Marcha de los días: Tensiones amigas

El gobierno nacional volvió a tener una semana difícil, provocada por dos sectores que le eran afines, "el mercado" y el macrismo. Medidas que no colmaron expectativas y anuncios de fusiones políticas no acordadas inquietaron el clima. Macri aprovechó el remolino para desplazar a Bullrich del PRO y recuperar liderazgo. Misiones confirmó presencia en Tucumán para firmar el Pacto de Mayo y la firma de un gran paquete crediticio con el Banco Nación para fomentar la economía local.
domingo 07 de julio de 2024 | 3:30hs.
Imagen ilustrativa.
Imagen ilustrativa.

La semana que termina estuvo marcada por tensiones. Tensiones en el mundo financiero y tensiones en el mundo político. Tensiones que el gobierno nacional no se esperaba, puesto que quienes las generaron fueron sectores a los que se consideran cercanos al presidente Javier Milei. Es que fueron "los mercados", esa entelequia que no sabemos muy bien cómo se compone, pero que tenemos claro que puede generarle problemas a cualquier gobierno, y el PRO, su aliado político (¿incondicional?), el que le aportó el músculo legislativo necesario para que en el Congreso avancen las leyes que el gobierno tanto necesitaba.

Ambos espacios provocaron que la semana triunfal en la que la Casa Rosada celebró la aprobación de la Ley Bases se esfumara, y que lo que debía ser una semana de preparación para el Pacto de Mayo con el que Milei "refundaría" la Patria se transforme en casi una pesadilla política que incluyó desajustes de la macroeconomía, pérdida de incondicionalidades y hasta reclamos, con chicanas incluidas, de Mauricio Macri hacia Javier Milei.

Así, el Pacto de Mayo, del que ya se conocieron los 10 puntos a tratar y la carta de intención, que merecería un profundo análisis conceptual del texto por algunos apartados que menciona, quedó en un segundo plano de todos los análisis, tapado por la tensión financiera, la interna del PRO y la desaparición del pequeño Loan en Corrientes, que sigue sin resolverse y castiga a la administración del gobernador Gustavo Valdés.

Se espera que la semana próxima el Pacto de Mayo recupere protagonismo cuando el presidente, los gobernadores dialoguistas -entre los que estará el misionero Hugo Passalacqua-, los referentes políticos y algunos ex presidentes, que aún no están del todo confirmados, se reúnan en Tucumán para la firma.

Algo no le gustó al mercado

Los anuncios del ministro de Economía del viernes de la semana pasada no fueron todo lo contundentes que se esperaban. Desde hacía más de seis meses el gobierno nacional insistía con que no podía aplicar su plan central para la nueva economía argentina porque no se aprobaba la Ley Bases. Una vez aprobaba la normativa las expectativas sobre un plan que revolucione el sistema económico argentino se encendieron. Pero lo presentado por el ministro de Economía no estuvo a la altura.

Esto lo hicieron sentir los mercados financieros, que sobre el inicio de la semana arrancaron con los bonos y las acciones argentinas, en especial la de los bancos, en caída libre. El riesgo país dio un salto y los dólares paralelos se dispararon. Al mercado, claramente, no le cayó en gracia que la segunda etapa que anunció el ministro no incluyera una previsión sobre qué pasaría con el cepo al dólar, además de otras cuestiones financieras. Si la herramienta que faltaba era la Ley Bases, ahora que ya está, ¿por qué no se presenta un plan completo? Es lo que se preguntó el mundo económico desde el lunes.

Esto obligó al gobierno nacional a empezar a mostrar otras cartas. El Ministerio de Economía envió esta semana al Congreso un adelanto del presupuesto 2025 en el que fijó un dólar oficial a $1.065 y una inflación del 136%. Además, se reunió con los bancos para darles más detalles del traspaso de las deudas del Banco Central al Tesoro. También debió aclarar con más contundencia cuál será el futuro del cepo. Sobre el final de la semana, todo lo presentado por el gobierno nacional logró calmar, en algo, al sector financiero, que sin confiar plenamente, vuelve a darle tiempo a la gestión económica para seguir avanzando. Ese tiempo, da la sensación, que es cada vez más corto. Porque la recesión se agudiza, todos los indicadores de la economía real siguen con la flecha hacia abajo.

En este contexto, la semana cerró con el gobierno nacional dándole lugar en el gabinete a un nuevo economista, al que desde hace semanas se lo mencionaba para integrarse. Se trata de Federico Sturzenegger, que se hará cargo del nuevo Ministerio de Desregulación y Transformación del Estado. El flamante ministro ya tiene dos participaciones políticas en su haber, que no terminaron de la mejor manera. Fue parte del gobierno de la Alianza y del gobierno de Macri. Un punto en común que tiene con Patricia Bullrich.

Macri movió sus fichas

La tensión política de la semana al gobierno no se la generó ni el peronismo en las calles ni el radicalismo en el Congreso, se la provocó el PRO, un aliado que hasta el miércoles parecía incondicional. Mauricio Macri se encargó, junto a su tropa, de dejar en claro que esa incondicionalidad no es tal. El PRO ratificó su acompañamiento, pero empezó a marcar la cancha y a fijar sus propias prioridades, y lo hizo con reclamos directos a Javier Milei con tres golpes certeros. Y lo hizo días después de que el propio Milei asegurara, en una entrevista televisiva, que la Libertad Avanza y el PRO iban camino a una fusión. El presidente quedó en offside, quizás por la promesa de alguna figura del PRO que terminó siendo corrida de la escena de su partido.

Es que Macri se dio cuenta a los pocos días de asumido Milei de que no podría transformarse en su conductor, por la resistencia de Karina Milei. Por eso entendió que el PRO corría riesgos de desaparecer en una fusión desintegradora con La Libertad Avanza. Es que si a Milei le va bien, absorbe naturalmente el espacio que fundó el expresidente, y si a Milei le va mal, la sociedad también castigaría al PRO en ese proceso. Por eso, después de la Ley Bases, Macri salió a diferenciarse. Todos movimientos de ataque, que en verdad es en defensa del distrito que les interesa en realidad que es la Ciudad de Buenos Aires, donde Milei comenzó a mostrar interés armando su propio espacio.

Primero salió con un comunicado de la fundación Pensar que lleva la firma del propio Mauricio Macri, en el que entre otras cosas elogian la valentía del presidente Javier Milei para llevar adelante los cambios que consideran necesarios para la Argentina, pero en el que también sostienen que los primeros seis meses de gobierno "dejan más interrogantes que certezas" sobre los resultados. Además, aclaran en varios pasajes que el gobierno de Milei representa una continuidad del de Mauricio Macri, quitándoles toda originalidad a las propuestas del Libertario.

El segundo golpe fue un operativo comunicacional que incluyó redes sociales, medios y hasta el Congreso de la Nación, para reclamarle a Milei que cumpla con una orden judicial. Comunicado que incluyó chicanas que leídas entre líneas sugieren que, de no cumplir con lo ordenado, Milei se estaría pareciendo a Alberto Fernández. Golpe duro al orgullo mileinista. El Macri team del PRO salió el miércoles a pedirle al Presidente que le devuelva a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires los 8 mil millones de pesos mensuales de coparticipación que Alberto Fernández les había quitado y que la Corte Suprema de Justicia ya ordenó devolver. Allí le pidieron al presidente que cumpla con la orden de la Justicia y que demuestre que en Argentina hay seguridad jurídica, porque el gobierno cumple lo que la Justicia ordena.

El tercer hecho de tensión, y el más fuerte, fue que la Asamblea del PRO dejó fuera de todo cargo de conducción a Patricia Bullrich. Tener a Patricia Bullrich como presidenta de la asamblea del PRO, algo que asegura había sido acordado entre Bullrich y Macri a principios de año, significaría que en uno de los órganos de conducción del PRO habría un funcionario de alto rango del gobierno nacional. Una fusión de hecho, aún no electoral.

En una estrategia de depuración interna, Macri movió sus fichas y dejó a Bullrich fuera de la asamblea y a todos los bullrichistas fuera de los lugares de conducción. También quedó demostrado los pocos dirigentes que acompañan a la ministra. Una separación de hecho, aunque en lo discursivo tanto Bullrich como sus aliados aseguran que del partido no se retiran. Esto se verá con el pasar del tiempo, y la elección del próximo año será clave para esto. ¿Bullrich y compañía quedarán dentro de las listas del PRO o de la Libertad Avanza? Esta es la pregunta que sobrevuela en estos días, ya que luego de que se conociera que Karina Milei avanzó con el armado de un partido propio en la ciudad, la fusión electoral de ambos se empezó a alejar. Y tras lo sucedido esta semana, la alianza electoral parece lejos, y lo único que se avizora es una alianza legislativa de gobernabilidad.

En el PRO de Misiones se mostraron cercanos a la conducción de Mauricio Macri, a quien el titular del partido en la tierra colorada, el diputado provincial Horacio Loreiro, calificó como "líder natural" del espacio. Los referentes del PRO de Misiones acompañan la idea que el partido de banderas y globos amarillos no debe fusionarse con otros espacios, sino más bien concretar acuerdos y alianzas, sin perder su identidad.

Pacto y gestión

El gobernador Hugo Passalacqua elevó a la Legislatura de Misiones la propuesta de nombramiento como Procurador General de Misiones del juez de Cámara Carlos Giménez, un joven magistrado de carrera en la Justicia provincial que es propuesto para ocupar el lugar que deja vacante por su jubilación Miguel Piñeiro.

Giménez, antes de llegar a ser camarista, fue juez de Instrucción, secretario de juzgado, abogado del sector privado, miembro del Consejo de la Magistratura y del Tribunal Electoral. Con eso, y más, en su currículum, pasará por la zaranda de la Legislatura que deberá aprobar el pliego. Además, en línea con la premisa de agilizar la Justicia y dotarla de herramientas, la Legislatura también tiene para su tratamiento pliegos de jueces de paz, defensores oficiales y otros funcionarios.

La semana que viene el gobernador de Misiones será uno de los protagonistas del Pacto de Mayo; según pudo confirmar este diario el mandatario viajará para asistir al acto que encabezará el presidente de la Nación en la víspera del Día de la Independencia y firmará el documento que propone la Nación. Luego, volverá a Misiones para estar el 9 de julio en el acto oficial de la provincia. La participación de Passalacqua en la convocatoria presidencial confirma la postura que viene sosteniendo el gobierno renovador desde hace ya varios años, esa que se cimienta sobre la idea de que "gobernabilidad con gobernabilidad se paga".

Esta premisa trae beneficios para la tierra colorada, como el amplio paquete de financiamiento que se firmó el viernes pasado entre el gobierno provincial y el Banco de la Nación Argentina, en el cual los empresarios y emprendedores podrán solicitar créditos a tasas subsidiadas que sirvan para el dinamismo de la economía local. Según lo que trascendió desde la administración misionera, se destacan créditos para grandes inversiones de generación de energía a base de biomasa y provisión de gas natural, otra línea crediticia importante será para el sector turístico, la producción forestal, sector yerbatero y tealero. Además, incentivos para la innovación y transformación digital, la financiación de viviendas de maderas y créditos para pequeñas y medianas empresas.

Las líneas de crédito gestionadas por la Provincia ascienden a más de 100 millones de dólares, que sumado a lo que pueda acompañar la provincia subsidiando la tasa entre 7 y 10 puntos de la tasa nominal anual, claramente será una polea de transmisión para intensificar la actividad económica provincial, en un contexto recesivo nacional. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?