Los alimentos escasean y casi no hay combustible

Gaza recibió ayuda humanitaria por muelle que le fabricó EE.UU.

La vía marítima ofrece esperanza ante las restricciones impuestas a los pasos fronterizos y los combates constantes. Se enviarían unos 150 camiones diarios
sábado 18 de mayo de 2024 | 6:02hs.

Camiones cargados con ayuda humanitaria de primera necesidad recorrieron por primera vez ayer el muelle flotante construido por Estados Unidos hasta el asediado enclave de Gaza, en un momento en que las restricciones impuestas por Israel en los pasos fronterizos y los intensos combates dificultan la llegada de alimentos y otros productos básicos a la población.

El envío es el primero de una operación que, según el ejército estadounidense, podría llegar hasta los 150 camiones diarios, mientras Israel continúa presionando la ciudad de Rafah, en el extremo sur del enclave, en su ofensiva de siete meses contra Hamás. Pero Estados Unidos y los grupos humanitarios han advertido que el muelle no sustituye al envío por carretera de los alimentos, el agua y el combustible que se necesitan en Gaza. Antes del inicio de la guerra, Gaza recibía, en promedio, más de 500 camiones con ayuda al día.

El éxito de la operación sigue estando en duda debido al riesgo de un ataque insurgente, a los obstáculos logísticos y a la creciente escasez de combustible para los camiones debido al bloqueo fronterizo impuesto por Israel tras la incursión de Hamás el 7 de octubre en el sur del país, que dejó 1.200 muertos y unos 250 rehenes. Desde entonces, la ofensiva israelí se ha cobrado la vida de más de 35.000 palestinos, de acuerdo con las autoridades de salud locales. Cientos de personas más han muerto también en Cisjordania.

Las agencias de ayuda señalan que los alimentos se agotan y que hay cada vez menos combustible en el sur de Gaza, mientras que la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), por sus siglas en inglés) y el Programa Mundial de Alimentos de la ONU dijeron que ya hay una hambruna en el norte de Gaza. Las tropas terminaron el jueves de instalar el muelle flotante, y el Mando Central del ejército estadounidense dijo que el primer cargamento de ayuda cruzó hacia Gaza a las 9 de la mañana del viernes. Indicó que ningún soldado estadounidense pisó las costas en la operación.

El Pentágono dijo que no se esperaban retrasos en el proceso de distribución. El plan de Estados Unidos es que la ONU, a través de su Programa Mundial de Alimentos, se haga cargo de la asistencia una vez que el ejército deje el muelle. Esto implica coordinar la llegada de los camiones vacíos y su registro, supervisar la transferencia a los camiones de los productos que llegan a través del muelle flotante, su despacho a almacenes en Gaza y, finalmente, la entrega de suministros a los grupos de ayuda para su distribución.

El Reino Unido dijo que envió parte de su ayuda para Gaza en el primer cargamento que llegó a tierra, e incluyó los primeros de un total de 8.400 kits de refugio temporal, hechos de hojas de plástico. También dijo que, en las próximas semanas, llegará más ayuda, que incluirá 2.000 kits de refugio adicionales, 900 carpas, cinco montacargas y 9.200 kits de higiene.

“Esta es la culminación de un hercúleo esfuerzo conjunto internacional”, dijo el primer ministro británico Rishi Sunak. “Sabemos que la ruta marítima no es la única respuesta. Necesitamos que se abran más rutas terrestres, incluso a través del cruce de Rafah, para garantizar que llegue mucha más asistencia de manera segura a los civiles que necesitan ayuda desesperadamente”.

Hasta la tarde de ayer, la distribución de la ayuda aún no comenzaba, dijo un funcionario de la ONU que habló desde el anonimato debido a la sensibilidad del tema. El funcionario dijo que el proceso de carga y descarga aún estaba en proceso.


Israel negó acusación de genocidio

Israel negó categóricamente ayer las acusaciones de genocidio y dijo ante el máximo tribunal de Naciones Unidas que está haciendo todo lo posible para proteger a la población civil en su campaña militar en Gaza. La Corte Internacional de Justicia dio por finalizada la tercera ronda de audiencias sobre las medidas de emergencia solicitadas por Sudáfrica, que sostiene que la incursión militar israelí en Rafah, en el sur del territorio, amenaza la “supervivencia misma de los palestinos en Gaza” y pidió al tribunal que ordene un alto el fuego. Tamar Kaplan-Tourgeman, miembro del equipo legal de Israel, defendió la conducta del país afirmando que ha permitido la entrada de combustible y medicamentos al sitiado enclave. “Israel toma medidas extraordinarias para minimizar el daño a los civiles en Gaza", dijo ante la CIJ, con sede en La Haya.

Una manifestante interrumpió brevemente el alegato final de Kaplan-Tourgeman al grito de “mentirosos”.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?