lunes 02 de octubre de 2023
Cielo claro 14ºc | Posadas

La papa de la suerte

domingo 10 de septiembre de 2023 | 3:54hs.
La papa de la suerte

El Zapallito de Tronco, gobernador del Huerto de Jacobo, creó por decreto el Instituto de Loterías y Juegos del distrito fijando su planta funcional, organigrama, régimen de bingo, quinielas y tragaperras, cronogramas de sorteos y premios, auspicios, propaganda y programas de beneficios varios.

Ni bien publicada la novedosa norma en el boletín oficial, la pasión por la tómbola se desató en la vasta extensión de la plantación generando irrefrenables ansias de lucro en todas las comunidades. La ambición se incrementó exponencialmente en los adultos y hasta los más pequeños comenzaron a experimentarla cobrándoles a sus amigos el derecho de participar en sus juegos. 

El Instituto de Loterías y Juegos del Huerto (I.L.J.H)  ampliamente promocionado por altavoces y carteles en todo el sembradío, invitaba a jugar: “Juegue y gane” rezaban  los afiches colocados en los senderos y laterales de los canteros y la consecuencia del despliegue publicitario fue una avalancha de apostadores que dieron pie a la aparición de tomadores de apuestas los cuales se pusieron a trabajar sin interrupción todos los días de la semana. La tarea no les dejaba tiempo para otra cosa que no fuera anotar cifras y colocarlas al lado de los casilleros 1º, 2º,3º y así sucesivamente hasta el 10º lugar.

Preferentemente se dedicaron al nuevo oficio individuos de la tercera edad retirados de la vida laboral, vecinos con capacidades diferentes que ambicionaban tener sus propios ingresos y féminas aburridas de permanecer en sus canteros procreando y tirando del carro de la familia las veinticuatro horas del día. 

Después de los primeros sorteos aparecieron los anuncios de los números favoritos en las respectivas rondas de juego “El trece gana con creces”;  “Treinta y dos a la cabeza incrementa tu riqueza!”, “Cuarenta y nueve sale hoy y no se mueve”, etc. La fiebre quinielera redundó en largas colas de apostadores que adoptaron el hábito de aguantar la espera revelando las historias secretas del huerto. No se salvó nadie. Sin embargo y no obstante la tómbola, el Zapallito de Tronco era por largo, el más criticado.

Se le cuestionaba que no estando conforme con los cargos de asesorías distribuidos entre sus compañeros de fórmula, ministros del ejecutivo y demás funcionarios, había contratado un sinnúmero de empleados que llenaban por completo las oficinas gubernamentales entorpeciendo el contacto y la comunicación del gobierno con sus administrados y que para sostener los gastos desmesurados de su administración, inventaba impuestos cada día agobiando a los pobladores.

 Decidido a resolver en la quiniela la monotonía de su vida, el Apio le criticaba las nuevas compras efectuadas en el gobierno para ornamentar el edificio y el interior de la residencia oficial pudiendo haber destinado esos fondos a mejorar las condiciones de vida de los lugareños; por su parte, un Brócoli ya mayor, conservador y muy apegado a las formas, resaltaba su perfil “fiestero”  y sus irresponsables erogaciones relacionadas con la farándula “No se le ha visto invertir una sola moneda para encarar la construcción de obras necesarias para el Huerto – decía – el circo es lo único que le interesa.”

La Papa, destacada timbera y concurrente asidua de las colas, se entretenía en hurgar en la vida privada del Z de T asignándole amoríos con una joven batata que sobresalía en su sector por su perfecta redondez y aterciopelada piel. “Es un pervertido –afirmaba-   está engañando a la zapallita con esa novata, perdido en la dulzura que la muy deshonesta le prodiga todos los días…” y la lengua viperina no paraba de propalar noticias acerca de la pecaminosa relación del gobernador.

Las apuestas aumentaban y el número de apostadores también hasta que un día tuvo que declararse feriado y sustraerlo de la timba porque ya nadie se quedaba en los canteros a cumplir con los procesos reproductivos, las tareas de mantenimiento y recolección, el servicio de control de malezas, etc. El interés colectivo estaba en la cola y con la cola las arcas del gobierno crecían pero el huerto se empobrecía y caía en la holgazanería. El Zapallito de Tronco convocó entonces a una urgente reunión de gabinete para analizar la situación.

La junta se llevó a cabo el feriado y a su término, en rueda de prensa se ventiló el siguiente comunicado: “En el día de la fecha, en reunión de gabinete de ministros, el gobierno del Huerto de Jacobo resolvió: 1º Gravar con el cinco por ciento (5%) del valor total de la renta caída en el último trimestre a las comunidades que hayan disminuido su producción sin que hayan ocurrido factores climáticos o ambientales que justifiquen el retroceso. 2º  Gravar con el diez por ciento (10%) del total de la renta dejada de producir en las comunidades de APIÁCEAS y BRASICÁCEAS en el mismo período de tiempo, por alterar la paz y la convivencia del Huerto. 3º Gravar con el cincuenta por ciento (50%) del valor del total de la renta caída en el último trimestre a la comunidad de la SOLANÁCEA por afectar gravemente el honor del gobernador en funciones  y utilizar un lenguaje de odio para difamar a una vecina de la familia Convolvulaceae. Firmado. Gobernador: Zapallito de Tronco, Vicegobernadora: Mandioca, Ministro de Gobierno y Jefe de Gabinete: Lenteja, Ministro de Relaciones Hortícolas: Repollo, Procurador de Justicia y asesor del Ejecutivo: Dr. Rastrillo.

Notifíquese- Regístrese- Archívese.

 

Norma Nielsen

La autora es cuentista, poetisa y compositora de música. Tiene varias publicaciones y participó en antologías

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias