Para celebrar la cultura inmigrante

Domingo 9 de junio de 2019 | 09:20hs.
Natalia Guerrero

Por Natalia Guerrerosociedad@elterritorio.com.ar

Los jóvenes del ballet Kolomeia, de la Asociación Cultural Ucraniana 27 de Agosto, desplegaron ayer una serie de delicias típicas en una feria cultural que tuvo el objetivo de juntar fondos para el vestuario, botas y futuros viajes del ballet. 

La apuesta de esta feria tuvo como eje la gastronomía y entre las especialidades hubo varényky (conocidos también como pyrohy), empanaditas hervidas de papa y ricota; holubtsi (o niño envuelto), que consiste en rollos de repollo rellenos con carne picada y arroz; borsch (sopa de remolacha), chorizos caseros, pickles, conservas, pan dulce, pan casero y bandejitas con postres como los kruschikis, una masa dulce frita.

No sólo estuvieron presentes los integrantes del cuerpo de baile, sino también colaboradores del ballet, como vestuaristas y algunos padres que se pusieron manos a la obra en los platos. Los holupsis, por ejemplo, se realizan en el momento, ya que utilizan repollo fresco por eso se necesitaban muchas manos en la feria, mientras que los varényky se fueron haciendo en la semana.

El ambiente amistoso y festivo hace que las puertas de la asociación ucraniana siempre estén abiertas al público, ya que la cultura de este país atrae no solamente a los descendientes de esta cultura, sino a aquellos que llegan atraídos por la música alegre de la kolomeika, los saltos acrobáticos de los bailes, la paciencia que conlleva la realización de los pesankes (huevos de Pascua), entre otros encantos. 

La feria de ayer estuvo pensada atentamente desde la llegada de los visitantes al lugar. Al ingresar a la asociación, una pareja vestida en traje típico los recibía con pan y sal, acto tradicional de bienvenida que significa prosperidad. En general, la palabra “pan” se asocia con la hospitalidad, el pan es el alimento más respetado, mientras que la sal se asocia con la larga amistad. 

Además, con la mirada puesta en los pequeños detalles, en todas las mesas se colocaron diferentes artesanías ucranianas, como dos muñecos vestidos con otro traje típico, un kosako y su paisana, pesankes, platos tallados, el escudo ucraniano, así como también se dispuso un plato típico con su respectiva reseña histórica y receta, para que la persona interesada pueda conocer más sobre Ucrania e incluso animarse a cocinar algún alimento típico.

El ballet Kolomeia cuenta con 35 integrantes arriba del escenario, y colaboradores que generalmente son las mamás y algún otro integrante de las familias. Como dato de color contaron que este año se incorporaron muchos chicos que no son descendientes, pero les gusta mucho la cultura y la danza.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina