Un joven denunció que fue abusado por policías en la Seccional Tercera

Sábado 8 de diciembre de 2018
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Por momentos se quiebra, baja la cabeza y aprieta la mano de su mamá, que lo consuela aguantándose las lágrimas. “Ya lloré mucho, pero ahora tengo que estar fuerte para pedir justicia y que nunca más ningún chico sufra lo mismo que sufrió mi hijo”, señaló Lorena M. (36).
Ayer, la mujer acompañó a su hijo de 19 años hasta la Fiscalía de Instrucción Dos para radicar una denuncia contra policías de la Seccional Tercera de Oberá por presuntos apremios y abuso sexual, según lo que declaró el joven.
Asimismo, tomaron contacto con referentes de la Comisión Provincial de Prevención Contra la Tortura, quienes se interiorizaron del caso y comprometieron asistencia inmediata.
En diálogo con El Territorio, Adrián F. (19) aseguró que fue ultrajado y sometido sexualmente por efectivos policiales de la Seccional Tercera, donde permaneció detenido desde el 17 al 24 de noviembre pasado.
“No hicimos antes la denuncia porque los policías lo amenazaron y tenemos miedo, pero veo que Adrián está muy mal por lo que pasó y me duele que esté así. Es terrible lo que le hicieron y como madre no puedo permitir que los culpables queden impunes”, subrayó.
A su lado, el muchacho relató los pesares que habría padecido en la citada dependencia, donde aseguró que fue golpeado y quemado con cigarrillo.
“Dos veces me sacaron de la celda, me llevaron al patio y me desnudaron”, relató con la voz quebrada. Tras una pausa, continúo: “Yo traté de resistirme, pero me agarraron entre varios. Uno de los policías se puso un guante de goma y me metió los dedos por atrás. Fue horrible, me dolió mucho. Dos noches me hicieron eso”.

“Te gusta el guante”
Perturbado por los recuerdos que afloraron en la charla, el joven aseguró que en una ocasión lo golpearon en la espalda con la culata de una pistola reglamentaria y en otra lo quemaron con un cigarrillo.
Tras someterlo, manifestó que los uniformados lo volvían a ingresar desnudo a la celda, aunque ningún otro detenido lo lastimó, aseguró.
“Cuando me querían sacar el slip yo me defendía, pero eran varios y me sujetaban. Una de las veces, me quemaron con un cigarrillo para que me quede quieto. Me insultaban, me decían: ‘Qué te hacés, si a vos te gusta el guante’; otro me dijo que agradezca que no tengo concha, porque si no iba a ser mucho peor”, manifestó.
Sobre el motivo de su detención, indicó que el sábado 17 por la tarde estaba con un amigo que atacó a otro sujeto con un cuchillo y ambos fueron detenidos en Villa Vick. A los seis días los dos recuperaron la libertad.
Por su parte, Lorena M. comentó que no le permitieron ver a su hijo durante los días que estuvo preso, al tiempo que reconoció que tiene problemas con las drogas y estuvo demorado en otras ocasiones.
Al respecto, mencionó que “siempre fue detenido por contravención, por andar en la calle y meterse en peleas. Por eso la Policía ya lo tiene marcado y varias veces lo golpearon. Una vez le sacaron la rodilla de lugar de una patada, pero lo que pasó ahora fue terrible y por eso hicimos la denuncia”.
“Desde que tiene 14 años venimos luchando con su adicción y no es fácil. El año pasado hizo un tratamiento en Cáritas y mejoró un montón, pero todavía tiene problemas. Yo tengo seis hijos y sólo él cayó en las drogas. Aparte, ni al peor delincuente tienen derecho de hacerle lo que le hicieron a él. Esos más que policías, son degenerados”, opinó.
En tanto, mencionó que el amigo de su hijo detenido el mismo día también habría padecido apremios.

Graves antecedentes
A principios de octubre, Ademar Cardozo Fagundez (47) denunció que fue víctima de apremios en la Seccional Tercera
“Fueron cinco días en el infierno. Soy diabético, dependo de la insulina y tomo ocho medicamentos, pero el viernes se me terminaron y no me dieron más. Hasta el martes estuve preso y recién cuando me soltaron pude tomar mis medicamentos. El trato en la Seccional Tercera es inhumano y hay detenidos que están muy mal”, indicó.
Hasta el año pasado, Cardozo Fagundez presidió la comisión vecinal de Villa Ruff, gestión que se caracterizó por un constante reclamo por seguridad y cuestionamientos al accionar policial.
Al respecto, mencionó que “ahora parece que la Policía me tomó bronca porque el año pasado yo pedí que trabajen más, pero fue porque así no se podía vivir. Ahora estuve cinco días detenido por supuesta averiguación de antecedentes y vi cosas de terror en la Tercera”.
Además, comentó que el jefe de la dependencia “me obligó a firmar un papel en blanco y antes de salir me llamó y me dijo ‘hoy tenés suerte de salir caminando, la próxima vez vas a salir todo roto’. Quedé pensando si esa es la persona que tiene que rehabilitar al que está detenido. Creo que la dictadura ya pasó, pero parece que hay algunos que todavía siguen con las viejas costumbres”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina