Entre los cinco imputados que tiene el caso está el comandante misionero Juan Bordón

Tragedia de GNA: “Lo del colectivo fue puramente por una falla mecánica”

Romina Giménez narró cómo vive junto a su familia el juicio oral por la muerte de su hermano Nicolás (21), una de las 43 víctimas que dejó el despiste de un micro de la fuerza en 2015 en Salta
domingo 07 de abril de 2024 | 6:05hs.
Tragedia de GNA: “Lo del colectivo fue puramente por una falla mecánica”
Tragedia de GNA: “Lo del colectivo fue puramente por una falla mecánica”

El debate oral que se lleva adelante en el Tribunal Federal Oral II de Salta por la muerte de 43 efectivos de la Gendarmería Nacional (GNA) durante el despiste de un micro de esa fuerza, ocurrido en diciembre de 2015 en Rosario de la Frontera, Salta, ingresó durante las últimas semanas en su recta final.

Como cada viernes desde finales de septiembre del año pasado, cuando se reabrió el proceso tras una suspensión en 2021, ya se realizaron distintas audiencias semanales en las cuales desfilaron una gran cantidad de testigos. La mayoría de estos lo hicieron de forma remota y bajo una plataforma virtual, ante la atenta mirada de los tres abogados querellantes que representan a las familias de los fallecidos, como también los defensores de los encartados y el fiscal ante el tribunal, Carlos Amad.

Entre las víctimas mortales del siniestro ocurrido sobre la ruta nacional 34 están los misioneros Daniel Stanechuk, Avelino Orlando Ortiz e Ignacio Nicolás Giménez.

Estos eran oriundos de Leandro N. Alem, Bernardo de Irigoyen y Posadas, respectivamente, y todos formaban parte del Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero, división especializada y entrenada GNA con la finalidad de contener y evitar disturbios. Justamente al momento del hecho se dirigían a Jujuy para participar del acto de asunción del exgobernador Gerardo Morales.

Por este expediente, Juan Carlos Germán, Juan Carlos Bordón (también misionero), Elio Rafael Méndez y Ramón Antonio Maidana son acusados de dejar salir de comisión a un móvil que no estaba en condiciones para afrontar tal viaje y que por el estallido de un neumático despistó, desbarrancó y cayó hasta un arroyo de la zona.

Tragedia - muerte de 43 efectivos de la Gendarmería Nacional
El micro se dirigía a San Salvador de Jujuy y cayó al arroyo seco Balboa.

Cabe resaltar que entre los encartados también estaba el suboficial Ricardo Ernesto Villasanti, quien falleció en enero durante la feria judicial y que justamente perdió en la tragedia vial a su propio hijo.

Justicia por Cafú
Al igual que las otras 42 familias que perdieron a sus seres queridos en la tragedia, allegados al posadeño Nicolás “Cafú” Giménez (21) estuvieron expectantes a las audiencias de cada viernes con el único objetivo de que los responsables de esta tragedia reciban el castigo que merecen.

En ese contexto, ahora con más fuerzas para poder hablar después de haber pasado varios años, decidieron narrar a El Territorio cómo atravesaron el proceso investigativo y el juicio oral.

Romina, Zulma, Andrea y Diana son hermanas de Nicolás y juntas representan el pilar de contención de su mamá Nélida, quien años atrás perdió a su esposo, el otro gran sostén de la familia y que se fue de esta vida con mucha tristeza y sin tener justicia por la muerte de su hijo.

“Después de lo de mi hermano mi papá quedó bastante mal, porque él renunció a su trabajo, dejó de hacer muchas cosas que le gustaban. Él le extrañaba demasiado, psicológicamente andaba muy mal, le afectó mucho por la parte psicológica. Era una persona sana que jamás pisó un hospital y falleció”, recordó Romina, quien tomó la palabra entre sus hermanas y narró cómo repercutió en su familia la muerte de Nicolás.

A su vez, comentó que tenía mucha expectativa en lo que podrían declarar camaradas de su hermano en torno a las pésimas condiciones en las que se encontraba el colectivo de la tragedia.

“De las siete personas que sobrevivieron esperábamos que apoyaran más a las familias, siendo víctimas también del siniestro vial. Pero aparentemente no, yo no sé si por miedo no quieren hablar, o si es un tema administrativo en Gendarmería, la verdad que desconocemos totalmente. Hubo si dos personas en la fuerza que siempre estuvieron a favor de las víctimas, pidiendo que se haga justicia, que le escuchen a las familias, pero la mayoría no”, sostuvo Romina, quien adujo que la mayoría de las personas a las que hace mención dijeron que no sabían mucho del tema y no aportaron mucho para el esclarecimiento.

Además, indicó que los choferes que debían manejar aquella comisión se negaron a manejar ya que uno de ellos había dejado asentado previamente, en base a un viaje previo que se hizo a Santa Fe y en donde se hablaba de que el transporte no estaba en condiciones para salir a la ruta.

“Ellos fueron de comisión a la ciudad de Rosario con ese mismo colectivo y en el viaje se dio la novedad de que todo el tren delantero vibraba, que no estaba en condiciones. Él se negó a manejar, él y su compañero”.

Por su parte, Zulma Giménez, en consonancia a los dichos de su hermana, remarcó lo expuesto durante el debate por parte de la pericia mecánica que realizó un perito de la Policía de Rosario de la Frontera y que intervino en el caso.

Tragedia - muerte de 43 efectivos de la Gendarmería Nacional
En Rosario de la Frontera existe un memorial a los 43 gendarmes fallecidos.

“Hay un policía científico que hizo la pericia de ese colectivo y que aclaró muchas dudas que teníamos nosotros los familiares de cómo fue el hecho. De lo que fue en sí el despiste nunca tuvimos bien cómo fue en realidad, pero este perito fue quien hizo el video que fue bastante fuerte pero que ayudó mucho para entender cómo fue el accidente”.

El fenómeno de la histéresis
En torno a la causa que produjo el estallido del neumático, a la cual hacen mención la familia Giménez, el citado perito que intervino en el caso argumentó que esto se debió al fenómeno que se conoce como histéresis y a pedido del fiscal Amad explicó de qué forma se manifiesta.

Según el profesional, la histéresis se produce por diversos factores. Uno de ellos está relacionado a problemas con la suspensión del vehículo, también por problemas de alineado y que se manifiesta cuando el vehículo no está apoyando el 100% sobre el parche de contacto entre el neumático y la cinta asfáltica.

“Uno está sometiendo en un espacio y tiempo a un aparato que vendría ser el neumático a ese fenómeno que yo decía y que consiste en golpearlo, golpearlo hasta que se calienta y se produce su estallido”, citó el perito en su declaración.

Sobre este aporte pericial, Romina agregó luego: “La pericia fue muy importante. El habló de un proceso que es cuando el neumático se despega de la cinta asfáltica y hablaba que eso pasa cuando falta alineado y balanceo, cuando está dañado el tren delantero, o cuando hay un desperfecto mecánico del colectivo. Es decir que no influye si hay pozos en la cinta asfáltica o si hubo un choque anteriormente. Explicó que lo del colectivo fue puramente por una falla mecánica y para mi eso es lo más importante del juicio”.

Por otro lado, en otro tramo de la charla, las hermanas Giménez manifestaron su malestar por la situación del único misionero imputado en la causa, el comandante Juan Carlos Bordón.

“Es el único que todavía está en actividad y eso es lo que siempre se recalcó con nuestro abogado querellante el por qué está todavía en actividad teniendo esa acusación tan grave. Más allá de todo, cualquier suboficial que tenga alguna causa penal es separado de la fuerza, primero pasado a disponibilidad, después a situación pasiva y por último a retiro”.

A su vez, remarcaron que durante todo el proceso investigativo los imputados buscaron desligarse de cualquier responsabilidad en el hecho.

Dijeron que ninguno de estos se encontraba en la división al momento de la tragedia e incluso deslizaron que uno de ellos llegó a apuntar a un sargento ayudante como responsable del envío de los tres colectivos que partieron de Santiago del Estero rumbo a a la provincia de Jujuy.

Más irregularidades
También, las entrevistadas hicieron mención a otras irregularidades que se detectaron durante la pesquisa y que apunta a la cantidad de dinero que en verdad se destinaba al mantenimiento de los vehículos por parte de la gendarmería.

En ese punto Romina indicó: “Lo que recibe Gendarmería anualmente para hacer un destacamento móvil implica mucho más gasto, porque hay más efectivos, más móviles. El (fiscal) pudo comprobar lo que recibió ese año Gendarmería y lo que ellos gastaron en los vehículos y que fue muy poco. Es impresionante y es demasiada plata lo que reciben para no hacer nada”.

“Hubo comisiones anteriores en donde reventaron neumáticos regresando de Salta, pero no pasó nada. Lo que sí cambió después de eso fue el RTO (Revisión Técnica Obligatoria) que antes de eso Gendarmería no hacía”, destacó Romina en relación a la incorporación de un control estricto de las unidades a partir de la tragedia.

Por último, las hermanas coincidieron en la búsqueda de justicia por su familiar, aunque reconocieron que están preparadas para todo. “Esperanza siempre hay, pero estamos preparados para todo. Sabemos que la justicia en Argentina es bastante complicada”.

Para las próximas audiencias se prevén las declaraciones testimoniales de familiares de las víctimas, en donde se aguarda que cuando se les sea notificada del día a comparecer Romina tenga la oportunidad de hablar ante el tribunal y en representación de su familia.

“Cada abogado de cada familia pregunta si alguien está preparado y en condiciones para hablar porque pidió que se sea fuerte para hablar. Pasó al principio del debate que alguna viuda empezaba hablar, recordaba el momento y se quebraba totalmente. Y así el debate se cortaba un poco después de ese duro momento”.

Pedido de 5 años para los acusados por “claro abandono de la tropa”

Tragedia - muerte de 43 efectivos de la Gendarmería Nacional
Para las próximas audiencias se aguarda por la declaración de más familiares de las víctimas. Foto: fiscales.gob.ar.

En lo que respecta a la continuidad del debate oral, durante la jornada de este último viernes ante el Tribunal Oral Federal Criminal N° 2 de Salta el fiscal Carlos Amad expuso sus argumentos y, en base al material probatorio recolectado, solicitó 5 años de prisión efectiva para los cuatro comandantes acusados. En su alegato mantuvo las acusaciones contra los comandantes Juan Carlos Germán, Juan Carlos Bordón, Elio Rafael Méndez y Ramón Antonio Maidana por estrago culposo con resultado de muerte, y en consecuencia solicitó la misma pena para cada uno.

En cuanto al suboficial Ricardo Ernesto Villasanti, que murió en enero de este año durante la feria judicial, Amad remarcó que corresponde el sobreseimiento por extinción de la acción penal, aunque consideró que “es una parte que no se puede escindir” y por ello lo nombró en su exposición. “Si bien es cierto que esta persona no está presente, nada me impide que yo mencione algunas circunstancias o actuaciones a su respecto”, sostuvo.

Todo lo ventilado en instancia de debate corresponde a lo ocurrido durante la madrugada del 14 de diciembre de 2015 cuando el primero de los tres colectivos que salieron del Destacamento Móvil 5 de Santiago del Estero de la Gendarmería Nacional despistó sobre la ruta 34.

De los 50 ocupantes sólo 7 sobrevivieron: Mario Rafael Cáceres, Franco Eduardo Delgado, Hugo Hernán Sanabria, Emanuel Corbalán, Juan Jorge Alberto Fernández, Sergio Lizondo y Alfredo Fabián Rojas.

“Es complicado resumir el horror pero vamos a tratar de hacerlo”, sostuvo el fiscal Amad, al inicio de su alegato. El representante de la parte acusatoria cuestionó que los superiores no compraran dos cubiertas nuevas, ya que consideró había dinero para contratar un colectivo a una empresa civil.

Tragedia - muerte de 43 efectivos de la Gendarmería Nacional
El fiscal Carlos Amad durante una de las audiencias en el TOC II de Salta. Foto: fiscales.gob.ar

También comparó que el bus civil de la empresa contratada tenía la revisión técnica realizada, mientras que los de la fuerza no. “Este es el contrasentido que yo marco”, amplió.

En ese contexto, para Amad hubo un “claro abandono de la tropa” por parte de los acusados, ya que incurrieron en una negligencia en el cuidado del medio de transporte, sin que haya excusa de falta de recursos, porque de las pericias contables surgió además que contaban con más de 360 mil pesos para hacer el cambio de los neumáticos.

El fiscal citó diversos testimonios, prueba documental y pericial. Consideró probado que el siniestro vial se produjo por el reventón de la cubierta delantera derecha que se encontraba desgastada y que por irresponsabilidad de los acusados no se había cambiado pese a que los choferes informaron con anterioridad que esto provocaba vibración en la dirección y la inestabilidad en el vehículo, dado que ya habían tenido inconvenientes en viajes previos.

Dos de los choferes que aseguraron haber informado sobre el estado del vehículo fueron Osvaldo Cenic y Hugo de Oliveira. Ambos viajaron aquella noche del siniestro en otro colectivo, luego de que De Oliveira se negara a conducir el bus que tenía las cubiertas en mal estado, advirtiendo el riesgo que esto generaba.

Amad consideró que los superiores de las víctimas no estuvieron a la altura de la situación debido a que no cumplieron con su responsabilidad de tener en condiciones el parque automotor. Reprochó que los imputados ni se inmutaron en hacer ese mínimo arreglo, el recambio de cubiertas, en resguardo del personal.

Aseguró que “para nada hubo impericia del chofer del micro”, en referencia a Orlando Díaz, el conductor que falleció en el siniestro vial. “Esto tampoco fue una fatalidad, pues si se hubiera obrado de manera diligente, el accidente no habría ocurrido. Aquí hubo causa y efecto”, añadió.

Para la fiscalía, la conducta de los imputados causó la multiplicidad de muertes. “Esto sucedió por la desidia de los acusados”, sostuvo. Además, consideró que familiares de las víctimas y sobrevivientes no recibieron la atención psicológica e integral que necesitaban.

Ampliación de investigación
Por otra parte, el fiscal Amad solicitó al Tribunal la extracción de copias de algunos testimonios para evaluar si es posible investigar a otros funcionarios y funcionarias. Entre ellos, nombró primero a Ana Clara Banegas, segunda comandante de la Gendarmería y médica psiquiatra.

La profesional declaró que participó del rescate, que realizó certificados de defunción. Dijo que estaba a cargo de examinar a los sobrevivientes para determinar si se encontraban en condiciones de retornar a la fuerza después.

Aseguró que asistió al suboficial Villasanti por un cuadro de angustia en 2016 y al comandante Germán por un cuadro ansioso, y que a ambos les indicó tratamiento farmacológico.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?