martes 19 de octubre de 2021
Cielo claro 14.7ºc | Posadas

El Finito Gehrmann, el centro de vacunación más grande de Misiones

Los polideportivos pasaron de los deportes a las vacunas

Cuando comenzó la pandemia, los centros deportivos se llenaron de camas que finalmente no se usaron. Hoy reciben a miles de personas que van a inmunizarse

domingo 14 de marzo de 2021 | 6:05hs.
Los polideportivos pasaron de los deportes a las vacunas
El Finito Gehrmann se convirtió en el mayor centro de vacunación de Misiones, ya que Posadas concentra la mayor cantidad de dosis recibidas. Foto: Marcelo Rodríguez
El Finito Gehrmann se convirtió en el mayor centro de vacunación de Misiones, ya que Posadas concentra la mayor cantidad de dosis recibidas. Foto: Marcelo Rodríguez

El Finito Gehrmann fue pensado para potenciar el deporte en Misiones. Acunó eventos como el torneo Argentino de básquet en 2018, al Mundial de Futsal en 2019 y a varios eventos de índole nacional e internacional.

Con ese mismo fin se creó el polideportivo de Eldorado, pero si bien el 2020 tenía al deporte en el centro para ambos escenarios, la historia marcó que todo fue diferente. El coronavirus irrumpió en el mundo y los polideportivos mutaron en centros de salud.

Cuando se decretó el aislamiento obligatorio el 20 de marzo de 2020, los dirigentes entendieron que debían ofrecerse al servicio de la gente desde otro lugar. Pirá Pytá, Capri, Tacurú, Itapúa, Huracán, Tokio y Sarmiento fueron algunos de los clubes de Posadas que se pusieron disposición del Ministerio de Deportes.

En los que había lugar, como el Huracán, se instalaron camas con el fin de estar preparados si el Hospital Madariaga sufría de un colapso. Afortunadamente eso no ocurrió y por eso el Globo levantó las camas, al igual que sucedió en otros lugares.

De norte a sur, las instalaciones deportivas se acondicionan ante la emergencia. Los grandes polideportivos como el municipal Malvinas Argentinas del kilómetro 9 de Eldorado, el Ian Barney II de Oberá, el Complejo Polideportivo Municipal Ricardo Balbín, de Leandro N. Alem, y el Finito Gehrmann, de Posadas, trabajaron para estar en condiciones en materia de salud pública.

A medida que avanzó la pandemia se reforzó la infraestructura de salud pública a nivel nacional, provincial y municipal. En esa carrera contra el tiempo, en Argentina la salud pasó a ser prioridad y, en el mundo, la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus.

El 24 de diciembre del año pasado, aviones de Aerolíneas Argentinas regresaron de Moscú, Rusia, para buscar las primeras dosis de la Sputnik V. El día que parecía tan lejano llegó y comenzó un programa de vacunación muy ambicioso y catalogado como “el más importante de la historia” por el presidente Alberto Fernández.

Del silencio a la multitud

El 29 de diciembre comenzó la vacunación contra el Covid-19 en la Tierra Colorada. Las primeras dosis fueron para el personal de la salud y por eso las primeras fotos de los vacunados fueron en hospitales y centros de salud.

Pero ese programa de vacunación nacional histórico necesitaba de muchos más espacios que los hospitales. Allí aparecieron los polideportivos. Nuevamente el deporte se puso al servicio de la salud. Cambiaron las camas por sillas y se acondicionaron los espacios para recibir, primero, a los adultos mayores y luego a los maestros y a las fuerzas de seguridad.

El Finito Gehrmann y el polideportivo municipal eldoradense son claros ejemplos de la resignificación que se le dio a los espacios. Mientras hace un par de años eran sinónimos de deporte, ahora pasaron a la historia por otro hecho histórico: la vacunación contra el coronavirus.

Durante la semana, el Gehrmann fue una de las imágenes más buscadas. La felicidad de muchos por poder vacunarse se mezcló con la bronca de otros que hicieron largas filas y que, por un supuesto hackeo, no llegaron a obtener su dosis.

De todas maneras, las gradas llenas, las sillas en el parquet y la ilusión de que todo esto termine lo más rápido posible son las sensaciones que recorren hoy a los polideportivos, que se convirtieron en sinónimo de esperanza.

Ya volverán, seguramente, los tiempos de actividades. De alegrías y tristezas que estén relacionadas con el deporte. Hoy, los festejos en esos escenarios están relacionados a la salud y a la batalla contra el coronavirus. 

 

Informe de domingo

La solidaridad no se negocia

Los polideportivos pasaron de los deportes a las vacunas

Los eventos, como motor de las campañas de vacunación

De albergue y pensión deportiva a campamento sanitario

La posibilidad de reinventarse y ayudar a la comunidad

Los Monos en Acción realizaron un scrum solidario en Eldorado

Brindar contención a los más chicos, el objetivo en San Pedro

Temas de esta nota

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias