Piden promover las capacitaciones para su uso

La inteligencia artificial se robó el protagonismo en la cumbre del G7

Los adelantos tecnológicos acelerados y el riesgo de ciberataques preocupan a los líderes mundiales. Se propuso un plan para coordinar controles y responsabilidades
domingo 16 de junio de 2024 | 6:02hs.

La Cumbre de Líderes del G7 en Apulia, Italia, culminó el viernes con acuerdos en materia de inteligencia artificial (IA), ciberseguridad, cables submarinos, semiconductores, tecnología financiera y otros temas relevantes en el ámbito digital. Particularmente, la IA ocupó un espacio prioritario en la reunión, pues los países del G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) se comprometieron a profundizar su cooperación para aprovechar los beneficios y gestionar los riesgos de esta tecnología.Sumado a todo ello el papa Francisco ofreció un discurso en el que destacó la necesidad de regular el uso de la tecnología sobre la vida humana.

El sitio DPL News recopiló algunas de las principales determinaciones de la Cumbre sobre los cambios a contemplar en las regulaciones a la IA (ver Una herramienta...).

Así, se planteó que desde el G7 lanzarán un plan de acción sobre el uso de la IA en el mundo del trabajo. Los gobiernos acordaron que sus ministerios de Trabajo o equivalentes desarrollarán un plan de acción, que prevea acciones concretas para que el impacto de la inteligencia artificial en el trabajo permita “el trabajo decente y los derechos de los trabajadores”.

Sobre todo, el G7 tendrá que prever mecanismos para mitigar los riesgos de la inteligencia artificial en el mundo del trabajo, debido a que esta tecnología está impulsando la automatización en actividades que antes eran exclusivas de las personas. Por eso, este plan pondrá énfasis en mejorar la capacitación y las habilidades de la población para responder a los cambios en los mercados laborales, y anticipar las competencias que serán necesarias en el futuro.

El G7 anunció también que desarrollará una marca para identificar a las organizaciones que participen e implementen voluntariamente el Código Internacional de Conducta para Organizaciones que Desarrollen Sistemas Avanzados de IA. Dicho código fue diseñado para que las empresas que desarrollan IA apliquen un enfoque basado en riesgos a lo largo de todo el ciclo de vida de un sistema de Inteligencia Artificial.

Los marcos de gobernanza de la IA fueron otro de los asuntos más trascendentales en la Cumbre del G7, donde también participaron el papa Francisco y el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quienes abogaron por una visión inclusiva de la IA.

En su comunicado final, el G7 reconoció la necesidad de adoptar enfoques de gobernanza de la IA que fomenten la inclusión y el desarrollo sostenible, de manera que se maximicen los beneficios de esta tecnología.

En el campo de la ciberseguridad, el G7 reafirmó su apoyo a que todos los estados tengan un comportamiento responsable en el uso de las tecnologías en el contexto de la seguridad internacional.

Ante las crecientes amenazas cibernéticas, el G7 dijo que seguirá aplicando un enfoque que promueva el comportamiento estatal responsable en el ciberespacio, mejore la ciberseguridad de las empresas, y se desarrollen más herramientas para disuadir y responder a posibles riesgos.

“Estamos decididos a contrarrestar las amenazas estratégicas y a exigir responsabilidades a los ciberactores maliciosos. Nuestras instituciones pertinentes intensificarán su trabajo para mejorar el intercambio y la coordinación de información”, advirtieron.

Los líderes mundiales se comprometieron a profundizar su cooperación en materia de conectividad de cables submarinos, para que esta sea segura y resiliente.

Particularmente, trabajarán en rutas estratégicas de conectividad como el Ártico y el Pacífico.

Lula, control e inclusión
El mandatario brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva, que participó en la cumbre en calidad de invitado, aprovechó su intervención para remarcar la necesidad de regular el uso de la inteligencia artificial en todo el mundo. “Necesitamos una gobernanza internacional e intergubernamental de la inteligencia artificial, en la que tengan cabida todos los estados”, dijo Lula en su intervención en la cumbre, según un comunicado difundido por la presidencia brasileña.

La IA, según su visión, debe ser “segura, transparente y emancipadora”, debe respetar los derechos humanos, proteger los datos personales y mejorar la capacidad de los Estados para adoptar políticas públicas a favor del medio ambiente y contribuir a la transición energética.

Una herramienta entre el riesgo ético y la oportunidad de expansión

El papa Francisco, en su discurso ante la Cumbre del G7, planteó preguntas vitales sobre las implicaciones de la tecnología de inteligencia artificial (IA) y su impacto en la dignidad humana. Su presencia histórica en la cumbre subrayó la importancia de consideraciones éticas en el desarrollo y despliegue de la IA. En su discurso ante líderes mundiales, incluido el presidente Recep Tayyip ErdoÄŸan, el papa Francisco destacó la necesidad de que la humanidad aproveche el potencial de la IA sin comprometer la agencia y autonomía humanas. Señaló que relegar el poder de decisión de los humanos a las máquinas podría llevarnos por un camino hacia un futuro sombrío.

Preocupado por cómo la IA podría afianzar el dominio cultural occidental y erosionar la dignidad humana, el Papa llamó a una acción política inmediata. Advirtió sobre los efectos transformadores que la IA podría tener en nuestra percepción de la identidad humana, instando a las naciones a prevenir la emergencia de ‘robots asesinos’ prohibiendo los sistemas de armas autónomas letales. Afirmó que las máquinas nunca deben recibir el poder de poner fin a vidas humanas, y presionó para el cumplimiento de la ética en el avance tecnológico.

Desafíos éticos futuros
Según analistas los desafíos clave de la regulación de la IA incluyen garantizar que la nueva tecnología respete los derechos humanos, la creación de leyes y regulaciones que se mantengan al ritmo de los rápidos avances tecnológicos, prevenir que las desigualdades socioeconómicas se vean exacerbadas por la IA y hacer frente a las repercusiones complejas de la IA en el empleo y la privacidad. Otro desafío importante es establecer una clara responsabilidad por las decisiones tomadas por los sistemas de IA.

El presidente de Microsoft, Brad Smith, y el Papa hablaron en febrero de 2019 sobre el rápido desarrollo de la tecnología, relató Smith en una entrevista con The Washington Post, y Francisco pareció comprender sus riesgos. Cuando Smith se marchó, el Papa lanzó una advertencia. “Mantén tu humanidad”, instó mientras sujetaba la muñeca de Smith. En los cinco años transcurridos desde aquella reunión, la IA se ha convertido en algo inevitable, como el propio Papa descubrió el año pasado cuando unas imágenes virales suyas con una chaqueta de Balenciaga anunciaron una nueva era de falsificaciones. Y a medida que la tecnología ha proliferado, el Vaticano se ha posicionado como la conciencia de empresas como Microsoft y ha surgido como una voz sorprendentemente influyente en el debate sobre la gobernanza global de la IA.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?