sábado 24 de septiembre de 2022
Cielo claro 20ºc | Posadas

Bajó el consumo de leche, carne, verduras y frutas

Unicef alerta sobre malnutrición en niños y adolescentes en el país

En junio pasado se hizo una encuesta en toda la Argentina para conocer la situación de la niñez. Piden sostener políticas públicas destinadas a los grupos más vulnerables

jueves 11 de agosto de 2022 | 6:04hs.
Unicef alerta sobre malnutrición  en niños y adolescentes en el país
La situación se complejiza en hogares monomarentales y las actividades del hogar recaen sobre mujeres.
La situación se complejiza en hogares monomarentales y las actividades del hogar recaen sobre mujeres.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) presentó el mediodía de ayer los datos de la ‘Encuesta rápida sobre la situación de la niñez y adolescencia 2022 en Argentina’ que se realizó en junio pasado en todas las provincias -entre ellas Misiones- para conocer sobre el estado de la infancia y adolescencia, condiciones socioeconómicas, escolaridad, violencia e ingreso al mercado laboral, entre otros puntos relevados.

Participaron del relevamiento 1.626 hogares a nivel nacional con una muestra estratificada a hogares con niños, niñas y adolescentes. Del NEA fueron parte 311 hogares y 1.343 personas.

Según explicaron desde Unicef Argentina la muestra representa a 6,3 millones de hogares y 27,1 millones de personas que habitan en ellos.

En el documento se destacó que respecto de igual período del año pasado, más de un millón de niñas, niños y adolescentes en Argentina dejó de comer alguna comida -desayuno, almuerzo, merienda o cena- por falta de dinero, una situación que también afecta a tres millones de adultos. En consecuencia, 20% de los hogares aumentó el consumo de harinas, fideos y pan.

La insuficiencia en los ingresos también generó una reducción del 67% en el consumo de carne y del 40% en la ingesta de frutas, verduras y lácteos.

A continuación el informe del organismo amplió que la inestabilidad laboral y la insuficiencia en los ingresos de los hogares con chicas y chicos son los principales determinantes de esta situación. Según este relevamiento, uno de cada tres hogares no puede cubrir sus gastos corrientes y el 50% no puede solventar los gastos escolares, entre ellos la compra de libros y útiles. Y un 16% no tiene capacidad para solventar fotocopias de sus hijos en edad escolar. El escenario se agudiza en hogares que perciben Asignación Universal por Hijo (AUH) donde 65% no logra solventar gastos escolares.

En tanto, un 6% de los niños que concurrían a escuelas privadas en 2021 cambió a escuelas públicas este año por motivos económicos.

La falta de recursos también condiciona la salud: uno de cada cuatro hogares argentinos relevados dejó de ir al médico o al odontólogo, casi un 20% suspendió la compra de medicamentos. Además, más de un 30% tuvo que recurrir a ahorros o al pedido de dinero a familiares para poder hacer frente a necesidades básicas. Ante la falta de recursos, el 20% de los hogares recurrió al endeudamiento, principalmente con Anses, con un crédito bancario o apeló a prestamistas informales, situaciones que ocasionan presiones adicionales sobre los ingresos disponibles.

Presión

El informe da cuenta además que la presión es mayor sobre las mujeres cabeza de familia o jefas de hogar. En aquellos casos donde el padre no vive en el hogar, una de cada dos mujeres afirma no recibir la cuota alimentaria, en tanto llega al 63% cuando se considera quienes solo la perciben de forma esporádica. Esta situación se agrava en los hogares en situación de mayor vulnerabilidad social.

En la misma línea, más de 300 mil mujeres reportaron sentirse agredidas física y/o verbalmente.

Adolescentes

Todo este escenario también golpea a los adolescentes y favorece a que realicen actividades económicas o se inserten en el mercado del trabajo, lo que tiene impactos negativos sobre sus trayectorias escolares, entre otras vulneraciones de derechos.

La encuesta reveló que desde el inicio de la pandemia de Covid-19, y se sostiene hasta ahora, uno de cada cuatro adolescentes realiza actividades orientadas al mercado y un 10% adicional busca trabajo.

A su vez, un 24% de las y los adolescentes indican haber presenciado una situación de bullying en sus escuelas y un 7% indica haberla sufrido personalmente.

Imprescindible

A punto de empezar a debatirse los presupuestos nacionales y provinciales, desde el organismo indicaron que el informe completo ya fue acercado a las principales autoridades del Gobierno nacional.

En esa línea, Olga Isaza, representante adjunta de Unicef Argentina, señaló: “Es imprescindible proteger en términos reales el presupuesto que está destinado a los programas dirigidos a niñas, niños y adolescentes, que nunca pueden ser la variable de ajuste en condiciones críticas de la economía”.

“Insistimos en que hay una dificultad para acceder a los alimentos, alguno de los niños en el hogar dejó de hacer las cuatro comidas básicas por falta de ingresos”, agregó Isaza en la presentación de informe a los medios de prensa.

Por su lado, en tiempos donde se habla de una auditoría y mayor control hacia los planes sociales y quienes los perciben, Luisa Brumana, representante de Unicef Argentina, destacó: “El sistema de protección de ingresos sigue siendo un pilar central para proteger a las familias en situación de mayor vulnerabilidad. La encuesta confirma que el 55% de los hogares con niñas y niños es alcanzado por alguna medida de protección social”.

Y siguió: “En situaciones de crisis económicas, el Estado debe garantizar que la niñez y la adolescencia sea protegida a través de presupuestos y políticas inclusivas que les permita salir de la pobreza y la indigencia”.

Para Brumana además es fundamental contar con este tipo de datos estadísticos que se obtuvieron en la encuesta porque permite “poder pensar en nuestros planes y acciones de apoyo al país para asegurarnos de que realmente estamos invirtiendo hacia las prioridades que pueden hacer una mayor diferencia en las vidas de los niños, niñas y adolescentes”.


En cifras

311

De la encuesta que realizó Unicef en junio pasado participaron todas las regiones y provincias del país. En el NEA se relevaron 311 hogares.

20%

En los hogares relevados se detectó que cayó un 40% la ingesta de frutas, verduras y lácteos. Y subieron un 20% las comidas a base de harinas. 

Otros impactos reflejados en el informe

El informe resalta que tras la etapa más dura de la pandemia de coronavirus se redujeron las incidencias de las alteraciones con las comidas y con el sueño, así como los problemas de comunicación en los niños y niñas más pequeños.

Sin embargo, el 50% de los hogares relevados considera que los niños, niñas y adolescentes finalizarán el nivel en curso con menos aprendizajes de los que deberían haber logrado.

El 33% plantea que sus hijos e hijas verán afectado su desempeño futuro como estudiantes. Y el 50% de los y las adolescentes señalan que los aprendizajes en este año escolar fueron escasos.

Por su lado, casi el 50% de las mujeres de más de 18 años entrevistadas expresó sentir una sobrecarga por las tareas domésticas.

Además, un 13% de los chicos y chicas se quedan solos en sus casas y un 10% a cargo de, fundamentalmente, una hermana menor de 18 años, lo que ocasiona situaciones de cuidado inadecuado.

Estos indicadores aumentan significativamente en hogares monomarentales.

¿Que opinión tenés sobre esta nota?


Me gusta 0%
No me gusta 0%
Me da tristeza 0%
Me da alegría 0%
Me da bronca 0%
Te puede interesar
Ultimas noticias