¿Querés recibir nuestras alertas de noticias? Entrá y enterate como recibirlas

Se postergó juicio por la muerte de padre e hijo

En septiembre hubo un intento de Rubbo y su abogado defensor de admitir responsabilidades penales en un juicio abreviado, pero el ofrecimiento del Ministerio Público fue de 5 años de prisión de cumplimiento efectivo. La oferta no fue del agrado de Rubbo, quien decidió enfrentar el juicio oral esperando un fallo distinto
miércoles 01 de noviembre de 2023 | 12:45hs.
Se postergó juicio por la muerte de padre e hijo
Se postergó juicio por la muerte de padre e hijo

El comerciante y ex piloto de rally misionero, Leonardo Alex Rubbo (27), debió haber sido juzgado ayer por el delito de “doble homicidio en accidente de tránsito”, consecuente con el atropellamiento y muerte de Juan Carlos Kachuka (24) y de su hijo, Carlos Benjamín Kachuka (1 año y 10 meses), que protagonizó hace más de cuatro años sobre la ruta Provincial 201.

Pero el debate oral para el que se conformó un tribunal unipersonal frente al cual está el juez Correccional y de Menores Dos, Cesar Raúl Jiménez, debió posponerse porque el abogado de Rubbo, José Antonio Reyes, recusó a la fiscal María Laura Álvarez (subrogante) por “enemistad manifiesta”, exponiendo sus argumentos.

Con eso ahora el juez Jiménez debe analizar y decidir si hace lugar al planteo. Si ocurre de esa manera la resolución del expediente podría pasar a manos de la jueza Correccional y de Menores Uno, Marcela Leiva.

En septiembre hubo un intento de Rubbo y su abogado defensor de admitir responsabilidades penales en un juicio abreviado, pero el ofrecimiento del Ministerio Público fue de 5 años de prisión de cumplimiento efectivo. La oferta no fue del agrado de Rubbo, quien decidió enfrentar el juicio oral esperando un fallo distinto.

Padre e hijo murieron en el acto pasadas las 19 del sábado 13 de julio de 2019 sobre la ruta Provincial 201 -inmediaciones del barrio Monyolito II- en jurisdicción de Tres Capones, entre las localidades de Apóstoles y Concepción de la Sierra.

Circulaban en una moto Corven de 110 cilindradas que -según la defensa del acusado- no contaba con las medidas de seguridad obligatorias y reglamentarias. Rubbo, en tanto, iba al mando de una camioneta Nissan Frontier en el mismo sentido. El choque fue de atrás y con tanta violencia que la moto quedó incrustada en la zona del motor.

“No tenía mucha visión, era un lugar sin iluminación. Veo luces de un vehículo de frente y escucho un impacto que no ví. Solo escucho y no sé contra qué impacté”, llegó a declarar en su momento el acusado, que según los informes periciales manejaba a 141 kilómetros por hora cuando en esa zona (rural) la velocidad está limitada en 80 kilómetros por hora.

El deceso de ambas víctimas -de acuerdo a los certificados anexados al expediente- fue en el acto por paro cardiorrespiratorio por desnucamiento y traumatismo encefalocraneano.

Temas de esta nota
¿Que opinión tenés sobre esta nota?