Opinión

Ser o no ser un país federal: el federalismo fiscal (Parte i)

domingo 07 de abril de 2024 | 6:02hs.

Por Luis Miguel Palma Abogado y docente
luismiguelpalma05@gmail.com

Podríamos decir que la frase del título extraída de la obra Hamlet, de Shakespeare, en cierta manera podría aplicarse a esta situación transpolándola, aunque en este caso para demostrar una triste realidad como la de Hamlet que se encuentra en una disyuntiva luego de un sueño espantoso que lo lleva a representarse la muerte y el suicidio antes de no ser nada.

En realidad y a riesgo de ser exagerado con el ejemplo, digo y pregunto: ¿Qué somos o qué no somos? Una República Federal o Unitaria, ya que esta nota es la continuación de la histórica y eterna novela política del gobierno nacional con las provincias de la República Argentina por la Coparticipación Federal y que ya explicara en otros artículos, pero lo refresco. El Régimen de Coparticipación, que es el mecanismo de coordinación y armonización de las potestades tributarias concurrentes que poseen las provincias y la Nación a fin de evitar que se genere doble o múltiple imposición, al superponerse el ejercicio simultáneo de dichas facultades de crear y cobrar impuestos.

En criollo es como se reparte la torta de recursos impositivos entre el fisco nacional y las provincias. Para que se entienda daré dos ejemplos recientes: el primero de ellos se dio cuando la Nación, con la Presidencia de Alberto Fernández, quería disminuir los porcentajes de los montos correspondientes a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en cuanto a la coparticipación federal y el porcentaje superior que se le había dado a esta última en el gobierno de Macri por el traspaso de la Policía. Se judicializó. Ahora bien, ¿cuál es la cuestión o el Thema decidendum esta vez? El caso Chubut en el que se origina la controversia en una deuda contraída por la provincia con el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial, que depende de la Nación. Chubut solicitó refinanciarla, pero el Gobierno nacional la descontó directamente de la parte o monto de coparticipación que tenía. El gobernador de Chubut, Ignacio Torres (PRO), acusó al Gobierno nacional de retener ilegalmente $13.500 millones de la coparticipación de la provincia. Torres advirtió que si la Nación no entregaba los recursos, Chubut no entregaría su petróleo y gas. El gobierno de Javier Milei respondió con un comunicado en el que señalaba que la retención de esos fondos obedecía a una deuda que la provincia mantiene con la Nación. El 27 de febrero la Justicia federal de Rawson concedió una “medida autosatisfacía” y dispuso el cese de esta retención por parte de la Nación (no la devolución). El Gobierno nacional apeló el fallo y creería van a utilizar la herramienta del per saltum para que el caso vaya directamente a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que decidirá finalmente. En otras palabras, esto ya está judicializado, pero ¿cómo siguió la cosa? A los pocos días del problema antes comentado y en la apertura de las sesiones del Congreso el Presidente Milei le puso paños fríos a su discurso ante los gobernadores bajando varios cambios y cuyo tema central, y a mi juicio más destacado institucionalmente, puedo decir fue la convocatoria para el 25 de mayo en la ciudad de Córdoba en donde se debatirán entre otros puntos esta cuestión de la Coparticipación Federal de la recaudación de impuestos.

Ahora bien, son dos casos para ejemplificar la situación fiscal federal relativa a la falta de tratamiento y dejadez de los sucesivos gobiernos desde el año 1994 en que se reformó la Constitución y se estableció en la Cláusula provisoria sexta del Artículo 75 relacionada con las funciones del Congreso, una de ellas es que se debe crear por ley un nuevo sistema de Coparticipación Federal. ¿Qué pasó con esto? Hasta la fecha absolutamente nada. Nunca se dictó la ley, que es importantísima. ¿Por qué? Como ya explicara, el Régimen de Coparticipación que es el mecanismo de coordinación y armonización de las potestades tributarias concurrentes que poseen las provincias. Nada más y nada menos. Esto es importantísimo.

La cuestión es que el régimen de la Ley de Coparticipación Federal de Recursos Fiscales N° 23.548, sancionada en enero de 1988. Que fueron emparchando como podían con Pactos de Responsabilidad Fiscal y otras medidas que lo único que hicieron fue complicar más el panorama .y esa ley es la que está vigente en la materia Resumiendo nunca se dictó la nueva ley de coparticipación que ordenó la Constitución en 1994 y que debía estar lista para el año 1996 (no se hizo).

Citando al doctor Álvarez Echagüe, colega y amigo, quien amablemente me brindó mucha información del Instituto de Estudios Fiscales de la Argentina, y dice que este es un tema demasiado importante como para no ocuparse inmediatamente y no esperar hasta mayo para ver en qué se ponen de acuerdo la Nación y las Provincias. De esta manera al menos se podrían haber evitado estas cuestiones de simple interpretación, ya que va de suyo que todas las provincias que se sientan afectadas harán lo mismo que Chubut y de hecho ya lo hicieron otras respecto de la inconstitucionalidad de la Ley de Coparticipación, pero con medidas cautelares que sólo cortan o interrumpen efectos inmediatos y no de fondo, lo que sólo se verificará en la realidad si algún juez competente lo declara, para lo cual es necesario que alguna de las jurisdicciones involucradas lo peticione pero no lo hicieron. A mi criterio, que comparto con grandes especialistas en la materia, la ley de coparticipación vigente es inconstitucional, porque no fue creada bajo el paraguas de la Constitución de 1994, que ordenó el dictado de una nueva ley que hasta ahora no aparece

El profesor italiano Víctor Uckmar sostenía, con mucha razón, que el federalismo es federalismo fiscal o no hay federalismo, y el constituyente, en la reforma de 1994, no sólo constitucionalizó ese régimen (pese a la opinión contraria de muchos especialistas), sino que, además, ordenó que debía dictarse un nuevo Régimen de Coparticipación antes de finalizar el año 1996 (Cláusula Transitoria Sexta), lo que hasta el momento no se ha cumplido, pese a algunos intentos que fracasaron a poco de empezar. Dicho incumplimiento determina inexorablemente que la Ley de Coparticipación que está vigente sea inconstitucional, aunque no sólo por ello, sino también, y especialmente, porque la norma vigente no cumple con los parámetros que la reforma constitucional ordenó debe contener el Régimen de Coparticipación, que son varios ítems, tales como que la distribución se efectuará en relación directa a las competencias, servicios y funciones de cada una de las jurisdicciones lo mejor representado sobre esta cuestión volviendo bien atrás en la historia es la famosa frase de Juan Bautista Alberdi: “No hay problema argentino que no dependa del tema económico”.

Concluyo diciendo que esta es una responsabilidad de los Gobernadores y del Ejecutivo de la Nación que deberán usar el sentido común y buscar de forma urgente crear por medio de sus legisladores un nuevo régimen legal de coparticipación, ya que de quedar así las cosas, le puede pasar a cualquiera de las provincias que harán seguramente algún planteo legal que puede durar mucho en resolverse en la Corte Suprema.

En la segunda entrega seguiré con los posibles sistemas que existen en el mundo para distribuir los recursos y ver si entra algo de esto en la cabeza de los legisladores y miembros del PEN.



Socio del Estudio Palma, Lucas, Pérez /Abogados y Brokers en Comercio Exterior- Posadas

¿Que opinión tenés sobre esta nota?