El boxeo lo llevó de Campo Grande a Barcelona

Jueves 17 de octubre de 2019 | 09:50hs.
Cuando tenía 13 años veía a sus hermanos mayores que salían a entrenar y les pedía para ir con ellos. Al principio se negaban, pero fue tanta su insistencia que lo terminaron llevando al gimnasio. Así comenzó la historia de Ismael Flores en el boxeo, un deporte que hoy lo llevó a Barcelona, España, donde pretende formarse como pugilista profesional.

El sueño que persiguió desde los 13 años en Campo Grande, de donde es oriundo, se comenzó a materializar hace algunos meses cuando le ofrecieron esta oportunidad de dar el salto al Viejo Continente.

Ismael tomó un vuelo ayer al mediodía que lo depositará hoy en España, una situación que ni en el mejor de sus sueños se podría haber concretado. Sin embargo, el de Ismael es un claro ejemplo de que si realmente se quiere conseguir algo, con dedicación y perseverancia, se puede llevar a cabo.

Antes de subirse al ring, Ismael tuvo que ‘pelear’ contra la negativa de su mamá. La mujer, madre de 15 hijos, no quería que su niño practique boxeo y se lo hizo saber en varias oportunidades. “Cuando mi mamá se enteró, fue y me agarró en el gimnasio”, recordó Ismael antes de subirse al avión con destino a Europa.  
En un lapso de siete años de entrenamiento, el boxeo lo llevó a Ismael desde Campo Grande hasta Barcelona y sus expectativas son grandes.

“Hace siete años que estoy en el boxeo. Empecé a los 13 y ya tengo 60 peleas como amateur. Todo esto lo conseguí gracias a mi entrenador Rufino ‘Ruli’ Miño”, explicó el boxeador misionero en diálogo con El Territorio antes de embarcar.

“Como ya tengo mi licencia de boxeador profesional, voy a seguir mi carrera en España. La idea es quedarme dos años. Para este viaje realizamos dos ventas de galeto y el pasaje me lo regaló el intendente Carlos Sartori. Estoy muy agradecido y voy a hacer todo lo posible para dejar bien en alto la bandera Argentina”, prometió el joven de 20 años.

En cuanto a lo que será su vida en España, país en el que pretende quedarse al menos dos años, contó que “allá me espera Guillermo Gopar, un entrenador de Buenos Aires que se contactó con  mi entrenador”.

Pero para llegar a este momento, el boxeador, que fue tres veces campeón provincial, tuvo que convencer a su mamá. “Cuando empecé, mi vieja no quería saber nada. Yo le seguí los pasos a mi hermano Armando. Le insistí bastante hasta que él me llevó a entrenar. Cuando mi mamá se enteró, fue y me retó en el gimnasio. Pero, bueno, siempre le aposté todo al boxeo. Dejé de estudiar porque me quise dedicar de lleno al boxeo”, soltó.

Y el tiempo le terminó dando la razón a Ismael. La apuesta que hizo le terminó dando sus frutos y ahora está todo en sus manos. En sus puños, literalmente.
 “Mi familia ahora está muy contenta por lo que estoy logrando. Llegar a Europa es algo muy grande para mí, me siento muy feliz de tener esta oportunidad. Quería esta oportunidad pero nunca me imaginé que iba a llegar, estoy muy agradecido”, repitió.

Por último, aseguró que, además de su crecimiento individual, en su paso por España tiene otro gran objetivo. “Lo que más me motiva para dejar todo es el hecho de poder llevar a lo más alto a Campo Grande y a Misiones. Voy a dejar todo para que me vaya bien”, finalizó.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina