jueves 05 de agosto de 2021
Muy nuboso 19.7ºc | Posadas

Las escasas precipitaciones en la parte alta del Paraná afectan a la provincia

Crítica falta de lluvias en Brasil amenaza provisión de agua en Misiones

Pese al leve alivio de la semana pasada, no hay indicios de que el caudal de los ríos se normalice. Hay preocupación en las cooperativas. Brasil, en momentos críticos

miércoles 30 de junio de 2021 | 6:07hs.
Crítica falta de lluvias en Brasil amenaza provisión de agua en Misiones
En Iguazú se trabaja en el sistema de captación de agua. Foto: Norma Devechi
En Iguazú se trabaja en el sistema de captación de agua. Foto: Norma Devechi

La situación hídrica en la región sigue estando en su estado más crítico. Las escasas lluvias que hubo en los últimos días no alcanzaron a normalizar el caudal de los ríos que rodean a la provincia, por lo que el abastecimiento está en alerta.

Tanto el río Paraná como el  Iguazú están sufriendo los embates de la prolongada sequía que se manifiesta desde el año pasado. Tal es así que desde Brasil ya se emitió un comunicado por cadena nacional en el que se solicita la racionalización del consumo (ver Alarma...).

Desde la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) se informó además que en Corrientes, el río Paraná muestra una bajante extrema que representa el peor promedio mensual en 120 años (ver Para la EBY...).

Hay comunas misioneras que no tienen problemas, pues logran abastecerse desde otras fuentes. Pero aquellas que mayormente dependen del caudal del Paraná se encuentran pasando un momento difícil.

Al respecto se refirió el presidente de la Federación Misionera de Cooperativas de Agua Potable Daniel Sena, quien afirmó que “las lluvias que hemos tenido benefician a los arroyos y un poco al Paraná. Pero el problema que tenemos es que en la zona de Brasil, en la alta cuenca del Paraná, hay una alta falta de lluvias”.

“Estas lluvias no nos sirven a nosotros, les sirven a los que están río más abajo. El problema más grande lo tendrán las cooperativas que dependen del caudal del Paraná”, explicó en comunicación con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7. 

Puntualizó en que en Misiones, “aquellos que sacan agua de los arroyos y las napas subterráneas no tienen grandes inconvenientes, por ahora, pero no sabemos qué va a pasar en el futuro”.

“El Paraná tiene mayor cuenca de agua, se capta más. Pero si las lluvias no vienen, se sufren las consecuencias. Se están haciendo es previsiones, por el momento hay un pequeño alivio en Misiones, pero no sabemos cuánto va a durar”, adujo.

Iguazú, la más afectada

La ciudad más afectada por la bajante de los ríos Iguazú y Paraná hasta el momento es Puerto Iguazú, ya que la toma de agua no estaba preparada para trabajar con un caudal tan bajo.

Ante esto, el Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (Imas) debió modificar el sistema de captación de agua cruda.

En la implementación del nuevo sistema se encontraron con inconvenientes, por lo que debieron aplicar maniobras alternativas para abastecer a la ciudad con las obras de seis pozos perforados -uno de ellos exclusivo para el hospital- y la distribución de agua en camiones con la colaboración de los Bomberos Voluntarios y la Municipalidad.

Si bien aún varias zonas de la ciudad no cuentan con el servicio de distribución de agua potable por red, estiman que el abastecimiento se normalizaría el sábado, con la finalización del trabajo de sellado definitivo del cárcamo, que permitirá aumentar la producción de agua.

No obstante, desde el Imas advierten que la crisis hídrica y la sequía continuarán complicando el abastecimiento y que es probable que muchas perforaciones en los barrios se sequen si la situación se extiende. Es por ello que buscan que la población tome conocimiento de la situación y extreme los cuidados con el agua, en tanto no mejore el caudal de los ríos.

En alerta

Debido a que el arroyo Piray Miní recuperó algo de su caudal y por el bajo consumo de agua por ser época invernal, la distribución de agua potable se desarrolla en Eldorado con cierta normalidad. A fines de mayo comenzaron las pruebas de una nueva planta de tratamiento que tiene su captación en el río Paraná y que, de no mediar inconvenientes, comenzaría a distribuir el líquido en pocos días.

Si bien el nivel del Piray Miní no está en lo máximo, aún no existen restricciones al consumo, a diferencia del 2020, cuando fue necesario declarar la emergencia hídrica.

En Jardín América, las lluvias de este mes posibilitaron que no haya una crisis; sin embargo, se avanza para licitar la obra del acueducto que llegue desde el Paraná, para evitar inconvenientes a futuro. Al respecto Ernesto Faccendini, gerente de la Cooperativa de Servicios Públicos local, detalló: “Se trabaja todos los días desde el Comité de Crisis Hídrica hablando a la gente para que no consuma de más y haciendo las gestiones para las nuevas obras”.

Por su parte, desde la cooperativa de Garuhapé, Fernando Benítez explicó que tres de las quince perforaciones redujeron muchísimo el caudal. “Si las lluvias no se normalizan, creemos que vamos a tener un verano venidero muy duro”.

Según el gerente del área de Aguas  de la Cela en Alem,  Héctor Sierjejuk, las dos represas donde almacena el agua proveniente de una cuenca hídrica que nace en la ruta 14 “están completas, pero vemos como algunos de los pozos van disminuyendo su caudal”.

Dijo que hay muchos pedidos de conexiones, pero ante la imposibilidad de realizar nuevas redes, no se puede satisfacer esta demanda, aunque adelantó que se encuentran avanzadas las gestiones “para construir tres grandes tanques de reserva y poder hacer una red  que le lleve al agua potable a sectores como al loteo Haase”.

Normalización

En Ruiz de Montoya, el presidente de la cooperativa de agua, Marcos Haser, manifestó que “la situación hídrica está normal, lo que nos queda a futuro es hacer una represa para reserva de agua, ya que la zona rural está más complicada por las distancias”.

Precisó que se abastecen de perforaciones que se hacen a través del municipio.

El gerente de la Cooperativa Aguas Puras Puerto Rico, Mauricio Rosenbach, explicó que, a pesar de la bajante, no se presentan mayores problemas con la balsa, sin embargo, realizan de manera frecuente el monitoreo correspondiente.

“El consumo diario varía en los diferentes meses, es menor en invierno y mucho mayor en verano. Como consumo promedio mensual podemos tomar aproximadamente 14,20 metros cúbicos por conexión”, explicó.


Alarma en Brasil

El gobierno de Brasil usó la cadena nacional de radio y televisión para pedirle a la población que ahorre energía eléctrica y agua potable para enfrentar la sequía en las principales cuencas hidrográficas, que está provocando la peor crisis hídrica de los últimos 91 años.

El ministro de Minas y Energía, Bento Albuquerque, dio el mensaje en el marco de las medidas de emergencia aprobadas por su cartera para monitorear la situación crítica.

“El uso consciente y responsable de agua y energía reducirá considerablemente la presión sobre el sistema eléctrico, disminuyendo también el costo de la energía generada”, afirmó el ministro.

En su mensaje de radio y televisión, Albuquerque explicó que Brasil vive la peor sequía de los últimos 91 años en las cuencas hídricas en sudeste y sur del vecino país, entre ellas la del Paraná, a tal punto que en los últimos días ganaron espacio en la agenda pública imágenes sobre la falta de presión en las aguas de las Cataratas del Iguazú, que Brasil comparte con Argentina.

 

Nota relacionadas

Para la EBY, es la peor bajante del río Paraná en 120 años

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias