El embarazo como factor de riesgo

El riesgo del dengue en embarazadas y la transmisión vertical

Actualmente en el Hospital Materno hay un promedio de 20 embarazadas bajo seguimiento y ocho recién nacidos. Crearon un protocolo de trabajo especial para el seguimiento de casos
miércoles 31 de enero de 2024 | 6:07hs.
El riesgo del dengue en embarazadas y la transmisión vertical
El riesgo del dengue en embarazadas y la transmisión vertical

El brote de dengue que se vive en la provincia se cobró la vida de nueve personas en poco más de un mes, entre ellas dos bebés de 3 y 5 meses y una embarazada de 15 años, siendo las víctimas más jóvenes de la enfermedad transmitida por el Aedes aegypti.

El cuadro de situación es tan complejo por la circulación del serotipo DEN-2 del virus -uno de los que genera casos graves- que se armó un comité de crisis en el Hospital Materno Neonatal (HMN) para dar especial atención a las embarazadas y los recién nacidos. Se crearon protocolos y se trabaja de manera estandarizada con otros centros de salud provinciales. El objetivo es que todos tengan los mismos lineamientos a la hora de tomar decisiones.

“En el sistema de salud pública lo que hicimos cuando empezaron a aumentar el número de casos fue armar un comité en el hospital y comenzar a recibir información de todos lados, porque vimos que esta cepa es potencialmente más grave para las embarazadas”. Las palabras corresponden al médico ginecobstetra David Halac, gerente asistencial del HMN y quien a diario ve a varias mujeres que llegan con sintomatología relacionada al dengue.

Transmisión vertical

“Hacemos una discusión diaria donde nos ponemos de acuerdo en armar protocolos para que todo el mundo haga lo mismo en la provincia, no solamente en nuestro hospital, se hacen guías y normativas de trabajo para todas las embarazadas y se estipula qué hacer, quién se interna, quién no se interna, cuándo se interna, qué tratamiento se hace, cuáles son los criterios de riesgo, cuáles son los criterios de alta. Esto es tanto para la madre como para el recién nacido, porque también el recién nacido a veces nace con dengue, hay transmisión vertical, hay casos de dengue en bebés que nacieron de madres que estaban en ese momento con dengue en el momento del parto, entonces esos bebés tienen que permanecer internados en el hospital o en el centro de salud, ya sea privado o público, porque el recién nacido también puede tener complicaciones similares a la del adulto”, agregó en diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7 Así, todo lo que médicamente se realiza está protocolizado y normatizado.

Si bien el número de casos que reciben a diario se mantiene estable, consultan al hospital alrededor de 15 o 20 pacientes febriles por día, de los cuales se internan aproximadamente cinco.

“No todas las pacientes se internan y por suerte hemos tenido un sólo deceso por dengue en una embarazada, el resto son casos que van de leves a moderados. Entonces no requieren tantos tipos de tratamiento y no son de tanto riesgo, pero tenemos que ser cuidadosos. Por eso el hospital está en alerta máxima, los sistemas de salud están en alerta máxima para detectar los casos de embarazadas con dengue o de bebés con dengue, porque lamentablemente también murió un bebito de 3 meses”, dijo Halac.

Entre mujeres que dieron positivo a los estudios y otras sobre las que los médicos tienen sospecha de que tienen dengue, hay un promedio que oscila entre las 18 y las 22 mujeres internadas actualmente.

A esas se les suman unos ochos recién nacidos con dengue positivo o sospechosos. “A todos los manejamos por igual, con todos los controles de rigor”, sostuvo.

Sin tratamiento

Pese a quedar internadas, los tratamientos tienen que ver sólo con sostener los signos vitales de la paciente.

“Tratamiento de la patología en sí no hay, lo único que se puede hacer es sostén de todos los líquidos e ir evaluando, bajar la temperatura, hidratar, controlar los signos vitales. Y en caso de que empeore se toman medidas más drásticas, pero el tratamiento para ‘matar’ al virus del dengue no existe ni en la embarazada ni fuera de la embarazada”, explicó y agregó que la llegada de la vacuna es un gran avance, pero no se pueden usar en mujeres gestantes ni en puérperas que estén dando la teta.

“Por eso tenemos que hacer todo lo que sea para que las pacientes que están con dengue sean seguidas como corresponde, porque no es solamente el tratamiento que se hace en el hospital materno, sino que se hizo una articulación con el Ministerio de Salud Pública y Zona Capital de Salud para que los distintos centros de salud del resto de la ciudad y de la provincia hagan un seguimiento del paciente que se va a la casa, no es que las mandamos a la casa y le decimos ‘chau, andate’, sino que se hace un seguimiento telefónico, se la cita, se controla, se vigila”, señaló el profesional de la salud.

Protección y prevención

“Sé que el verano invita a salir y a exponerse, ponerse ropa corta, pero en el consultorio le digo a mis pacientes ‘no estás en un momento para salir a pasear con una remerita y un shortcito’”, comentó sobre una de las charlas que suele tener en las consultas diarias.

Luego puso énfasis en la protección: “La población no tiene que alarmarse, pero es responsabilidad de todos tratar de evitar la reproducción del mosquito y eso no se da fumigando, sino que con la descacharrización y con los cuidados como poner las mallas metálicas en las ventanas -mosquiteros- y el uso de repelentes. Hay que ser cuidadoso”.

Halac reconoció que el serotipo DEN-2 del virus, el que tiene prevalencia este verano en Misiones, es “particularmente complejo en los casos de embarazadas. Porque el embarazo es un factor de riesgo para el dengue en este tipo de situaciones”.

Así como el paciente con hipertensión, diabetes, inmunocomprometido corre mayor riesgo, lo corre también la gestante “deben tener la precaución de evitar el contacto con el transmisor. Ya sea poniéndose repelente o haciendo todas las medidas de rigor, descacharrización, todo lo que se habla para que la mujer embarazada no se contagie, porque el dengue puede complicar la salud materna y fetal”, indicó.

En ese sentido, el médico hizo mención a que las mujeres que transitan el último trimestre de la gestación son quienes están en mayor exposición de tener un cuadro más complejo.

Asimismo también influyen la hipertensión en el embarazo, la diabetes gestacional y las pacientes que tienen algún tipo de tratamiento por alguna patología crónica, hepática o renal.

“Cualquier cosa que complique el embarazo puede generar un dengue severo en la embarazada y con las consecuencias sobre el bebé”, precisó.

Síntomas en las embarazadas

Entre la sintomatología que puede aparecer en una gestante están las clásicas para el dengue:   cefalea, dolor retro ocular, vómito, diarrea, deshidratación, dolores corporales, dolores osteoarticulares, fiebre.

“Cuando eso pasa la mujer tiene que consultar a un clínico, a una guardia obstétrica o a su médico para que la evalúe clínicamente. Hay que hacer bien la evaluación clínica del paciente, revisarlo, ver cómo está y pedirle estudios de laboratorio. El laboratorio y el cuadro clínico del paciente son los que van a determinar qué tipo de tratamiento se hace. No todas las pacientes embarazadas con dengue deben internarse. Algunas siguen de manera ambulatoria con controles diarios de laboratorio, signos vitales, temperatura, presión arterial, hidratación, porque el paciente con dengue en general es un paciente que está deshidratado porque no come o no ingiere líquidos, porque no está bien”, detalló.

En esa misma línea contó que a veces los síntomas son muy pocos o casi nulos. Sin embargo, ante la duda lo mejor es consultar a un profesional.

“En los estudios de laboratorio se evalúa cómo están los glóbulos blancos, los glóbulos rojos, las plaquetas, el sistema de coagulación y el hígado que es en donde se ve la afectación de esta patología del dengue. Esto es una patología infecciosa, entonces nosotros sugerimos que vean a un clínico y que el clínico le haga un seguimiento, pero el obstetra también lo puede hacer, lo ideal sería que la vean los dos”, finalizó.


La hidratación, pieza clave en el tratamiento

La médica infectóloga pediátrica, Verónica Deschutter, contó a El Territorio cómo se da la transmisión del virus del dengue en bebés recién nacidos que ya fueron dados de alta. “En aquellas madres que han tenido dengue cercano en el embarazo o meses previos a un parto, ese niño podría llegar a tener más riesgo de hacer una forma grave si se infectan con dengue en el período de lactancia. No porque se transmita a través de la leche materna, sino porque en el momento del embarazo, a través de la placenta, pasan anticuerpos y pueden hacer una reacción exagerada si se contagian, que es lo mismo que pasan aquellos adultos que tienen el antecedente del dengue y por eso también pueden hacer una forma más grave”, señaló.

“Las recomendaciones de hidratación para un niño siguen siendo las mismas, agua y sales de rehidratación oral que utilizamos o recomendamos en el hospital. No hay evidencia que avale otros métodos para los niños. Con el agua es suficiente y eso es lo que nosotros venimos utilizando”, explicó Deschutter.


En cifras

20

Un promedio de 20 mujeres embarazadas por día con síntomas relacionados al dengue consultan en la guardia del Hospital Materno Neonatal.

Instan a consultar ante el primer síntoma en menores de seis meses

¿Que opinión tenés sobre esta nota?