lunes 15 de abril de 2024
Nubes 23.2ºc | Posadas

Los amigos residen en la localidad de Pinamar

“Tengo mucha fe en Dios y que se los pueda hallar con vida”

Los misioneros Gabriel Raimann (38) y Ramón Román (56) fueron el último domingo a pescar en las aguas de la costa atlántica con un kayak y desde entonces están desaparecidos

miércoles 17 de enero de 2024 | 6:05hs.
“Tengo mucha fe en Dios y que se los pueda hallar con vida”
Gabriel Raiman y Ramón Román son pescadores aficionados.
Gabriel Raiman y Ramón Román son pescadores aficionados.

Durante la jornada de ayer efectivos de Prefectura Naval Argentina, Guardavidas y la policía bonaerense comenzaron una intensa búsqueda en las aguas de la costa atlántica para hallar a dos amigos misioneros que se adentraron en la mañana del último domingo al mar en Kayak para pescar en Pinamar, ingresando al agua en la bajada náutica de Valeria del Mar. Fue la última vez que se supo de ellos.

Se trata de Gabriel Raimann (38), oriundo de la localidad de Campo Grande, quien junto a su amigo Ramón Román (56) -también de Misiones pero con residencia en Buenos Aires desde hace 26 años- llegó en una Toyota Hilux a la localidad balnearia mencionada para disfrutar de una jornada de pesca.

Según las primeras averiguaciones, este medio pudo saber que una vez que llegaron a la zona estacionaron el rodado y minutos después comenzaron su travesía ingresando al mar en un kayak rojo y amarillo.

En tanto, las autoridades advirtieron de lo sucedido recién el lunes a la mañana, cuando un vecino llamó al Servicio de Dirección de Seguridad de Playas para reportar que la camioneta Hilux pasó la noche estacionada sobre la arena, a unos 200 metros de la bajada náutica.

Ante esta alerta, los investigadores identificaron que el propietario del vehículo es Román. Al comunicarse con su familia supieron que el hombre había salido a pescar en compañía de Raimann, quien trabajaba en una obra y formó fuertes lazos con Román, que es contratista.

Es por eso que efectivos de PNA y de la Policía Bonaerense participan intensamente de la búsqueda de ambos pescadores. Desde entonces la búsqueda se realiza con lanchas, motos de agua y drones.

Fe intacta

“Nuestra fe está puesta en que Gabriel y su compañero estén con vida”, expresó Sara - hermana de Gabriel- en diálogo con El Territorio.

A su vez, mientras viajaba de Misiones para la localidad atlántica para poder seguir de cerca las tareas de búsqueda, contó que su hermano “estaba residiendo en Pinamar desde hace siete meses, y se dedicaba a la construcción”.

Gabriel visitó recientemente la provincia. “Estuvo por 25 días y se volvió el 1 de enero. Vino por las fiestas y a ver a nuestro padre Jorge que se encontraba muy enfermo”, agregó la hermana.

Si bien no supo precisar si su hermano contaba con experiencia a la hora de navegar en kayak, si les había manifestado varias veces que disfrutaba de la pesca desde la costa.

Sobre la última comunicación con su hermano, indicó: “Se comunicó con mi hermana Ángela y le dijo que se iban de pesca, que cuando regresaba la volvía a llamar y eso no ocurrió”.

Por otro lado, uno de los hijos de Román, habló con medios nacionales para contar cómo están viviendo las últimas horas con la incertidumbre de no saber dónde está su padre y el amigo: “Estamos sobrevolando toda la costa. Más allá de la base, en Punta Médanos no vemos nada; no vemos helicópteros; no vemos motos de agua. Estamos solos”.

Conocimiento de la desaparición

En tanto, el joven mencionó que se enteraron de la desaparición recién un día después, cuando cerca del mediodía la Policía se presentó en su domicilio y le notificó a la familia lo que había sucedido.

Ayer, en horas de la madrugada se acercaron al puesto de Prefectura Naval en el muelle de Pinamar, a la espera de novedades: “Vamos a quedarnos hasta que nos digan algo”.

Desesperados, los familiares de Ramón contrataron una avioneta para que recorriera la costa durante cuatro horas. Con el correr de la mañana, un vecino de Pinamar que cuenta con una avioneta se contactó con los familiares y les ofreció hacer otro vuelo, cerca de las 11.

En ambos casos, salieron a recorrer la costa sin saber bien las coordenadas. “No encontramos nada”, contaron los hijos pasadas las 15 ante la prensa y reclamaron que se amplíe el área de búsqueda y que se coordinen más recursos. “Necesitamos ayuda”, pidieron.

Triste antecedente familiar

La familia Raimann vive horas de desesperación por no tener novedades de Gabriel y por sufrir nuevamente una desaparición de un familiar que se adentró al agua y no volvió a salir.

Es que el 1 de septiembre pasado sufrieron la pérdida de Walter Iván Raimann (29) -sobrino de Gabriel- quien había caído días antes al río Uruguay desde una canoa en Panambí, mientras pescaba junto a dos amigos.

 De acuerdo a lo informado por el oficial principal Matías Añaia, jefe de la sección Panambí de Prefectura Naval, el hallazgo del cuerpo se produjo a la altura de la zona costera del Paraje Eldoradito y, aproximadamente, a unos seis mil metros río abajo del lugar en que desapareció de la vista de sus amigos. 

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias