A seis días del asesinato a balazos en Irigoyen

Padre del joven que fue asesinado: “Mi corazón se partió”

El padre de César Caytano acusa que los detenidos del caso buscan plantar la versión de que su hijo le debía a paraguayos, pero que en verdad la víctima fue a cobrarle una deuda a ellos
miércoles 14 de febrero de 2024 | 6:07hs.
Padre del joven que fue asesinado: “Mi corazón se partió”
Padre del joven que fue asesinado: “Mi corazón se partió”

Con mucho dolor y aún sin encontrar respuestas a lo ocurrido, Fabián Caytano busca por estas horas el asesoramiento legal de un abogado con el único objetivo de investigar, en paralelo a la Justicia, quiénes fueron los asesinos de su hijo César (23). El joven era prestamista y cambista en la zona de Bernardo de Irigoyen, señalado además al contrabando de cigarrillos, y fue ultimado el pasado jueves de cinco disparos en el barrio Vista Alegre.

Justamente, este hombre aún permanece prófugo de la Justicia, mientras su pareja de 28 años y otro joven de 23, que fue quien llevó a la víctima al lugar del hecho, son los únicos detenidos que tiene hasta el momento el caso que es investigado por el Juzgado de Instrucción Uno de San Pedro.

Mientras aguarda los avances de las pesquisas, recientemente Caytano padre tomó conocimiento de que allegados a los dos detenidos que tiene el caso declararon que su hijo fue abatido por asesinos a sueldo ya que les debía dinero a paraguayos vinculados con el contrabando en la zona.

Ante estas declaraciones, Fabián salió a desmentir por completo la grave acusación y sostiene firmemente que los responsables del asesinato, a partir de sus allegados, buscan instalar esta versión para que no se descubra realmente el verdadero móvil del crimen. 

El asesinato quedó grabado en cámaras de seguridad.

En diálogo con El Territorio, el padre del cambista adelantó que tiene pensado constituirse en querellante particular en la causa para hacer distintas presentaciones ante la Justicia.

Dolor familiar

Al ser consultado sobre cómo atraviesa estos días, el entrevistado contó: “Tengo un vacío tan grande, era mi único hijo y no era una persona con maldad. Sabiendo cómo es mi hijo me arrancaron el alma con todo esto, me partieron el corazón. El que realmente conoce a mi hijo desde chico no cree esto que están diciendo”.

En relación a lo que tiene conocimiento de las testimoniales hechas en la causa indicó que “se están haciendo declaraciones y vinculaciones con otros casos que nada que ver con lo que era mi hijo. Le querían vincular con el caso del padrastro que nada tiene que ver”.

Esto último está relacionado a  que César era hijastro de Lindomar De Olivera Cunha (40), quien fue acribillado en el barrio Provincias Unidas el 4 de mayo del año pasado, es decir hace menos de un año. Olivera Cunha tenía un comercio de vinos y una hipótesis que se investiga es si ambos asesinatos tendrían el mismo móvil.

“Mi hijo lo único que tenía era su negocio, era cambista y prestamista como todos en esa zona. Hace quince días atrás me fui con él a la casa de este muchacho. Él fue a cobrarle a este muchacho y como usted ve en el video mi hijo jamás en la vida iba a amenazar a alguien, en la imagen se ve que él fue con la misma ropa con la que estaba trabajando en su casa”, aseguró Fabián. Añadió que para corroborar esta versión están los registros de las cámaras de la casa de su hijo como de los locales comerciales que se ubican enfrente.

“Él estaba haciendo limpieza en el patio, ahí esta persona que le debía le dijo que se vaya y que le iba a pagar y le sirvieron en bandeja. Están diciendo que él tenía problemas con gente de Paraguay y nada que ver eso. La declaración fue hecha por el hermano de una de las que está acusada de matar a mi hijo”, comentó el entrevistado.

A su vez explicó que mucha gente solía pedirle préstamos a su hijo para sus negocios y que los dueños de la casa donde se produjo el asesinato son familiares de la novia de su hijo, por lo que todos eran más que conocidos de César.

“Si usted ve el video, cuando aparecen los supuestos sicarios, él los conoció porque levantó la cabeza y se quedó. Además, hay unos perros que son re malos y cuando se acercan estos supuestos sicarios los perros no le hacen nada, ósea que son conocidos de esa familia”.

Y añadió: “Cuando recibió el primer impacto de bala es como que puso la mano y se ve bien como le dice que pare al tipo que disparaba. Él conoció a los que le dispararon, o sea que fue totalmente para no pagarle la deuda. Ahí involucraron un caso con el otro, quieren cambiar las versiones”.

Además, señaló que el dueño de casa estuvo al momento de recibir a César, pero luego se fue,  instancia en la cual dejó el portón abierto. Entonces entraron los tres encapuchados. “Se nota que estuvo porque quedó la silla, al parecer el dueño le dijo que iba a salir un rato a buscar plata y en ese transcurso vinieron los encapuchados”, aseguró el entrevistado.

Última charla

Fabián aseguró que el día del asesinato charló con su hijo, tal como lo hacía por teléfono todas las mañanas ya que vive actualmente lejos de Irigoyen. “Ese mismo día yo le pregunté si iba a venir y me dijo ‘no pa, tengo que cobrar unas cuentas, cuando cobre las cuentas me voy’. Fue justo ese día que lo mataron. Yo ya sabía que este muchacho le venía debiendo porque yo me fui con él a esa casa. Él (César) no tenía problemas con nadie, lo único que él hacía era prestar plata, los negocios que hacían los otros no sé”, comentó.

“Mi hijo vivía en Dos Hermanas, yo soy de Posadas. Ellos son comerciantes, la mamá tiene un mercado grandísimo, tenían vinoteca, pero el tema del cambio en la frontera es así. Mi hijo fue una persona con cero maldad, que nunca tuvo problemas con nadie y que no le quisieron pagar lo que le debían”, añadió.

También comentó que acompañó a su hijo a cobrar “porque quería ver qué es lo que hacía mi hijo. Incluso a veces yo le prestaba plata, él se quería comprar un auto y le prestaba plata, él era mi único hijo y quería saber en qué andaba”.

“Yo lo que quiero saber es por qué no me llamaron a declarar, siendo que soy su padre. Declararon parientes y familiares de los detenidos nada más. Pienso viajar para Irigoyen y mover primero en la fiscalía de Posadas porque tengo pensado meterme como querellante por mi hijo. Es algo que hay que hacer, para hacer justicia por lo que le pasó”, cerró el entrevistado,  quien además remarcó que su hijo era una persona muy querida en Dos Hermanas.

En razón de eso, en su despedida, el sábado pasado en Irigoyen, fueron más de 1.000 personas entre vecinos, integrantes de fuerzas de seguridad y hasta autoridades municipales.

Pesquisas

Más allá de los dichos del padre de la víctima, la investigación llevada adelante por el Juzgado de Instrucción Uno de San Pedro, a cargo del juez Ariel Belda Palomar, continúa con distintas diligencias. A la espera de la declaración indagatoria de los dos detenidos, se analizan distintos soportes informáticos que el pasado sábado fueron secuestrados de la vivienda donde se produjo el ataque a tiros.

Entre ellos se destacan dos computadoras portátiles, discos externos y un celular, junto con las imágenes de cámaras de seguridad que buscan reconstruir los últimos minutos con vida de la víctima, como así también el arribo y posterior huida de los homicidas.

En la impactante escena se pudo observar a partir de un video que se viralizó en redes que tres personas de apariencia jóvenes llegaron al lugar con capuchas y fueron directo hacia el joven sin que pudiera tener algún tipo de reacción.

Sólo uno de ellos disparó y se fueron del lugar rápidamente, sin importarle el acompañante y dueño de casa, que obviamente huyó del sitio cuando los vio ingresando al patio.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?