Revelan los mensajes del piloto del avión estrellado en Etiopía

Sábado 16 de marzo de 2019
Siguen las tareas de rescate de los restos del vuelo etíope siniestrado.
El capitán del avión de Ethiopian Airlines que se estrelló hace casi una semana pidió permiso “con voz de pánico” para regresar al aeropuerto poco después del despegue, informó ayer The New York Times, mientras la aerolínea dijo que había comenzado la investigación sobre las grabadoras de vuelo. El diario citó a “una persona que revisó las comunicaciones de tráfico aéreo” del vuelo del domingo, diciendo que los controladores notaron que el avión se movía cientos de metros hacia arriba y hacia abajo, con una velocidad que parecía inusualmente rápida.
Un portavoz de la aerolínea ha dicho que al piloto se le dio permiso para regresar, pero el avión se estrelló minutos más tarde en las afueras de Adís Abeba, matando a las 157 personas a bordo.
Las autoridades francesas disponen ahora de los datos de vuelo y de las grabadoras de voz del avión para su análisis. La agencia a cargo de la revisión dijo que no estaba claro si se podían recuperar todos los datos y tuiteó una foto del grabador de datos que parecía mostrar daños. Ethiopian Airlines dijo que una delegación etíope encabezada por su jefe de investigación de accidentes está en el lugar. En Etiopía, los funcionarios comenzaron a tomar muestras de ADN de los familiares de las víctimas para ayudar a identificar los restos. 
Países como Estados Unidos  ordenaron que permanezcan en tierra todos sus aviones Boeing 737 Max 8, mientras la empresa norteamericana se enfrenta al desafío de probar que sus aviones son seguros, en medio de sospechas de que un software defectuoso podría haber contribuido a éste y otro desplome que causaron la muerte de 346 personas en menos de seis meses.
Tras esperar varios días, la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) emitió una orden de emergencia para que los 737 se quedaran en las pistas alegando que tenía nuevos datos y evidencias satelitales que mostraron que los movimientos del vuelo 302 de Ethiopian Airlines fueron similares a los del vuelo 610 de la empresa de Indonesia Lion Air.    
Ese avión se desplomó en el mar de Java en octubre con 189 personas a bordo. Responsables de Lion Air habían dicho que los sensores de su avión proporcionaron información errónea en sus últimos cuatro vuelos, lo que activó la orden automática de inclinar el morro de la aeronave hacia abajo, algo que los pilotos del último viaje no pudieron revertir.

De ser una jugada maestra a una crisis inimaginable

Se suponía que la última versión del avión de Boeing más vendido de la historia le daría un fuerte impulso a las finanzas de la compañía durante años. Sin embargo, en lugar de eso se ha transformado en su mayor dolor de cabeza, con más de 40 países,  incluido Estados Unidos, que fue uno de los últimos en aceptarlo,  ordenando suspender los vuelos con el 737 Max 8 tras un segundo choque fatal que resultó ser la gota que derramó el vaso. La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA por sus siglas en inglés) emitió una orden de emergencia para que los 737 se quedaran en las pistas.
La autoridad francesa encargada de investigar accidentes aéreos, BEA (por sus siglas en francés), dijo que analizará las cajas negras, los dispositivos de color naranja brillante que graban los datos de vuelo y las voces de cabina, que fueron recuperadas en el lugar del siniestro de Ethiopian Airlines. 
Un funcionario de la BEA aseguró que los dispositivos ya estaban en Francia, pero no ofreció una estimación sobre cuánto podría durar el análisis. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina