jueves 23 de septiembre de 2021
Muy nuboso 22.7ºc | Posadas

Elecciones en el huerto de Jacobo

domingo 15 de agosto de 2021 | 6:00hs.
Elecciones en el huerto de Jacobo

Preámbulo de la Constitución del Huerto:

“Yo, Jacobo, dueño, amo y señor del Huerto, en el entendimiento de que es necesario promover la unión y la amistad entre todas las especies que lo habitan, afianzar la cooperación de las familias a los fines de un desarrollo armonioso y dinámico de la población, fomentar la práctica de la solidaridad como única forma de consolidar el bien común y obtener la mejora progresiva de la rentabilidad de la tierra; decreto, establezco y proclamo esta “CONSTITUCIÓN” que habrá de regir, de ahora en más, la vida comunitaria en estos sembradíos.”

Con este encabezado el hortelano redactó los estatutos organizativos del huerto determinando la forma democrática de gobierno, los reglamentos para la conformación de los frentes políticos, los fines y principios a ser tenidos en cuenta por quienes obtuvieran el apoyo de sus pares para acceder al gobierno de la parcela, los métodos de elección, atribuciones, obligaciones y deberes de los gobernantes electos y la duración del mandato. Declaró su prescindencia respecto de preferencias hacia individuos o especies determinadas y promulgó la presente “Carta Magna” de la plantación. Jacobo escribió:

Art. 1.- “El frente que gane reinará en el plantío, pero de todo lo producido, la mitad, luego de abonados los gravámenes de la renta de la tierra, será de Jacobo.

Art. 2.- Los vencedores gobernarán el huerto y delinearán los trazos, la profundidad y la extensión de los surcos de siembra; elegirán los productos destinados a combatir las malezas y los que contribuyan a la productividad del suelo; seleccionarán a los operarios que habrán de manejar las máquinas y los instrumentos de laboreo; se encargarán de almacenar insumos, semillas y frutos de las cosechas; establecerán las políticas de control y/o, en su caso, de fomento, de insectos, roedores, parásitos, hongos y pájaros predadores; decidirán las zonas de multiproducción y las de producción homogénea; alentarán el cultivo de especies determinadas según el calendario de siembra y la adaptabilidad del suelo; estudiarán el clima y tomarán las previsiones ante el anuncio de sequías, inundaciones, granizadas, etc.; señalarán áreas protegidas y adquirirán los insumos para el efecto (media sombra, lonas, plásticos y otros).

Art. 3.- Gobernarán con honestidad y sentido común privilegiando el progreso de la comunidad y la equidad en la promoción de políticas de desarrollo para todas las especies de manera de conseguir el aumento progresivo de la producción durante cada una de las administraciones que se sucedan a partir de esta Constitución y al final de cada unidad de tres ciclos, su duplicación.

Art. 4.- Trabajarán sin descanso todas las estaciones del año y después de un ciclo completo irán a descansar luego de convocar a nuevas elecciones para elegir al frente que habrá de sucederlos en el gobierno de la plantación.

Art. 5.- En caso de alentar políticas de supremacía de unas especies sobre otras, los miembros del gobierno serán castigados con la exclusión a perpetuidad de los actos eleccionarios y de comprobarse daños severos en los intereses de sus gobernados o el avasallamiento de sus derechos, serán condenados a la extinción de la especie a la que pertenezcan y sus espacios destinados al cultivo de las especies dañadas.

Art. 6.- Queda terminantemente prohibida la reelección. Esa práctica es ofensiva a la razón y vulnera el derecho de igualdad de oportunidades. Los miembros activos de cualquier administración solo podrán renovar sus candidaturas después de 10 períodos (ciclos) de gobierno.

