Roberto y su muñeca Nala

Domingo 10 de mayo de 2020 | 04:30hs.

Evelin Inés Rucker
Escritor

  uando Roberto eligió su regalo del día del niño en la juguetería a la que había ido con su abuela, una muñeca de plástico, regordeta y con cachetes rosados, extendió sus bracitos pidiéndole upa. O al menos eso creyó ver Roberto.
   Fue corriendo hasta el estante donde estaba sentada y la tomó en sus brazos, la acunó y miró a su abuela a los ojos haciéndole saber que su elección había sido hecha.
   Se escuchó una risita burlona del fondo del local; venía de un muchacho de gorra amarilla que hizo temblar su  bigote al contener una carcajada.
-¡Perfecto! –dijo en voz fuerte y segura la abuela- Es una muñeca hermosa. ¡La llevamos!
   Y tomando de la mano a su nieto, se encaminó hacia la caja para pagar la compra.
   Adela era una abuela sabia, de esas que saben de niños, de juegos y de deseos.
- ¿Ya pensaste qué nombre ponerle? –preguntó mientras esperaba que le dieran el cambio.
- Se llama Nala –dijo Roberto.
   Ahora sí, la carcajada retumbó en la juguetería y el muchacho de bigotes no escondió su burla. Los clientes y empleados se daban vuelta a verlos: a Roberto lleno de ternura con su muñeca en los brazos; al muchacho de gorra que no podía dejar de burlarse. Algunos comenzaron a toser incómodos y, disimuladamente, miraron hacia otro lado.
   Entre las risotadas, que no dejaban de sonar, comenzó a sentirse un silbido entonando una canción de moda.
   Máximo apareció junto a la melodía, desde atrás de unas cajas grandes de rompecabezas. Vestía un uniforme con insignias aladas y cuatro rayas de capitán de vuelo en los brazos de su chaqueta. El kepi de piloto y las gafas lo hacían ver serio, pero la sonrisa inmensa que dirigió a Roberto, iluminó de alegría al local
- ¡Qué linda es Nala! –dijo acuclillándose frente al niño- Me recuerda a la que elegí yo, en este mismo lugar, hace un montón de años. De todos los juguetes que tuve, es el que rememoro con más cariño. La heredaron mis hijas y seguramente estará aún en algún lugar de mi casa. Tendrás que aprender a cambiar pañales y a darle la mamadera; es muy chiquita.
- Sí, sí… -exclamó Roberto, feliz de compartir esta experiencia.
   La cajera comenzó a aplaudir y dos empleados del comercio hicieron lo mismo. La abuela Adela, en puntas de pie, dio un beso en la mejilla a Máximo.
   Al muchacho de gorra amarilla y bigotes, ahora enrojecido de vergüenza, no se lo escuchó más.
- En mi época de niño era más difícil, lo recordará usted –dijo el piloto a la abuela.
   Adela pensó en sus hijos y en ella misma cuando era pequeña.
 -A mí me hubiese gustado jugar con avioncitos –susurró la abuela.
 -Venga entonces, la invito a un vuelo.
   Dando la mano a Adela, a Roberto y a Nala, caminó hacia el aeroclub donde desde el aire pudieron comprobar que no solo los chicos tienen derecho a jugar, también lo tienen las abuelas.Relato inédito. Rucker es docente, crítica literaria y conductora de programas de radio. Integrante de la Asociación de Escritores de Literatura infantil y Juvenil de Misiones, de la Sociedad Argentina de Escritores

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina