De la carne

Bajan los precios y se reactivan las ventas

Los aumentos de fin de año provocaron una caída en el consumo y los frigoríficos tuvieron que reacomodar los valores. Los clientes siguen buscando lo más barato
domingo 14 de enero de 2024 | 6:06hs.
Bajan los precios y se reactivan las ventas
Bajan los precios y se reactivan las ventas

El valor de la carne bajó tras varias subas que derivaron en altos costos a fin de año previo a las fiestas, lo que derivó en una caída en el consumo. No obstante, de a poco y con nuevos valores no tan excesivos, las carnicerías consultadas aseguran que se va reactivando el sector y la demanda va en ascenso.

“Después de diciembre arrancamos enero con bajas en la carne roja del 20%. Si el kilo de bola de lomo o costilla llegaron a $7.000 o $8.000, ahora valen entre $5.000 y $5.500”, sostuvo Erica Ramírez, responsable de carnicería Lo de Rodri en Garupá.

Por otro lado, los abastos consultados coincidieron en que hay una reactivación en las compras, y que la carnes blancas como cerdo y pollo mantienen sus ventas. Alejandro Brys, responsable de Abasto y Carnicería Luciano, coincidió que “posterior a las fiestas en la carne vacuna y pollo hubo una baja de precios, lo que repercute en que  no disminuyan las ventas y haya de vuelta mayor circulación de clientes”.

En cuanto a la hacienda, el panorama es positivo pero también existe preocupación en el sector ganadero.

Las semanas de intensas lluvias en Misiones generan en el sector ganadero altas expectativas de una próspera temporada, debido a la mejora en la calidad de las pasturas. De esta forma, el rubro se empieza a recuperar de la extrema sequía y ve con buenos ojos el desarrollo de la actividad. Sin embargo, hay otras preocupaciones que acaparan la atención de los referentes ganaderos, como la suba de los insumos y la necesidad de créditos para hacer frente a los costos que demanda la producción (ver página 11).

Bajo el precio, subió el consumo

Según Ramírez, la primera semana de enero se registró nuevamente un movimiento que en los primeros días de noviembre o diciembre habían caído. “Sacando de lado las fiestas, después del cobro del sueldo, se nota que el consumidor viene a buscar para abastecerse por unos días o por la semana. Bueno esto dejó de pasar los últimos meses del año pasado. Había movimiento, pero eran por menos cantidad en cuanto a kilos, o menor circulación de clientes a los que estábamos acostumbrados”, apuntó.

La comerciante dijo que el año pasado la carne roja subió varias veces, y que la alternativa eran las carnes blancas. No obstante, asintió que para fin de año la carne de cerdo no llegó a igualar al kilo de carne roja, pero no estuvo muy lejos. “Para las fiestas una costilla de carne valía casi $8.000, la de cerdo llegó a los $6.000, en la cantidad de kilos hay diferencia, pero no hubo tanta variación como en otros años”. En la actualidad, explicó que la costilla de carne bajó y vale $6.500. Luego, detalló que el pollo mantiene su precio. “Seguimos con los tres kilos de patamuslo a $4.800 o la patita a $1.600 por kilo, no bajó ni subió. El proveedor mantuvo los costos de este tipo de carne, y en consecuencia, nosotros hicimos lo mismo”. También, agregó que del cerdo, lo más pedido es la chuleta que cuesta $3.500 el kilo.

Por otro lado, en el mercado concentrador zonal de Posadas, El Territorio recorrió el sector de carnicerías. Allí, desde el puesto La Misionerita indicaron que la carne bajó después de la suba importante a fin del año 2023. Además, añadieron que “la demanda es positiva porque los cortes son económicos y accesibles a los bolsillos del consumidor del mercado”. La carnicería trabaja solo con mercado pago y efectivo como la mayoría de las carnicerías posadeñas. Al ser consultados por los cortes más pedidos, manifestaron que aguja, chuleta, paleta para las comidas diarias, y en el caso de asado costilla o vacío.

Por otro lado, Brys coincidió en que “todo lo que es carne de vaca bajó”. Incluso, añadió en diálogo con Acá te lo Contamos por Radiactiva 100.7 que los costos del cerdo y pollo también descendieron. “En general, bajaron bastante cerca de un 25%. Por ejemplo, una costilla de ternera para las fiestas estaba $8.000 y en el presente está $6.500 con una mejora en los precios al comprar por manta”.

En cuanto al consumo, reflexionó que existió una baja cerca del 40% en relación al año anterior en su caso. “Evidentemente el consumidor optó por otro menú durante las fiestas de fin de año”.

Seguidamente, admitió que debido a esta cuestión de la caída en el consumo, los frigoríficos acomodaron sus precios. “En enero bajan las ventas por varias cuestiones. La población está de vacaciones, no se quiere cocinar por el calor, u otros. Todo influye pero con la baja de los valores se empezó a notar que hay familias que vuelven a comprar carne, se reactivó el rubro”.

Para finalizar, contó que lo más vendido son los cortes como carne molida, milanesa, paleta, y aguja en cuanto a carnes rojas. Mientras que, por el lado de carnes blancas, pollo y cerdo. “En la patamuslo hubo una baja importante del 50%. No así en la pechuga o la suprema. La patamuslo llegó a estar a $6.000 los tres kilos y en la actualidad, estamos ofreciendo a 4.200”, cerró.

Precios

En cuanto a precios, los más económicos en la actualidad fueron tomados desde el mercado concentrador y las carnicerías consultadas por este medio.

Desde $5.800 el kilo de costilla o vacío, el kilo de bola de lomo o nalga desde $6.000, pulpa cuadrada desde $5.700, molida común desde $4.000, molida especial desde $5.800. Por otro lado, los cortes más baratos son el osobuco -por kilo-, que vale $3.250, la falda vale $3.550, aguja o paleta se consigue desde $3.850.

Apuntan a instalar más frigoríficos en la provincia para bajar costos

¿Que opinión tenés sobre esta nota?