Lesa humanidad

Casación desbarató un intento de dos genocidas

sábado 23 de marzo de 2024 | 6:02hs.

Un día después de que Javier Milei asumiera la presidencia, dos abogados de represores se presentaron ante la Cámara Federal de Casación –el tribunal por donde pasan todas las decisiones que se toman en las causas de lesa humanidad– para pedir que se definieran las reglas por las que los mayores de 70 años pueden acceder al beneficio de la detención domiciliaria.

No estaban ante un problema acuciante porque el 77% de los detenidos de lesa está en sus casas, pero querían un gesto político de la Justicia a tono con el gobierno de La Libertad Avanza (LLA). Casación rechazó el pedido y, de esa forma, desbarató la principal apuesta para socavar el proceso de verdad y justicia.

Los abogados Saint Jean y María Laura Olea eligieron el caso de Diego Chemes para pedir un plenario en la Cámara de Casación en el que se discutieran los alcances de la domiciliaria para adultos mayores. Chemes es un genocida básicamente desconocido, pero si su intento prosperaba, podría ser la llave para otros más notorios como Alfredo Astiz o Jorge Acosta. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?