Art. 7.- Dado en el huerto de Jacobo a los 31 días del mes número doce del año en curso, teniendo presente que el mes de septiembre es el número siete, el mes de octubre el número ocho, el mes de noviembre el número nueve y el mes de diciembre el número diez. Notifíquese. Archívese. Regístrese”

Justamente con los estatutos se publicó el bando de convocatoria a elecciones fijando un plazo de quince días para la presentación de las listas de candidatos y 30 días para la realización del acto comicial. Al término del primer plazo, cuatro frentes cumplimentaron la presentación de avales ante el Tribunal Electoral, el Frente de la Batata, El Frente del Choclo, el Frente del Zapallito de Tronco y el Frente de la Berenjena. Una vez efectuado el control de las firmas acompañadas y habiendo sido corregidas por los respectivos apoderados las observaciones formuladas, las cuatro listas fueron oficializadas.

A los efectos de resolver las cuestiones legales de los comicios y a solucionar posibles disputas de la militancia por el uso de espacios comunes de distribución de votos, pegatina de afiches, parlanteadas a toda hora, instalación de gazebos de distribución de semillas, nutrientes, agua y abonos, colocación de pasasenderos, etc. fueron instituidos el Tribunal Electoral de Primera Instancia integrado por los Dres. Pala, Azada y Guadaña y el tribunal Supremo para control y resguardo de las decisiones del primero. En estos estrados de alzada fueron designados los Dres. Arado, Carretilla y Rastra, quienes obtuvieron las mejores calificaciones en un concurso de oposición y antecedentes sin mácula. Rápidamente, Sus Señorías se avocaron a la materia encomendada.

La cuenta regresiva hacia el día “D” comenzó el día siguiente de la publicación de las listas en las gacetillas de la plantación y todos sus habitantes tomaron nota de los integrantes de cada una. El Frente Rosado llevaba a doña Batata como candidata a gobernadora y en escala descendente de jerarquía, a los señores Nabo, Acelga y Rábano; por el Frente Amarillo se anotó el Choclo como candidato a gobernador, seguido de sus correligionarios Cebolla, Arveja y Morrón; En el Frente Verde inscribieron sus nombres el Zapallito de Tronco (candidato a gobernador) y sus ayudantes, Mandioca, Lenteja y Repollo y por el Frente Violeta lo hicieron la Berenjena (candidata a gobernadora) y en los puestos complementarios los señores Frijol, Remolacha y Alcaucil.

Ni bien iniciada la campaña electoral, surgieron alineaciones naturales que fueron promocionadas con mucha bulla por cada uno de los frentes. Los del Frente de la Batata sumaron a Zanahorias, Rabanitos y Papas; por apoyar la candidatura del Choclo se pronunciaron entusiastamente Chauchas, Sojas y Garbanzos; sin dudar, detrás del Zapallito de Tronco se anotaron los Zapallos de sus hermanos, Coliflores, Avenas y Habas y cerraron filas detrás de la Berenjena, Tomates, Pepinos y Rúculas.

Estaba claro el panorama pero muchos indecisos hacían dudar del resultado de la elección. Como siempre, marcaron presencia en este sector los Albahaca, cada cual con su amiga la Nuez Moscada, también dijeron que querían a ésta pero les gustaba aquel, todos los Pimientos, Achicorias, Oréganos, Tomillos, Cebollas de Verdeo, Berros y Chuchús; en esta misma línea se ubicaron las familias de Hinojos, Guisantes, Ajíes y Laureles y, aclarando ser independientes y de decisión espontánea en el cuarto oscuro, Ruibarbos, Brócolis, Escarolas y Espárragos. Más alejados, atrapados entre la duda y el voto en blanco, se manifestaron los Jengibres, las Alcachofas y los Ajos.

Así las cosas el clamor de la contienda electoral se hizo sentir en las cuatro esquinas del huerto. El silencio habitual de la plantación dio paso a la histeria de los altavoces anunciando las virtudes de los postulados desde centros operativos ubicados en zonas de cultivo, compostador, caseta de herramientas y boca de riego. De la noche a la mañana, pasillos y surcos se vieron cruzados por pasasenderos con leyendas como “Choclo Gobernador”, “Vote Lista Rosada”, “El Zapallito no falla” “Porque es buena vote Berenjena”. En canteros, bateas de cultivo, cercas y árboles del lugar la gigantografía hizo su negocio colgando imágenes de candidatos sonrientes, más aptas para campañas odontológicas que para respaldar hipotéticas gestiones de gobierno.

La campaña se deslizó sin mayores problemas sobre el calendario -salvo el comentado encontronazo de la Batata con el Choclo en el bancal de plantas perennes, verificado una semana antes de los comicios- Nadie sabe el motivo por el cual los asistentes de los candidatos y sus jefes de campaña no previeron el cruce ni que pudiera ocurrir con las derivaciones que tuvo. Ningún partido había dispuesto introducir espías en las cercanías de los frentes rivales de manera de conocer sus movimientos y tratar de contrarrestar sus tácticas. Por este imperdonable olvido ocurrió lo inesperado.

Justo cuando la Batata (rodeada de rosadas huestes) articulaba un encendido discurso en un mitin improvisado en el sector de la población añeja del sembradío, se apersonó el Choclo con una abundante comitiva y copó el lugar poniendo en funcionamiento el sonido adicional que movilizaba. En un santiamén el discurso de la Batata quedó diluido en la batucada infernal desplegada por la falange amarilla (es de resaltar que el Frente del Choclo había reservado el lugar con anticipación y contaba con el permiso de reunión instituido por la autoridad) y de allí en más, todo fue un sinsentido que terminó de la peor manera.

La Batata (que no se abatató en ningún momento) se abalanzó sobre el Choclo tomándolo de los cabellos y lo zamarreó a gusto antes de arrojarlo sobre los equipos de sonido que al caerse desconectaran del toma-corrientes. El silencio que sobrevino se vio interrumpido por el aullido de la incondicional Cebolla (aliada del Choclo y segunda en la fórmula) al lanzarse sobre la Batata para vengar su arrebato. Estalló el caos. Rosados y amarillos se trenzaron en una batalla campal que tuvo un final abrupto cuando los solemnes tribunales electorales llegaron al lugar vestidos de negras togas y sombreros al tono. Fue el fin de la participación de la Batata y el Choclo en esas lides. Eran los candidatos más fuertes y cayeron por efecto de esa misma fortaleza.

Favorecidos por la suerte, los dos Frentes que quedaban en campaña se ajustaron impecablemente al reglamento electoral, transcurriendo serenamente para ambos la semana previa al comienzo de la veda. Llegado el día, aliviados de no tener que confrontar con los pesos pesados (ahora los ángeles caídos del Huerto), los dos candidatos se encomendaron a San Isidro y a primera hora concurrieron a depositar sus votos en urnas que habían sido habilitadas en sitios como el bancal de mantenimiento, la caseta de las herramientas y los semilleros.

La jornada de votación transcurrió con normalidad en todos los extremos del sembradío, registrándose al cierre, una asistencia del noventa por ciento de los empadronados. Cuando el Tribunal Electoral de Primera Instancia comunicó las cifras obtenidas por uno y otro candidato y los votos en blanco registrados, el asombro ganó a más de uno. El Zapallito de Tronco había ganado de zapallo: 1.242 votos para los Verdes, 1.241 votos para los Violetas, 1voto en blanco y uno impugnado por partida doble porque se pronunciaba por las dos boletas en disputa (las malas lenguas atribuyen el último voto al voto resentido de la Batata)

De este modo y con el pronunciamiento del Supremo, en el huerto de Jacobo se instituyó el gobierno del Frente del Zapallito de Tronco conformado por el gobernador, don Zapallito de Tronco, su vicegobernadora, doña Mandioca, la ministro de gobierno, doña Lenteja, y el ministro de operaciones hortícolas, don Repollo. Si cumplieron los estatutos del Huerto habrá de verse al final del mandato.

 

Norma Nielsen

Nielsen es cuentista, poetisa y compositora de música. Tiene varias publicaciones y participó en antologías.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias