viernes 01 de marzo de 2024
Muy nuboso 24.7ºc | Posadas

“Lo absolvieron teniendo todo en contra”

viernes 01 de septiembre de 2023 | 6:04hs.
“Lo absolvieron teniendo todo en contra”
Lorena Vega, hermana de una víctima del médico en Posadas.
Lorena Vega, hermana de una víctima del médico en Posadas.

La muerte de Silvina Luna reavivó el dolor de las víctimas que Aníbal Lotocki dejó en Misiones, donde ejerció y tuvo escándalos antes de trasladarse a la Capital Federal. Aunque en la actualidad, está relacionado a casos como el de Gabriela Trenchi, Pamela Sosa, Stefanía Xipolitakis y la muerte de Mariano Caprarola, el médico tiene trayectoria en la tierra colorada, de donde es oriundo.

Es que antes de llegar a Buenos Aires y atender a las famosas modelos y vedettes argentinas, Lotocki ya era conocido en Misiones donde atendió a decenas de personas y adquirió cierto prestigio en la sociedad local, donde era habitué de boliches y bares.

Conocido en el mundo del espectáculo como “el cirujano de los famosos” por haber practicado intervenciones quirúrgicas por cuestiones estéticas a numerosas celebridades, el nombre de Lotocki trasciende en los juzgados por mala praxis en la salud de sus pacientes.

En ese sentido, volvieron a estar en vilo diversos testimonios de víctimas y familiares de quienes pasaron por su quirófano y hasta hoy exigen justicia por las secuelas que dejaron esos procedimientos.

Corría 2007 cuando el caso Romina Vega conmocionó a los posadeños. Según relatan las crónicas de la época publicadas por El Territorio, la joven vivía con su familia en el barrio Villa Dolores de Posadas y murió por una complicación surgida en el posoperatorio de un procedimiento estético.

Lorena es hermana de Romina, la joven que falleció horas después de una intervención quirúrgica, cuando el médico Lotocki atendía en la clínica Full Esthetic Center de calle Córdoba entre Colón y Félix de Azara, en pleno centro de Posadas.

“A él lo absolvieron teniendo todo en contra. Mi hermana murió por una embolia pulmonar, luego de haberse realizado una liposucción en abdomen, cintura y brazos seguida de una inyección de grasa en los glúteos. Se recuerda el caso de mi hermana porque fue uno de los primeros que tuvo Aníbal Lotocki”, contó Vega hace pocas semanas en diálogo con este medio.

Romina Vega tenía 21 años en 2007, cuando conoció al médico en un boliche. “Ella era una joven muy bella y divertida. No necesitaba esta operación, pero en la sociedad en la que vivimos, si no sos delgadita, mentalmente empezás a considerar que no está bien tu físico. Ella empezó a querer operarse y lo conoció a él en un boliche, donde le ofreció sus servicios”, relató la hermana de la víctima.

Asimismo, recordó que su mamá le había advertido que toda operación era riesgosa y que se hiciera chequeos previos de salud, dado que Lotocki no había pedido controles, algo que despertó las alertas en la madre de la joven.

“Fueron a hablar con él y él aseguró que todo iba a salir bien, que Romina iba a salir caminando y que era una operación muy simple”, dijo. Sin embargo, poco tiempo después de haber ingresado para ser intervenida, la familia recibió un llamado porque las cosas se complicaron.

El drama

“Cuando mi mamá llegó -a la clínica-, vio que la estaban bajando atada por la escalera y no pudieron reanimarla”, detalló Vega respecto de los últimos momentos con vida de su hermana Romina.

“La grasa se le fue a los pulmones y causó una embolia. Mi mamá hizo la denuncia y tenía todas las pruebas, pero lo absolvieron como si nada”, señaló.

En cuanto al seguimiento de la denuncia radicada en la Comisaría Primera de Villa Sarita, luego de nueve meses el entonces juez Luis Rey y la médica forense Mónica Palacios inspeccionaron la clínica que dirigía Aníbal Lotocki en Posadas, determinando que no tenía mayor responsabilidad que la de un homicidio culposo.

En tanto que el Cuerpo Médico Forense de Misiones remarcó en su dictamen que los profesionales que participaron de la cirugía cometieron algunas irregularidades de procedimiento.

En la Justicia, Lotocki tuvo que explicar -desde el punto de vista médico- los procedimientos que siguió y los medicamentos que suministró.

Con esas herramientas el juez dictó el sobreseimiento por falta de mérito para el médico, que debió pagar una fianza de 50.000 pesos. “Hoy en día la causa está prescripta y no se puede juzgar dos veces por el mismo hecho”, indicó Lorena, quien actualmente se desempeña como abogada.

“Te da impotencia porque, por lo menos, lo hubieran inhabilitado. Él no es especialista y decía que agregaba metacrilato, pero es tan caro que aplica otra cosa. Todas estas cuestiones no se tuvieron en cuenta”, manifestó sobre la resolución de la causa.

Además, comentó que mantuvieron conversaciones con otras víctimas, y consideran que Lotocki no está detenido porque hay un trasfondo de dinero y de poder que le permiten seguir adelante sin tener consecuencias por su proceder. “No podemos hacer más nada que llamar a la reflexión de que todas las chicas se acepten tal cual son y, si en algún momento quieren operarse, que lo hagan con un especialista chequeado”, sostuvo.

Por otra parte, la familia de Romina Vega compartió en redes sociales una petición en la plataforma Change.org para que se inhabilite como médico a Lotocki en la que se sumaron 22 mil firmas apoyando la iniciativa.

Así, 16 años del fatidíco hecho que llevó a la muerte a Romina, su caso y el de otros pacientes recobra fuerza con la novedad del fallecimiento de la modelo en Buenos Aires.


En cifras

$50.000

En 2007 la Justicia misionera sobreseyó a Lotocki por la muerte de Romina Vega y le ordenó pagar una fianza de 50.000 pesos.

 

Murió Silvina Luna, la modelo que había sido operada por el misionero Lotocki

“Mis pacientes saben que no soy cirujano plástico”

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias