Leve caída en la demanda de viviendas para estudiantes universitarios

Sábado 9 de noviembre de 2019
El mayor pedido radica en departamentos de una habitación. | Foto: Natalia Guerrero
Por Emmanuel López Del Valle

Por Emmanuel López Del Valle politica@elterritorio.com.ar

Los últimos y primeros meses de cada año, el movimiento en las inmobiliarias aumentan, dada la demanda de departamentos para alquiler. Y sobre todo, por parte de los estudiantes universitarios, quienes arriban a Posadas para incursionar en una carrera de grado.
Pero, producto de la inestabilidad económica, primaron las consultas por precios de monoambientes y departamentos sobre la demanda o solicitud de inmuebles.
Referentes del sector afirmaron a El Territorio que se registró una merma en los pedidos respecto a años anteriores y estiman que la demanda repuntará en los próximos meses. 
En este sentido, informaron que no se registrarán incrementos en los precios.
En tanto, la división de gastos y la búsqueda de opciones más económicas son las más solicitadas por parte de los estudiantes universitarios.

Más consultas que demanda
Entre noviembre y marzo, la demanda de alquileres prima en muchas de las inmobiliarias, tanto de Posadas como en el interior provincial. Es que durante este lapso, diversas familias y estudiantes universitarios recurren a estos lugares para averiguar y alquilar algún inmueble, en víspera del comienzo del año académico.
En esta ocasión, observaron que únicamente se registró un incremento en el caudal de consultas sobre la demanda de inmuebles en Posadas.
“Todavía no comenzó a sentirse una gran demanda de alquileres, pero sí hay muchas llamadas y consultas telefónicas sobre precios y posibles ubicaciones de los departamentos para tener una referencia”, explicó Claudio Giménez, de Giménez y Giménez Propiedades.
En diálogo con El Territorio, comentó que espera que entre diciembre y febrero se incrementen los niveles de demanda de los apartamentos y se efectúen algunos contratos.
En este sentido, especificó que las consultas apuntan en su mayoría sobre los valores de inmuebles con una habitación o de un solo ambiente. Respecto a los montos, estimó un promedio de 7.000 pesos en inmediaciones al centro posadeño.
Luego, agregó: “Todavía no hay muchos pedidos porque recién el mes próximo culminan las clases y es cuando se termina de definir la ida a Posadas. Desde esa época y hasta los últimos días de febrero o principios de marzo sí hay muchas operaciones”.
Si bien reconoció que persiste el nivel de consultas, afirmó que disminuyeron los pedidos respecto a años anteriores.
Por su parte, Juan Maidana, presidente del Colegio de Corredores Públicos Inmobiliarios de Misiones, manifestó que “esta época del año es tiempo en que la demanda es mucho más marcada, pero que ahora está afectada por la crisis que estamos atravesando”.
Sin embargo, pese a la difícil coyuntura, indicó que la demanda de alquileres para el estudiantado persiste. “Hay mucha consulta telefónica, después viene el tiempo de observar el alquiler y cerrar la operación”, subrayó.
Coincidió con los planteos de Giménez y calculó un gasto promedio entre los 6.000 y 10.000 pesos por un departamento. Agregó que lo más buscado pasa por inmuebles que no tengan costos elevados en materia de expensas, las que, en algunos casos, aumentan mensualmente.
“Desde principios de mes y hasta marzo serán meses de mucho movimiento, consultas y más el próximo año veremos posibles concreciones y firmas de contratos”, dijo Maidana.
También informó que se busca ofrecer un servicio completo a los inquilinos, reduciendo los trámites burocráticos y equiparar los montos del inmueble con el de expensas.
En este sentido, añadió que “en este contexto de desastre económico, el transporte fue uno de los rubros que más subió. Si uno se pone a hacer los cálculos, a fin de mes termina siendo un número importante. Y la gente busca hacer rendir sus ingresos, que no evolucionaron a los mismos números de la inflación y la devaluación. La gente, en general, busca bajar los gastos fijos, con el tema de los servicios y los alquileres, que son determinantes en la economía familiar”.
Sin embargo, destacó que el rubro inmobiliario brinda mayores certezas sobre la coyuntura, ya que a través del contrato se fija el monto por 24 años y se calcula un estimativo de incremento por semestre. 

En cifras

$7.000

Es el costo promedio de un departamento de una habitación en la zona céntrica de Posadas, en inmediaciones de diversas facultades.


Estudiantes buscan opciones más económicas y dividir los gastos

Cada año, miles de estudiantes arriban a Posadas para incursionar en una carrera universitaria, tanto en la Unam como en establecimientos privados.
Tras la inscripción, llega un momento clave: la búsqueda de un alquiler. Sin embargo, los valores de los inmuebles encarecieron. Como consecuencia, muchos de los estudiantes buscan otros departamentos en el interín, que sean más económicos para solventar la continuidad de los estudios en la ciudad capitalina.
El Territorio dialogó con algunos estudiantes y narraron su experiencia en torno a la búsqueda de alquileres. 
Tamara Céspedes (23), quien es oriunda de Puerto Libertad, arribó a Posadas hace cinco años para empezar la Licenciatura en Comunicación Social. En ese lapso, la joven se mudó en tres oportunidades y en cada caso, el factor económico fue condicionante.
“Hace más de un mes y medio me cambié de departamento porque en mi anterior alquiler iba a aumentar muchísimo el precio, más del doble prácticamente. Era mucha plata”, detalló.
Recordó que en 2014 alquiló un dúplex económico y que en 2017 optó por mudarse a una casa con un amigo, en el afán de compartir y reducir gastos. Sin embargo, en los últimos meses, el valor del inmueble se encareció y decidió buscar un departamento más barato.
“Alquilé por inmobiliaria, porque lidiar con dueño directo es imposible, porque no hay o los que sí, cierran trato muy rápido o están alejados de la facultad. En mi caso, me conviene tener un departamento cerca, porque tengo clases todo el día y en diversos horarios”, dijo.
Indicó que en todos los casos de mudanza, el factor económico fue preponderante. En este sentido, destacó el rol de la familia. “Mis papás siempre me apoyaron y no tuvieron ningún problema. Hago algunos trabajitos para tener un ingreso más, pero el mayor tiempo merece el estudio, ya que mis padres sustentan el alquiler”, manifestó.
Luego, sobre la coyuntura, consideró: “ Ahora la situación no es fácil, me manejo con lo justo y necesario. La prioridad es el alquiler y luego lo demás”.
Por su parte, Yuliana Sáiz (25), de Oberá, comentó que cada vez que cursa una materia viaja desde esa ciudad hasta Posadas.
“Hace algunos años tenía un alquiler en Posadas. Luego me volví a Oberá por diversas cuestiones. Ahora, decidí retomar con el estudio y viajo cada vez que tengo clases hasta Posadas”, expresó.
Precisó que por día gasta en promedio casi 500 pesos en pasajes y que el monto total le resulta más económico que alquilar un departamento en Posadas.
“Hay muchos casos de estudiantes que se les complicó seguir pagando el alquiler y, como consecuencia, debieron retornar a sus ciudades de origen”, reflexionó la joven.
En tanto, Cesar Casanova (21), quien es oriundo de Apóstoles, manifestó que para abaratar los costos decidió compartir un departamento con un amigo de la misma localidad.
“Con mi amigo pagamos a media el alquiler de un departamento de dos habitaciones en Villa Sarita. Dividimos todos los gastos para que la situación sea más amena, porque hoy todo está caro”, indicó el joven que estudia el Profesorado en Ciencias Económicas.
Sobre la coyuntura, opinó que: “Vivir solo resulta mucho más caro que compartiendo. La situación actual no te permite gastar mucho. Para el estudiante, la prioridad es el pago de las fotocopias. También internet, para ver contenidos o apuntes en la computadora. Todo es muy caro, por mes gastamos 14.000 pesos. Pero dividido se hace mucho más liviano”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina