martes 16 de abril de 2024
Nubes 21ºc | Posadas

No se prevé un final cercano del conflicto

Barco con ayuda humanitaria partió desde Chipre hacia Gaza

El objetivo de la embarcación, que inaugura una ruta marítima, es bajar el nivel de hambruna de la población civil

miércoles 13 de marzo de 2024 | 6:02hs.
Barco con ayuda humanitaria partió desde Chipre hacia Gaza
Cientos de niños esperaban el lunes por una ración de comida.
Cientos de niños esperaban el lunes por una ración de comida.

Un barco de ayuda humanitaria cargado con unas 200 toneladas de alimentos zarpó ayer hacia Gaza en una prueba piloto para la apertura de un corredor marítimo hasta el territorio, donde cientos de miles de personas están al borde de la hambruna cinco meses después del inicio de la guerra entre Israel y Hamás.

Los alimentos fueron recopilados por World Food Kitchen, la organización benéfica fundada por el célebre chef español José Andrés, y se trasladan a bordo de una barcaza adosada al barco de la ONG española Open Arms. La embarcación partió desde Chipre y se espera que llegue a Gaza en dos o tres días. Por su parte, Estados Unidos anunció el jueves que planea construir un muelle en el enclave costero para facilitar la llegada de ayuda, pero es posible que pasen varias semanas hasta que esté operativo. El gobierno del presidente Joe Biden ha proporcionado ayuda militar crucial a Israel al tiempo que pedía a su aliado que facilitase la entrada de más ayuda humanitaria.

Guerra sin final

La guerra, que comenzó tras el asalto de Hamás al sur de Israel el 7 de octubre, se ha cobrado la vida de más de 30.000 palestinos en Gaza y ha desplazado a alrededor del 80% de sus 2,3 millones de habitantes. Según Naciones Unidas, un cuarto de los gazatíes pasa hambre porque no pueden encontrar alimentos suficientes o no pueden permitirse sus exorbitantes precios. Estados Unidos, Qatar y Egipto han intentado negociar un alto el fuego y la liberación de los rehenes cautivos en Gaza antes del inicio del mes sagrado del islam, el Ramadán, que comenzó el domingo, pero las conversaciones se estancaron la semana pasada luego de que Hamás pidió que cualquier pausa temporal en los combates incluyese garantías para el final de la guerra.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu ha prometido ampliar su ofensiva a Rafah, una ciudad en el extremo sur del enclave donde se ha refugiado la mitad de la población, y seguir combatiendo a Hamás hasta que esté totalmente desmantelado y todos los rehenes hayan regresado a casa.

La guerra amenaza con propagarse por Oriente Medio mientras grupos respaldados por Irán y aliados de Hamás intercambian fuego con las fuerzas estadounidenses e israelíes. El ejército de Israel dijo que el lunes se dispararon unos 100 proyectiles desde Líbano a territorio israelí, en una de las mayores andanadas desde el inicio del conflicto en Gaza.

No se reportaron daños personales ni materiales de inmediato en un operativo que parecía responder a los ataques aéreos israelíes de la víspera sobre Líbano. Israel y el grupo insurgente libanés Hezbollah han intercambiado disparos casi a diario desde el 7 de octubre.

Hambruna

Los grupos humanitarios dicen que es casi imposible repartir ayuda en gran parte del enclave palestino debido a las restricciones israelíes, a los combates y a la anarquía luego de que la policía gestionada por Hamás haya desaparecido prácticamente de las calles.

Israel afirma que no limita la entrada de ayuda humanitaria a través de los dos cruces fronterizos terrestres abiertos en el sur. Pero las agencias de la ONU y las organizaciones humanitarias sostienen que no siempre pueden distribuir los suministros una vez que llegan al enclave por problemas de seguridad y logísticos, y han pedido a las autoridades israelíes que habiliten más pasos.

Las condiciones son especialmente duras en el norte de Gaza, que quedó prácticamente arrasado y está aislado por las fuerzas israelíes desde octubre.

Se cree que en la zona quedan unos 300.000 palestinos que desoyeron las órdenes de evacuación israelíes, y en las últimas semanas muchos se han visto obligados a tomar comida para animales. El lunes, en el primer día del habitualmente festivo mes de Ramadán, niños con cacerolas habían fila en un comedor benéfico en el campo de refugiados urbano de Jabaliya. Cada uno recibía una pequeña porción de zanahorias y batatas cocidas para romper el ayuno que va desde el amanecer a la puesta de sol. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias