China comenzó a enseñar con Inteligencia Artificial en lugar de maestros

Lunes 5 de agosto de 2019 | 13:40hs.
Los expertos coinciden en que la IA será importante en la educación del siglo XXI, pero ¿cómo? Si bien los académicos han desconcertado las mejores prácticas, China no ha esperado. En los últimos años, la inversión del país en la enseñanza y el aprendizaje habilitados para la IA ha explotado. Los gigantes tecnológicos, las nuevas empresas y los titulares de educación han intervenido. Decenas de millones de estudiantes ahora usan alguna forma de inteligencia artificial para aprender, ya sea a través de programas de tutoría extracurricular como Squirrel, a través de plataformas de aprendizaje digital como 17ZuoYe, o incluso en sus aulas principales. Es el experimento más grande del mundo sobre IA en educación, y nadie puede predecir el resultado.

Zhou Yi era terrible en matemáticas. Se arriesgaba a nunca entrar a la universidad. Luego, una compañía llamada Squirrel AI llegó a su escuela secundaria en Hangzhou, China, prometiendo tutoría personalizada. Había probado los servicios de tutoría antes, pero este era diferente: en lugar de un maestro humano, un algoritmo de IA remediaría sus lecciones. El chico de 13 años decidió intentarlo. Al final del semestre, sus puntajes en las pruebas habían aumentado del 50% al 62.5%. Dos años después, obtuvo un 85% en su examen final de secundaria.

La competencia académica en China es feroz. Diez millones de estudiantes al año toman el examen de ingreso a la universidad, el gaokao. Tu puntaje determina si puedes estudiar un título y dónde puedes estudiarlo, y es visto como el mayor determinante del éxito para el resto de tu vida. Los padres pagan voluntariamente la tutoría o cualquier otra cosa que ayude a sus hijos a salir adelante.

Squirrel se enfoca en ayudar a los estudiantes a obtener mejores puntajes en las pruebas estandarizadas anuales, que aprovechan directamente la ansiedad nacional de los gaokao; más del 80% de sus estudiantes regresan año tras año. El vehículo de instrucción es la computadora portátil.
En los cinco años transcurridos desde su fundación, la compañía abrió 2.000 centros de aprendizaje en 200 ciudades y ha registrado más de un millón de estudiantes.

La innovación está en su granularidad y escala. Para cada curso que ofrece, su equipo de ingeniería trabaja con un grupo de maestros para subdividir el tema en las piezas conceptuales más pequeñas posibles. Las matemáticas de la escuela intermedia, por ejemplo, se dividen en 30.000 elementos atómicos, o "puntos de conocimiento", como los números racionales, las propiedades de un triángulo y el teorema de Pitágoras. El objetivo es diagnosticar las brechas de comprensión de un estudiante con la mayor precisión posible. En comparación, un libro de texto podría dividir el mismo tema en 300 puntos; ALEKS, una plataforma de aprendizaje adaptativo desarrollada por McGraw-Hill, con sede en EE. UU., que inspiró a Squirrel’s, la divide en 3.000.

Una vez que se establecen los puntos de conocimiento, se combinan con video conferencias, notas, ejemplos trabajados y problemas de práctica. Sus relaciones, cómo se desarrollan entre si y se superponen, están codificadas en un "gráfico de conocimiento", también basado en la experiencia de los maestros.

Para el fundador de Squirrel, Li, esta visión no se detiene en la tutoría. Tiene la ambición de salir de los límites de la programación después de la escuela e integrar su plan de estudios directamente en el aula principal. Squirrel ya está discutiendo con varias escuelas en China para hacer de su sistema el método principal de instrucción.

Muchos expertos en educación coinciden en un mismo punto: para comprender cómo la IA podría mejorar la enseñanza y el aprendizaje, se debe pensar en cómo se está remodelando la naturaleza del trabajo.

A medida que las máquinas mejoran en las tareas de memoria, los humanos deberán centrarse en las habilidades que siguen siendo únicas para ellos: creatividad, colaboración, comunicación y resolución de problemas. También deberán adaptarse rápidamente a medida que más y más habilidades sean víctimas de la automatización. Esto significa que el aula del siglo XXI debería mostrar las fortalezas e intereses de cada persona, en lugar de impartir un conjunto canónico de conocimientos más adecuado para la era industrial.

La IA, en teoría, podría facilitar esto. Podría asumir ciertas tareas rutinarias en el aula, liberando a los maestros para que presten más atención a cada alumno. Las hipótesis difieren sobre cómo podría ser eso. Quizás la IA enseñe ciertos tipos de conocimiento mientras que los humanos enseñan a otros; quizás ayude a los maestros a realizar un seguimiento del desempeño de los estudiantes o les dará a los estudiantes más control sobre cómo aprenden. En cualquier caso, el objetivo final es una enseñanza profundamente personalizada.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina