villena quien fue dando a conocer a los afectados cómo fueron espiados y, además, ante el Congreso de la Nación, por donde fueron desfilando los supuestos victimarios y víctimas, detallando las maniobras ilegales realizadas.
En tanto, Alan Ruiz como ex hombre fuerte de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), es señalado como el encargado de haber digitado las órdenes para los Súper Mario Bross, mientras que Jorge “El Turco” Sáez, otro de los nombres del grupo, operaba como reclutador de espías para la maniobra.
Es decir, hay dos frentes que avanzan en la investigación. La causa instruida por el juez Villena comenzó el mes pasado a partir de la detención de un supuesto capo narco que operaba en la zona de Almirante Brown y Esteban Echeverría. Al declarar, confesó haber formado parte de un esquema de espionaje ilegal. En tanto, las declaraciones en el Congreso forman parte de una investigación paralela, acordada entre legisladores del Frente de Todos y de Cambiemos. El contenido de las sesiones de esa comisión bicameral es secreto y no conllevan la autoincriminación en la Justicia.
Toda esta situación genera mayor tensión dentro de Juntos por el Cambio, donde se sintieron traicionados al ser supuestamente espiados por su propio jefe político, Mauricio Macri. El mayor malestar se produciría en el ámbito bonaerense, ya que figuras como María Eugenia Vidal y Cristian Ritondo estaban bajo el radar de espionaje de Casa Rosada.
Sáez reconoció que los objetivos de los Súper Mario Bross incluyeron al entonces ministro de Seguridad porteño y actual vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, a un colaborador de Hugo Moyano y a dos periodistas del diario La Nación, Carlos Pagni y Hugo Alconada Mon, así como también evaluaron robarle el teléfono celular a un redactor de la revista Noticias, Rodis Recalt.
Para conocer los alcances de espionaje M, un grupo de trabajo de la Comisión Bicameral de Control y Seguimiento de los Organismos de Inteligencia recibió el último jueves al ex agente de la AFI durante la gestión de Cambiemos “El Turco” Sáez y para completar la semana, citó a declarar a la ex responsable de la Oficina de Documentación Presidencial Susana Martinengo, quien es sindicada como un engranaje clave en las maniobras de presunto espionaje ilegal durante el Gobierno de Macri. Tanto Martinengo como el ex director de Operaciones Especiales de la AFI, Alan Ruiz, no concurrieron ante la Comisión Bicameral. La nombrada se amparó en su derecho de excusarse de concurrir a la comisión y Ruiz avisó que se encontraba bajo licencia médica. En la citada Comisión, dos ex espías afirmaron haber mantenido al menos una docena de reuniones con Martinengo en la Casa Rosada entre mediados del 2018 y enero de 2019. Afirmaron que le llevaban a la por entonces funcionaria macrista varios de los informes de inteligencia que ellos confeccionaban, en especial cuando les podía interesar al de arriba, haciendo alusión que podría ser de interés para el Gobierno de Cambiemos. Todo lo previo se habría concretado bajo las órdenes directas de Alan Ruiz y a su vez, habría sido respondiendo a los máximos responsables de la AFI, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, conocidos en la jerga como el “Señor Cinco” y la “Señora Ocho”.
El ex agente también relató que ingresó al menos cinco veces a la Casa Rosada, donde se reunió con la entonces funcionaria del área de Presidencia, Susana Martinengo, y detalló que la AFI evaluó colocar instrumentos de espionaje dentro de los penales de Ezeiza y de Melchor Romero.
En tanto, en la causa, que tramita en el Juzgado de Lomas de Zamora a cargo del magistrado Federico Villena, se investiga la cadena de responsabilidades en la estructura de presunto espionaje, y se trabaja sobre la hipótesis de Martinengo como un eslabón crucial para dilucidar si los ex agentes actuaron bajo las directivas del Gobierno de Cambiemos. Durante la semana, también Villena había rechazado la recusación en su contra que hicieron algunos ex agentes de inteligencia, quienes habían pedido que se apartara de la causa y se radique en Comodoro Py tras el rechazo del magistrado; ahora será la Cámara Federal de La Plata la que determinará si Villena continúa o no al frente de la investigación.
Al finalizar la semana, fue el propio presidente de la Nación Alberto Fernández quien afirmó sentir vergüenza que en la Argentina se haya montado una red de espionaje ilegal desde la AFI. Consideró además que ello es absolutamente antagónico con la idea de Estado de Derecho. Además, el jefe de Estado afirmó que los dirigentes de Cambiemos están en contradicción con la calidad republicana que ellos decían que querían cuidar y fustigó la red de espionaje ilegal que se descubrió en la AFI de Gustavo Arribas y Silvia Majdalani.

Vicentín
Esta semana, la Justicia de Reconquista aceptó restituir la administración de la empresa Vicentín a sus directivos, por un plazo de 60 días y otorgó el rol de veedores a los interventores designados por el Ejecutivo nacional. El gobierno viene perdiendo por goleada la batalla mediática y de opinión pública para que la mayoría de los argentinos entiendan los beneficios que enumeró el presidente para rescatar a la empresa al borde de la quiebra. Sobre el fallo del juez santafesino que lleva el concurso de acreedores, el presidente Alberto Fernández entiende que es un despropósito, un dislate jurídico de magnitud, como afirmó. Por eso se mostró decidido a seguir buscando la forma que el Estado argentino se haga cargo de la cerealera, para ponerla en marcha. Entiende que la intervención puede desarrollarse por vía de concurso o por expropiación, además de destacar la propuesta presentada por el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti. Este mandatario provincial propuso rescatar la empresa y transformarla en una compañía mixta, es decir adoptando una herramienta diferente a la expropiación. Por su lado, en la jornada de ayer, productores agropecuarios, entidades relacionas al agro y autoconvocados salieron a rechazar la intervención. El epicentro de la protesta fue en Avellaneda, provincia de Santa Fe, donde se encuentra la sede de Vicentín. También hubo banderazos en otras localidades, que amplificadas por las transmisiones en vivo de los canales generan clima de rechazo a las ideas del gobierno sobre la empresa.

Se extiende la negociación
El gobierno argentino extendió esta semana hasta el 24 de julio el vencimiento de la invitación a los bonistas para la reestructuración de la deuda pública emitida bajo ley extranjera por 66.239 millones de dólares.
El gobierno cree firmemente que una reestructuración de deuda exitosa contribuirá a estabilizar la condición económica actual, mitigando las restricciones a mediano y largo plazo sobre la economía de Argentina, las cuales fueron creadas por la actual carga de deuda, y reencauzando la trayectoria económica del país hacia el crecimiento a largo plazo.
Argentina y sus asesores, según destacaron desde la cartera económica, pretenden aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa. Es porque desde la administración nacional reconocieron progresos al señalar que el país continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores.
En forma previa, el Fondo Monetario Internacional aguardaba que el Gobierno de Alberto Fernández continuara las negociaciones con los acreedores para arribar a un acuerdo. Fue al destacar que grupos de bonistas aseguraron que las diferencias eran mínimas y había margen para seguir dialogando.

En Misiones
Mientras varios puntos del país continúan sumidos en el desconcierto de cómo actuar ante la creciente amenaza del Covid-19, como sucede en la región metropolitana, en Misiones con los controles correspondientes, se siguen ampliando actividades. De esta manera, y en forma excepcional, la administración provincial y la Municipalidad de Posadas decidieron extender el horario comercial en la ciudad capital en el marco del Día del Padre. Representó una medida para alentar el consumo, aunque también se dejó aclarado que ninguna actividad comercial estará por encima de la salud de los misioneros. Fue el mensaje planteado con claridad por el gobernador Oscar Herrera Ahuad, al rechazar el intento de un desbloqueo inteligente del puente entre Posadas y Encarnación. La administración provincial sigue en estado de alerta por lo que sucede principalmente con Brasil, donde el número de contagiados ya superó el millón de casos y registra casi 49.000 muertos. Por tal motivo, en los últimos días recorrió nuevamente la frontera para requerir la máxima colaboración de los intendentes e instar a la población a tomar conciencia de la gravedad de la situación. Es que el tráfico ilegal, por pasos no habilitados de bienes y personas entre Brasil y Misiones, puede atentar contra todo el esfuerzo sanitario que se hace desde la provincia para controlar la expansión del coronavirus.

Con la EBY
Otro aspecto sobre lo que se trabajó en la provincia fue empezar a definir una serie de obras y analizar algunas pendientes con la Entidad Binacional Yacyretá (EBY). Fue el tema abordado entre el gobernador Herrera Ahuad y el intendente de Posadas, Leonardo Lalo Stelatto, con el titular de la EBY Ignacio Barrios Arrechea. Los asistentes al encuentro destacaron que fue positivo para diagramar la agenda de trabajo a desarrollarse en forma conjunta. Fue un segundo encuentro entre las partes, tras haber asumido en el cargo hace menos de dos semanas el titular de la EBY. Se destacó la buena disposición demostrada por Barrios Arrechea que se sabe, no viene de la renovación, aunque se mostró dispuesto a trabajar en forma conjunta. Entre la administración provincial y la Binacional se habían logrado acordar y cumplir con la ejecución de numerosas obras clave que hoy están a la vista. A manera de resumen, tomando como base los últimos 20 años, se estima en promedio unos 3.000 millones de dólares de presupuesto destinados para cristalizar diversas iniciativas en la provincia. Los acuerdos previos y el cumplimiento de lo pactado con antelación, ahora sirven de respaldo para un trabajo conjunto y respetuoso, ya que la renovación mantiene su independencia a través del misionerismo como lo había hecho en las urnas, donde en lo nacional había dejado libertad de acción a sus partidarios, tras haber cumplido en forma previa con el objetivo de conservar la gobernación y ganar intendencias. Falta mucho para las elecciones de medio término, mientras se transita una pandemia que descolocó al mundo, pero de reojo los dirigentes de todos los espacios políticos empiezan a vislumbrar escenarios electorales para el año que viene.
Te puede interesar
Ultimas noticias