El frío impacta en el crecimiento de las pasturas y afecta al sector ganadero

Aunque las bajas temperaturas ayudan al crecimiento de cultivos frutales, propios de la temporada invernal, afectan a la principal fuente de alimento ganadero
martes 09 de julio de 2024 | 6:00hs.

De acuerdo con la previsión de la Dirección de Meteorología y de Prevención de Riesgos Naturales, el frío persistirá en los próximos días de la semana con temperaturas mínimas de 6° en la provincia. Este descenso de temperatura, típico del invierno, afecta a ciertos sectores productivos, al mismo tiempo que ayuda al desarrollo de determinados cultivos.

“Estamos en un mes de bastante frío. Todos los días permanecen temperaturas bajas sin llegar a hacer 1°, salvo por el primer día de julio. No sube la temperatura y hay una perspectiva que, en los próximos días, puede bajar más”, indicó Ángel Olinuk, agrometeorólogo del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Cerro Azul. A partir del anticipo de 0° como temperatura mínima para el sábado en Posadas, hecho por el Servicio Meteorológico Nacional, consideró que “se va a acercar alguna inestabilidad a mediados de semana, donde la temperatura puede subir un poquito, pero después de ese pasaje vuelve a bajar y más que ahora”.

En diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva, precisó que el sector que puede verse más afectado debido al frío es el ganadero. “La pastura siente el efecto de las heladas y se han visto daños. Los ganaderos se ven afectados porque su alimentación se ve reducida por las bajas temperaturas, que afectan en forma indirecta”, ahondó.

A su vez, señaló que en la provincia no es común resguardar a los animales del frío. “La ganadería acá no tiene en cuenta el tema de las temperaturas. A nivel país están viendo que, cuando tienen más sombra en verano, influye el tema del clima y de la radiación solar, pero en invierno en nuestra zona no es una práctica habitual resguardar a los animales del frío. Lo que se ve en el Sur del país es terrible porque tienen nieve que puede llegar a uno o dos metros, y los animales pueden morir por las bajas temperaturas o por no lograr alimentarse”, profundizó.

“Las bajas temperaturas afectan a las pasturas y éstas influyen en la ganadería, pero no en esta primera parte de la época fría, sino que al final. Su peor mes es agosto porque todavía no comienza la nueva brotación o, si comienza, es muy lenta, y ya murió toda la pastura del ciclo anterior”, advirtió. Sin embargo, destacó que hay varios cultivos que no presentan problemas debido a las bajas temperaturas. “El té ya finalizó la cosecha, la parte de forestales, o la yerba mate que es bastante resistente, salvo plantines que sean muy chicos o de brotación tierna. También hay cultivos anuales que no están activos a esta altura del año, como el maíz o la mandioca”, mencionó.

Asimismo, el agrometeorólogo aclaró que deben diferenciarse los cultivos y las temperaturas que se registran en diferentes zonas de la provincia. “Los cultivos de bananos y mamones se hacen bastante en la zona cerca del Uruguay y en Andresito, pero tenemos que diferenciar el Norte del Sur de la provincia. Acá hubo heladas fuertes a fines de junio, que registramos -4,4° a la intemperie en el INTA y en Andresito prácticamente no hubo escarcha ni heladas”, dijo.

“Todo va a depender de cuánto permanezca este tiempo”, subrayó. “Si nos guiamos por las perspectivas climáticas que recibimos a fines de junio, el mismo Servicio Meteorológico Nacional indicaba que en nuestra zona íbamos a tener temperaturas que estarían por encima de los valores medio para esta época en nuestra zona. En estos primeros días de julio vemos que la temperatura no está por encima, sino casi por debajo de los promedios, pero no registrándose temperaturas bajas que sean récord para la zona”, analizó.

En este marco, explicó que algunos cultivos, como el mango o el lapacho, brotaran antes de tiempo debido a las temperaturas superiores a 30° que se registraron en el mes de junio. “Al analizar el mes completo, la temperatura media fue 3° superior a la media histórica. Entre el 9 y el 11 de ese mes registramos temperaturas levemente por encima de 30°C, valores que jamás habíamos tenido en la serie de 57 años. Eso hizo que muchas plantas comenzaran a florecer o brotar antes de tiempo. El mango entró a florecer plenamente, ahora vuelve el frío y esos frutales pueden perderse y hay que ver después si vuelve a florecer”, amplió.

Por último, resaltó que “el frío hasta mediados de julio favorece después en una buena floración en los graneros, en las plantas de ciruelos y ese tipo de cultivos frutales que están en reposo en invierno”.

 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?