¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Misiones, espejo de preocupaciones

El país mirando a Misiones. Todos preocupados, pero no por nosotros, por ellos mismos. Entonces ¿es este solo un conflicto salarial provincial?
domingo 26 de mayo de 2024 | 6:00hs.
El epicentro de la manifestación, sobre la avenida Uruguay de Posadas. //Foto: El Territorio.
El epicentro de la manifestación, sobre la avenida Uruguay de Posadas. //Foto: El Territorio.

Ya perdí la cuenta de la cantidad de salidas al aire en medios de distintos puntos del país que tuve desde el viernes 17 de mayo cuando comenzó la protesta de la Policía, lo que si les puedo decir es que hablé con medios desde Santa Cruz hasta Salta, pasando por Río Negro, Neuquén, Buenos Aires (provincia y Amba), San Luis, Córdoba, Santiago del Estero, Corrientes y Chubut. Todos mirando a Misiones. Todos preocupados, pero no por nosotros, por ellos mismos. Entonces ¿es este solo un conflicto provincial?

La pregunta recurrente, más allá del cómo estamos en cada instante, es ¿Cómo llegaron a esto? Y ahí hay dos aristas, una la política, en la que hay un listado de errores no forzados cometidos desde diciembre para acá que en esta ocasión no voy a detallar porque son propios de Misiones y no es aplicable a otras provincias. La otra arista es económica, y esa sí que es reflejable en otros distritos.

En todos los casos, tras la explicación -que ya me suena repetitiva- la respuesta del otro lado, casi con pesar, es "acá estamos igual". Nuestra realidad les refleja la propia. La motosierra del gobierno nacional arrancó en diciembre y taló gastos a diestra y siniestra. Los gobiernos provinciales, en muchos casos callados, vieron caer sus recursos mientras a los empleados públicos la inflación les licuaba el sueldo a una velocidad inusitada.

Nada de obra pública, nada de fondos discrecionales, eliminación del Fondo Nacional de Incentivo Docente, recesión que provoca caída de recaudación propia y coparticipada. Todo eso en un contexto inflacionario, con el Índice de Precios al Consumidor alcanzando el 79,1% desde diciembre hasta abril. Todo impactando contra las cajas provinciales, que por estos días no encuentran por donde recortar gastos sin provocar daño en sus relatos o en sus funcionamientos.

Muy resumidamente, porque la explicación minuciosa sería para un informe de 10 páginas, lo que les digo es algo así. Misiones por su actividad económica está entre las provincias que más aportan al país en materia de recaudación, y tiene una estructura administrativa que responde a eso. No es perfecta y que tiene algunos puntos para mejorar, pero antes de la motosierra funcionaba. Pero en materia de coparticipación está entre las del fondo del pelotón en cuanto a fondos que recibe. Se produce ahí un desfasaje entre lo que aporte y lo que recibe, y lo que necesita para sostenerse.

Todos los gobiernos, y cuando digo todos son todos, equilibraron ese desfasaje con obra pública y fondos discrecionales. Obras Públicas que sostenían la infraestructura provincial y de municipios y fondos discrecionales que se destinaban en gran parte a programas de desarrollo económico como pueden ser los créditos blandos a la industria o la producción. En ese contexto, la recaudación propia era volcada a sueldos, gastos de funcionamiento e inversiones para el desarrollo.

Pasada la motosierra por la obra pública y los fondos discrecionales, en medio de una recesión que hizo desplomar las recaudaciones y con una Argentina que se volvió cara en dólares y ahuyentó a brasileros y paraguayos que movilizaban la economía de frontera, Misiones se encontró con que debe afrontar todo ese paquete de gastos con la recaudación propia. Y en pleno invierno la frazada quedó corta, cuando tapas los pies se destapa el tronco. Así, cuando querés ayudar a los municipios con el empedrado o el asfalto, se te atrasan los sueldos. Cuando querés ayudar a la industria con crédito blando para el desarrollo, te faltan fondos para promover incentivos al consumo, y así todo el tiempo.

Esto, en las demás provincias, también está pasando. Por lo tanto, lo que hoy vive Misiones, es posible que otras provincias también lo vivan en el corto plazo.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?