Ambas trabajan de la profesión que se recibieron

Unidas por la universidad pública, madre e hija son licenciadas

Marianela Brys (27) y Sonia Lütjohann (60) defendieron su tesis de Comunicación Social en el 2019. “Sólo tengo palabras de agradecimiento”, dijo la mamá
sábado 27 de abril de 2024 | 6:05hs.
Marianela es docente y periodista y Sonia hoy se dedica a la corrección de textos académicos. Foto: Marcelo Rodríguez
Marianela es docente y periodista y Sonia hoy se dedica a la corrección de textos académicos. Foto: Marcelo Rodríguez

La universidad pública no sólo es una casa de estudios que forma a cientos de personas, sino también es un lugar de contención y unión entre compañeros y familiares. Tal es el caso de Sonia Lütjohann (60) que hace unos años decidió estudiar la Licenciatura en Comunicación Social en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Misiones (Unam) y a medida que cursaba, su hija Marianela Brys (27) descubrió que esa carrera también era su sueño. Actualmente, ambas son graduadas y trabajan de la profesión en la que se formaron.

Precisamente, todo comenzó cuando en 2012 Sonia -con sus hijos ya no tan pequeños- decide estudiar una carrera universitaria. Al principio, su anhelo era ser abogada pero por motivos económicos no pudo estudiar así que fue eligiendo por descarte una rama para formarse. Como ya trabajaba en diseño asistido por computadora, buscó puntos débiles a reforzar como fotografía, edición de sonido, redacción y todo eso lo encontró en el plan de estudios de Comunicación Social.

“Originalmente mi idea no era terminar la licenciatura sino hacer la tecnicatura y los seminarios. Resulta que cuando estaba en segundo año, Marianela que estaba cursando sus últimos años de la secundaria comenzó a ser mi primera lectora de los trabajos prácticos de gráfica y discursiva y ahí fue cuando un día viene muy emocionada a decirme que quería estudiar lo mismo que yo”, dijo la madre.

A su vez, detalló que su hija le comentó de forma insegura y con mucho congojo que le gustaba la carrera pero no sabía de qué podría trabajar. Fue allí cuando Sonia le explicó el amplio abanico laboral tanto para quienes realicen investigación -como lo hizo ella- como también para quienes opten por periodismo, como al final lo terminó eligiendo Marianela.

Durante ese tiempo, no compartieron carrera ya que la madre había iniciado dos años antes el cursado que su hija y en cuarto año cada una siguió una orientación diferente. No fue tan fácil para Sonia estudiar después de varios años aunque tampoco fue una misión imposible. En los primeros años, su grupo de estudio la contuvo y la empujó a seguir y durante los últimos años los roles se invirtieron y fue Sonia la que animaba a sus compañeros a que no bajen los brazos y terminen la tesis. Si bien ya había terminado de cursar en 2017, por problemas personales y el tiempo de corrección del trabajo final, defendió su tesis el 28 de junio de 2019 mientras que su hija lo hizo el 1 de julio del mismo año, es decir, se recibieron con dos días de diferencia.

“Estaba el profesor Rubén Zamboni como organizador de la presentación de la tesis, fue docente de las dos y él me había dicho que en un principio nos quería poner a las dos en el mismo día pero después pensó que era como que nos quitaba ese momento de protagonismo”, detalló la comunicadora en cuanto al poco tiempo entre la graduación de ella y su hija.

Asimismo, relató que estaba pasando un momento personal complicado y rindió su tesis sin mucha emoción pero se sintió más feliz al ver a Marianela culminando una etapa. “Fue tanta felicidad para mí, fue tanta alegría, porque disfrutó lo que yo no pude. Ella estaba un poco triste al momento de recibirse porque estaba sin trabajo y normalmente los chicos ya tienen trabajo antes de recibirse, entonces era como que estaba demasiado preocupada. A los dos días, ella presentó su currículum en un lugar, le llamaron inmediatamente y hasta el día de hoy está trabajando”.

En la actualidad, Sonia trabaja como correctora de textos académicos y también colabora con la recopilación de datos en distintas investigaciones que se llevan a cabo en la provincia.

“Realmente fue muy exigente la universidad en cuanto a lo académico y en toda la carrera noté la calidad educativa, el aliento de los docentes a no abandonar, a no quedarse solamente con lo que ellos nos dicen, y la facilidad -sobre todo los primeros años que éramos muchísimos- de elegir dos o tres comisiones en todas las materias”.

Días atrás, Sonia y su hija se sumaron a la marcha en defensa de la educación pública en agradecimiento a la formación de calidad, las herramientas que brinda la Unam y que sirven para todas las áreas de la vida.

Sonia Lütjohann - Marianela Brys
Madre e hija marchando por la educación pública. Foto: Natalia Guerrero

“La universidad pública significó una solución en muchos sentidos de mi vida, no pensé que cursando distintas asignaturas me iban a poder facilitar mi vida actual. Algunas materias me ayudaron a orientarme desde el punto legal, desde el punto psicológico, desde el punto de vista de conocer al otro distinto. Realmente tengo palabras de agradecimiento a la universidad por haberme permitido desarrollarme y que hoy en día me permite trabajar de lo que estudié”, concluyó.

Siguiendo los pasos de su madre
Por su parte, Marianela comenzó la carrera en el 2013 y se recibió en el 2015. Desde chica soñaba con conducir programas de televisión y jugaba a ser presentadora.

“Quería estudiar algo vinculado a los medios de comunicación, quería trabajar en televisión cuando era chica y mi primera idea fue estudiar locución, pero después viendo lo que estudiaba mi mamá, los materiales que daban y demás, me pareció más completa esa carrera y la terminé eligiendo”, sostuvo la joven comunicadora.

En ese marco, mencionó que a pesar de las barreras que pueden presentarse en la etapa universitaria, pudo culminar sus estudios en tiempo y forma y se recibió de técnica en Comunicación Social con mención de honor y medalla de oro en la licenciatura, al tener un promedio excelente.

En relación a los comentarios que circulan sobre la politización que existe en Humanidades, la joven explicó que nunca quiso integrar un partido político o agrupación y tampoco se le exigió desde la institución que lo hiciera. “Me recibí en tiempo y forma al igual que muchos compañeros que estudiaban y militaban”.

Más allá de la pasión por la comunicación, Marianela también describió el mundo de la docencia y actualmente es docente en la misma facultad que la formó. “Aconsejo a todo el que quiera estudiar comunicación a que lo haga con pasión. La comunicación me apasiona, por eso hoy también ejerzo en varias áreas. Al que gusta la carrera, que le meta para adelante y ante cualquier adversidad que surja, todos los compañeros de la facultad están para apoyarte”.

De igual forma, añadió que hoy cumplió el sueño que tenía de chica ya que trabaja en uno de los canales más reconocidos de la provincia aparte de ser docente.

“Al igual que mucha gente tuve mi crisis en la carrera, había empezado a trabajar en comunicación institucional y por ahí estaba un poco desencantada y no estaba tan segura de cómo me iba a ir en los medios. Después empecé a trabajar en el canal, seguí trabajando en comunicación institucional, estaba trabajando ya con la docencia, y me di cuenta que era todo el campo de comunicación lo que me apasionaba”, afirmó la joven profesional.

Hoy, después de un largo camino recorrido como estudiante, Brys devuelve un poco de todo el acompañamiento y de la formación de calidad que recibió con su novel carrera docente.

“La universidad pública no es solamente educación porque te brinda comedor si no podés acceder a un plato de comida, te brinda albergue si venís del interior y no puedes pagar un alquiler, te brindan beca de fotocopia si no puedes pagarla, es un ámbito de posibilidades para que vos seas profesional, y por ser profesional hoy tengo trabajos que me apasionan”, subrayó.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?