sábado 25 de septiembre de 2021
Cielo claro 15ºc | Posadas

San Pedro e Irigoyen, las zonas más críticas

miércoles 28 de julio de 2021 | 6:04hs.
San Pedro e Irigoyen, las zonas más críticas
Ricardo cubre las plantas de arándanos con una manta térmica especial para estas situaciones. Foto: Carina Martínez
Ricardo cubre las plantas de arándanos con una manta térmica especial para estas situaciones. Foto: Carina Martínez

San Pedro, junto a Bernardo de Irigoyen, es uno de los municipios que registran las temperaturas más bajas y con heladas más intensas. Por eso, los productores refuerzan técnicas de cobertura para no perder la zafra del año, pues las pérdidas pueden superan ampliamente el millón y medio de pesos.

Uno de los casos en el cual el productor se encuentra expectante y atento es el exótico cultivo de arándanos que lleva adelante Ricardo Werner con su esposa Maximiliana Báez Dos Santos en colonia San Jorge, a unos seis kilómetros de la zona urbana. La planta resulta muy afectada por las heladas y puede significar pérdida total.

Luego de las terribles experiencias de años anteriores, la familia este año logró que desde el gobierno provincial le brindaran una manta térmica agrícola para cubrir la plantación. Son cerca de 4.500 metros de manta térmica que recibieron y con ello cubren gran parte del cultivo.

Es que debajo de esa protección las plantas encantan y entusiasman con su etapa de floración, beneficiando a las abejas que se deleitan con el polen de los pimpollos completando el ciclo de polinización. Cada flor en pocas semanas se transforma en fruta y en ambas etapas, tanto en floración como en desarrollo de las frutas, las heladas pueden terminar con el producto final. La planta en sí no sufre daño y una vez finalizado el invierno comienza a brotar.

Este año, la expectativa es muy buena y con esta alternativa de cobertura más la implementación de un sistema de poda, la familia se entusiasma porque podría obtener recursos para seguir invirtiendo en dicho cultivo.

“El año pasado perdimos todo con la helada del 20 de agosto del 2020, se quemó toda la fruta. Perdimos más de 1,5 millones de pesos. La última fue muy fuerte, perjudicó un 5%, afectó algunas plantas donde no se llegó a cubrir  bien. El viento nos juega en contra porque daña la manta térmica, toda nuestra zafra depende de la efectividad de este material”, indicó Werner.

Las mantas, que miden entre 2 y 3 metros de ancho, son puestas sobre las plantas, evitando que dañen a las flores. Colocarlas representó un arduo trabajo para la familia que se esforzó aún más, ya que de lo contrario poca sería la esperanza ante este desalentador pronóstico. “Es laborioso colocar, cada cuatro metros están prendidas a las plantas; hay otras técnicas, pero no tenemos los recursos para comprar los materiales. En la helada pasada los resultados fueron muy buenos. Esperemos sea el último frío intenso y de salir todo bien, para mediados de septiembre, inicios de octubre, Dios quiera, estemos mostrando la cosecha”, señaló con esperanza Werner.

Con las frutillas

Similar es la situación de la familia de Nelcy  Rohden y Paulo Ostapiuk, quienes se dedican al cultivo de frutillas y pese a que la mayor parte de la plantación está bajo invernáculo, sintieron los efectos adversos de las fuertes heladas registradas en la segunda quincena de julio. En este caso cuentan con dos invernáculos de 35 metros de largo por 8 metros de ancho y 700 plantas al aire libre, sumando un total aproximado de 5 mil plantas de frutilla cultivadas en paraje Polvorín de Pozo Azul y esperaban contar con una buena cosecha.

Sin embargo, la cantidad de kilos a cosechar, se está tornando difícil de calcular por la intensidad de las heladas y la situación económica que les imposibilita adquirir los materiales e insumos necesarios para proteger las plantas, ya que uno de los invernáculos presenta ruptura en el techo.

“Las primicias, que son las primeras frutas, las más lindas, ya perdimos, ahora el invernáculo está una hermosura, las plantas llenas de flores y frutas, pero nos desalienta el pronóstico de heladas porque ya no es suficiente el plástico, necesitamos manta antihelada y por distintas razones no podemos comprar, tuvimos gastos con salud y ese material cuesta caro. Sería muy bueno que nos brinden asistencia porque no sabemos qué hacer y de no proteger las plantas, este año no tendremos frutilla” manifestó Rohden. 

 

Nota relacionadas

Productores resguardan cultivos para evitar nuevas pérdidas por la ola polar

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias