La Provincia comenzó a asistir a los afectados

Vendaval destechó casas en Alem y Cerro Azul; crecida del Uruguay se hace sentir

En Alem y Cerro Azul volaron techos y paredes. Cayó una antena radial, hay heridos y empresas tuvieron pérdidas
domingo 19 de noviembre de 2023 | 6:06hs.
Vendaval destechó casas en Alem y Cerro Azul; crecida del Uruguay se hace sentir
Vendaval destechó casas en Alem y Cerro Azul; crecida del Uruguay se hace sentir

A horas del fuerte temporal que golpeó con dureza a Leandro N. Alem y Cerro Azul, los testimonios de quienes lo vivieron en carne propia ponen de manifiesto la fuerza de la naturaleza.

Todo comenzó apenas pasada la medianoche de ayer y hay quienes lo perdieron todo. Sólo en Alem se contabilizaban unas 50 casas dañadas, ocho heridos por accidentes, cortes y crisis de nervios provocadas a causa de la tormenta y al menos cuatro familias evacuadas.

Algunas chapas quedaron estampadas contra los árboles. Fotos: Cristian Valdez

En Cerro Azul un número similar de afectados. Según estimaciones por los daños ocasionados, los vientos habrían alcanzado los 150 kilómetros por hora y la mayoría de las casas está edificada de material y con techos de zinc. Fue tal la magnitud del desastre que el gobernador Oscar Herrera Ahuad visitó en persona la zona y ordenó la asistencia inmediata.

A su vez, El Territorio también estuvo en el lugar y Cristina Ramos, vecina de Alem y una de las damnificadas, detalló: “Después de las doce de la noche empezó a llover, cayó granizo y sentíamos que venía el viento muy fuerte. Así que corrí la cortina para ver y cuando entro a la pieza para despertar a los chicos, porque estaba muy feo, el viento levantó todo, se llevó todas las chapas, el techo completo, los cables de la instalación de luz”.

Su pareja, Hernán Fernández, coincidió: “Fue algo terrible para mí y mi familia”. Apenas cesó un poco el viento y en medio de la noche comenzaron a ayudarse entre vecinos y pudieron salvar algunos electrodomésticos y luego tuvieron que abandonar la vivienda, que había quedado destechada.

“Nos refugiamos en la casa del vecino hasta hoy (por ayer) temprano”, agregó y sostuvo que fue la primera vez que viven una tormenta así de fuerte: “El techo estaba bien asegurado, pero igual voló todo”.

“Yo hace tres meses me trasplanté del riñón y no puedo hacer fuerza, no puedo hacer nada todavía y eso me  da más impotencia porque ves tus cosas así, las cosas de tus hijos tiradas, y no podés hacer mucho. Ahora habrá que comenzar de vuelta. Por suerte hoy a la mañana llegó un poco de asistencia y ahora dejó de llover”, agregó Hernán.

En Alem una de las zonas más afectadas fue la del kilómetro 40, en el barrio Sartori, donde la gran mayoría de las casas quedó destechada e incluso con daños estructurales. Pese a la dureza del momento todos destacaron la ayuda de los vecinos entre sí en medio de la noche.

En tanto, otro vecino del lugar, Jairo De Lima, recordó que a la hora en que comenzó la tormenta ya se habían ido a dormir con su familia y fueron sorprendidos por el ventarrón y la granizada que los despertó de inmediato en medio de la lluviosa madrugada.

“El ambiente estaba húmedo y hacía mucho calor. Yo escuché ruidos como que zumbaba el viento y eso nos despertó con los truenos”, relató.

La solidaridad vecinal se hizo presente en medio de la emergencia que les tocó pasar.

En su vivienda el hombre sufrió la voladura de la mitad del techo y se le mojó la ropa, la cama y los colchones. “Pese a todo, la verdad que estamos por la ayuda de los vecinos y la asistencia que llegó rápido”, dijo Jairo.

Otro de los perjudicados, Rafael Da Silva, agradeció a Dios que no sufrieron daños físicos ni él ni su familia y recordó que “todo fue rapidísimo”.

Ayer a la tarde mientras reparaba los daños, comentó: “Estábamos adentro de la casa y cuando voló el techo nos refugiamos en un sector donde no llovía y después vino mi suegro, se llevó a mi señora y mi hijito yo quedé para cuidar un poco más las cosas. Pero igualmente el agua mojó todo lo que había adentro”.

El padre de familia sostuvo que hace tres meses vive en el lugar y es la primera vez que sufre algo así: “Gracias a Dios nos ayudaron lindo, actuaron rápido”.

Juan Andrés Silveira, otro perjudicado al que se le volaron las 18 chapas del techo, sostuvo que fue “todo en un segundo y más allá de lo material nadie sufrió daños o problemas de salud”.

“Gracias a un vecino pude poner una lona para que no se sigan mojando las cosas. Y después nos refugiamos en casas de vecinos y hermanos”, añadió.

El hombre vive en el lugar con su esposa y sus tres hijos que ahora permanecen en casas de familiares: “Ahora salió el sol y puse algunas cosas a secar como la ropa, los colchones a ver si se puede dormir a la noche”.

Y cerró: “Yo en ningún momento pensé en que esto podía pasar. Hace seis años que vivo acá y pasamos varias tormentas, pero nunca esto y ojalá que nunca vuelva a pasar”.

También la EFA 1004 ‘Santa Teresita’ tuvo daño en los corrales de animales, voladura de chapas y cayó parte de un depósito.

“Más de la mitad de la ciudad se encuentra sin servicio energético, no obstante pedimos que quienes quieran solicitar asistencia que traten de comunicarse. Ahora estamos dirigiéndonos a la zona rural que según nos informaron también sufrieron daños a causa del temporal que estuvo acompañado por fuertes ráfagas de viento”, detalló en horas de la mañana el intendente electo Matías Sebely, quien recorrió la zona del desastre junto al gobernador Oscar Herrera Ahuad.

A la misma hora una fuerte tormenta eléctrica se desató en Ituzaingó, Corrientes, y generó  inundaciones de calles y casas, caída de árboles, cortes de luz, y una familia evacuada en el polideportivo de las Mil Viviendas y problemas en la calle Belgrano, vía de acceso a la ciudad.


Donaciones

La Escuela 83 de Leandro N. Alem, ubicada en el kilómetro 40, se convirtió en el centro de recepción de donaciones para ayudar a los damnificados por el temporal. El Comité de Crisis seleccionó a esta institución para centralizar la ayuda que luego será distribuida a quienes más lo necesitan.

Además de recibir donaciones, en la escuela también funciona una cocina comunitaria para los perjudicados. Esta cocina se encarga de preparar las comidas para alimentar a las personas y operarios que están colaborando en la reconstrucción de las casas, así como a los propios damnificados.

 

Impacto de El Niño

En Cerro Azul el viento arrasó decenas de casas

Se estacionó el río Uruguay en El Soberbio y esperan que descienda

¿Que opinión tenés sobre esta nota?