Santa Fe y Córdoba también rechazan el ‘protocolo Bullrich’

Sábado 8 de diciembre de 2018
Se recalienta en todo el país el debate sobre el nuevo protocolo del uso de las armas para las fuerzas federales.
Mientras en la gobernación bonaerense evalúan cada vez con mayor seriedad la posibilidad de desdoblar las elecciones 2019, María Eugenia Vidal volvió a desmarcarse de una política de la Casa Rosada: la mandataria adelantó que no adherirá al nuevo protocolo de seguridad de Patricia Bullrich. Tomó la decisión después de escuchar a su ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.
Explicó que, a diferencia de la provincia, la Nación tiene cuatro fuerzas de seguridad y la inexistencia de un marco legal claro sobre el tema. Por este motivo, no adherirá al protocolo propuesto por la ministra de Seguridad y respaldado por Macri.
No sólo Buenos Aires se negó a adherir al polémico protocolo que, entre otras modificaciones, permite que la Policía le dispare a un sospechoso sin dar la voz de alto ni agresión previa. Mientras en la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta apela un amparo judicial para implementarlo, los otros dos distritos más poblados del país adelantaron su rechazo.
“No está bajo análisis su implementación en Córdoba”, reveló el secretario de Seguridad provincial, Alfonso Mosquera, consignó La Voz del Interior. “El único protocolo que rige en Córdoba son los límites que establece el Código Penal”, sentenció el funcionario. Por ahora, su gobernador, Juan Schiaretti, no emitió opinión.
Quien sí lo hizo fue el socialista Miguel Lifschitz: “No pasa por ahí resolver el problema de la inseguridad”, adujo el mandatario de Santa Fe. Y completó: “No necesitamos fuerzas más violentas sino más inteligentes, mejor preparadas, organizadas y equipadas”.
En cambio, el intendente capitalino José Corral (UCR) reclamó la adhesión. Por ahora, la única provincia que se apuró en adherirse fue Chubut. El ministro de Gobierno, Federico Massoni, ya lo firmó en una reunión con Bullrich.
De su lado, el secretario de Seguridad de Tierra del Fuego, Javier Eposto, rechazó la aplicación en la provincia del nuevo protocolo de uso de armas de fuego instrumentado por el Ministerio de Seguridad de la Nación.
El funcionario fueguino declaró a la prensa local que en el distrito “no hay episodios que ameriten este tipo de reacciones” y que los efectivos policiales “están formados para reaccionar adecuadamente” en casos de persecuciones o hechos similares.
La lista de rechazos a la medida por parte de las provincias se completa con Jujuy, Neuquén y Misiones. Desde la tierra colorada, el ministro de Gobierno, Marcelo Pérez, adujo que “en Misiones vamos a seguir trabajando de la misma forma con las fuerzas de seguridad”.
Por su parte, el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, manifestó “nosotros no vamos a cambiar nuestra posición como gobierno en torno al uso de las armas de fuego y nuestra posición es que la policía debe disparar únicamente cuando está en peligro de vida el efectivo policial o un ciudadano”.
En tanto, el secretario de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre, afirmó que “se trata de una medida inconstitucional y contraria a la ética”.
A las críticas se sumó el jefe de Policía de La Pampa, Roberto Atyala: “Nación nos consultó si vamos a adherir. No lo vamos a hacer. Nosotros no enseñamos a nuestros policías a disparar por la espalda”, criticó.


Apoyo de un juez a la medida

El juez Mariano Borinsky dijo que el reglamento sobre el uso de armas de fuego para las fuerzas federales es “coherente” con lo propuesto en el anteproyecto de reforma del Código Penal. “Hay un nuevo Código que habla que las fuerzas de seguridad policial, en cumplimiento de un deber y en uso de sus armas en forma reglamentaria, no va a ser punible cuando actuando en este marco cause lesiones o muerte”, señaló. El magistrado de señaló que “el punto es que necesitamos un sistema y no medidas coyunturales”. Aseguró que la Resolución 956/18 del Ministerio de Seguridad, polémica y rechazada por sectores de la oposición, “es coherente con lo que está estableciendo el Código Penal”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina